85 Años deshojando CalendariosKoyaanisqatsiVOCES DE ESPERANZA II 2021Desvelos al amanecer de un nuevo mundoDESVELOS AL AMANECER DE -UN NUEVO MUNDO IIMUERTE EN EL DESIERTO/DEATH IN THE DESERTBiografia AutorizadaBIOGRAFIA AUTORIZADAUN MINUTO DE POESIATRILOGIA DE ESPERANZA CON INTERMEDIO DE CEGUERAMEDITACIONES PANDEMICASKoyaanisqatsiALBORADAQUE NO SE DIGARepentismo al amanecerJornada al interior de la mente amenazada.Redescubriendo la FelicidadVOCES DE ESPERANZA¡Buenos dias mundo! EL LIBRO DE LA ESPERANZA¡BUENOS DIAS MUNDO!BUENOS DIAS MUNDO CECILIA LAMPREA DE GUZMANDetengan el mundo... Ya no es como antes...Trapos RojosAngeles TerrenalesFrases Memorables en Buenos dias MundoHacia Horizontes de PazLas Cosas Simples de la VidaPRESENCIA AUSENTE.EL VIENTO **SONIA iiAmaneci pintando nubesArs amatoria iiArs AmatoriaArs Amatoria*El nuevo significado del amorAve Viajera.MéxicoConversación con Pablo Neruda!Como llueve Amor ¡Como llueve!Ecce HommoEcos del ayer¡ Este Hombre !!Hamlet Ha Muerto! ¡Que Viva Hamlet!Cuento de Cordillera*Memorias de un Lasallista80 años de penas y alegrías.La Voluntad del abuelo*abueloLa Vida Es Una Joya...La Vie Quel Beau JoyauLa Gota que desbordó mi copaLos secretos del BosqueOtras estaciones ..otros viajes...Plenitud/ Fullness/PlenitudeQuejas de Otoño al oido de la PrimaveraQuijotismo y otras lecturasDIA INTL DEL IDIOMANo solo de pan vive el hombreBendigo las Diferencias/**Berolo en la Voz de José Saz/Audio VideosPoetry by Joseph BeroloTime it is for us...Academia virtual de literatura

86 años deshojando Calendarios Portal

TODO RENGLÓN SUBRAYADO ES VINCULO AL CONTENIDO DEL TEMA*

VOCES DE ESPERANZA "¡Si pude llegar hasta aquí fue porque en mi caducaron todas las ambiciones materiales y se renovaron las espirituales!"

OCES DE ESPERANZA II 2021

UNILETRAS/aislamientoi.jpg

UNILETRAS/redes.jpg

MEDITACIONES PANDÉMICAS 

 Visión Del Mundo Postpandemia

 

Maravilloso vuelo de palomas mensajeras hacia un nuevo espacio donde seguir volando, hoy por hoy, tratando de alcanzar a los familiares y los amigos que se fueron dispersando y alejando desde el día no muy lejano, a comienzos del 2020 cuando comenzamos a perder la libertad de ir y venir sin limitaciones y de compartir sin miedo alguno nuestras vidas. 

Joseph Berolo, 12.28.2020  

 

 

Se cumplen este próximo marzo 2 años aproximadamente de la primera declaración de una pandemia que habría de conducirnos por los senderos de las más angustiosa y sentida de todas las tragedias humanas de los últimos tiempos. Desde entonces han circulado por estas páginas las ideas, reflexiones y especulaciones de muchos escritores, al igual que hemos tenido que sufrir la partida de varios de ellos. La huella que nos han dejado es profunda y las lecciones aprendidas nunca suficientes para entender tanto dolor y tanta desolación. Sus trazos constituyen el mapa que hoy recorremos, no solamente por los contornos de nuestra sufrida Colombia sino por el mundo que se debate entre los altibajos del COVID 19 y otras guerras sociales y políticas inacabables.


Pero no son estas meditaciones el pincelazo de esas tragedias. Son los delineamientos de una última reflexión por el mundo de la pandemia luego de haber mutado varias veces. Día tras día, desde que el fantasma del virus penetró todos los rincones de la tierra, el ser humano ha visto su hábitat convertirse en un laboratorio inmenso de experimentación personal y colectiva diaria, gubernamental y científica aprendiendo nuevas formas de y sobrevivir y encontrar respuestas de curación definitiva.

 

De hallarla depende nuestra supervivencia no solo física sino como pueblos y naciones. La efectividad de esa cura podrá verse en un par de años y en su totalidad en el 2025, posiblemente. Mientras tanto, seguiremos debatiéndonos entre las restricciones y las libertades que cada ser humano aplicará a su conveniencia, ya no por imposición alguna ni por decreto sino redescubriendo la felicidad que aprendió a conocer por lo esquiva y pasajera. Para lograrlo, debemos acercarnos a la tristeza y la desconfianza que invade nuestras vidas y penetrar en ella y desde su interior comprendido invocar la luz de la esperanza que la desvanezca y nos permita ver el porvenir.

 

Amenazados por la incertidumbre, estupefactos antes las estadisticas fatales , cara a cara con la Parca asoladora , unido todo a otras tantas expectativas de salvación , el ser humano actual quiere sonreírle al futuro para que lo reciba con cariño , para que sea benevolente y le permita vivirlo con algo de optimismo, y sea de regreso a la normalidad, de una primavera universal de vientos frescos y saludables que invada el espíritu humano y lo disponga para un acercamiento benigno a un buen cariño, el íntimo, el cercano de un ser querido, a todo otro ser humano, y que sea de redescubrimiento de una sana convivencia social y laboral favorecida por la Fe que tendremos en nosotros mismos, en el amor que brota fresco por las cosas simples de la vida por encontrar un altar donde ofrendarnos sin rendirnos ante las penas. Y será nuestro celo de vivir el que pregunta: ¿Qué le espera a nuestro destino cuando pase la pandemia? ¿Cuál será nuestro mapa de ruta para emprender el viaje sin olvidar que el fantasma de la pandemia estará siempre acechando entre las sombras? ¿Quién dará calor al nido de nuestros sentimientos necesitados de apoyo y compañía? ¿Podremos ser mejor que lo que somos hoy? Me responde una voz, la de mi Fe en la Vida: " Serás todo lo que quieras Ser!" ¡Quiero ser feliz! ...pensaré... y no tendré que decirlo... porque trabajaré en ello. Habré reencontrado la felicidad.


Joseph Berolo, febrero 18 2022

UNILETRAS/tecladelamor.jpg



 

¡Si pude llegar hasta aquí fue porque en mi caducaron todas las ambiciones materiales y se renovaron las espirituales!  Las exigencias mundanas son tan pocas , que con solo tomar losartan y aspirina, comer frutas y vegetales y unos cuantos  bocados diarios de pescado y pollo, se mantiene fortalecido el corazón, y como no hay otros males físicos que atender ,  lo que tengo basta  y sobra:  muebles en las habitaciones, utensilios de cocina, un viejo Mazda en el garaje, pocos trajes , mi viejo reloj de bolsillo, pocas joyas, unas cuantas medallas , un enorme arrume de diplomas, muchos y hermosos recuerdos ,cartas de amor, albuns de fotografias de cuando se guardaban en papel  y entre pétalos de flores,  nada de acciones en la bolsa, inversiones, menos, solo una cuenta de ahorros para que el gobierno deposite mensualmente la bien ganada pensión,    Y  sin ambiciones otras que las de ser monje de claustro, a mi manera.

A mi manera, es, estar conectado con el mundo que he ayudado a crear, que crece a mi alrededor y se expande proporcionalmente a mis esfuerzos diarios. No debo decir esfuerzos. Porque llegar a cualquier momento, a todos mis hermanos poetas del mundo y ser para ellos, como ellos lo son para mí, compañero de viaje, desde esta pantalla,  es  ser paloma y alzar el vuelo y flotar en el espacio azul sin fronteras, de la paz de los años vividos.
 
Aun no es posible dimensionar en su totalidad el alcance y daño que va a tener en nuestro entorno futuro, el distanciamiento físico que se nos ha impuesto, sino en el ya en desarrollo,  proceso de enfriamiento de las relaciones humanas. Y no me refiero a las comerciales sino a las nuestras personales, de adultos con la gente joven. Es que venimos de la internet que estableció  enormes distancias animicas  entre la humanidad y le dio a  la intimidad de los encuentros humanos un nuevo medio para sentirlos. Se llama, ! Redes sociales! 
 

Si en la práctica debemos mantenernos a dos metros de otros, en las redes sociales, a años luz. No importa. La realidad virtual reemplaza todo.¡Pandemia! de soledades. Pandemia de miedo. Fortalecimiento de egoísmos. Naturalidad del aislamiento. ¿El remedio más dañino que el mal? ¿Estamos convirtiéndonos en seres invisibles que solo se escuchan a través de un teléfono? Somos una población que llama como nunca lo había hecho, aumentando nuestro uso del teléfono en casi una hora al día, llegando a las 3 horas y 24 minutos de media por persona.  También permanecemos un promedio de 3 horas diarias leyendo y contestando mensajes por internet. Ya no nos desplazamos a nuestro trabajo diario, incrementará el teletrabajo; las charlas virtuales (con amigos y compañeros de trabajo)  van en aumento; compramos más por internet , y la formación (escolar, académica y laboral) tendrá un componente más tecnológico. Y de añadidura, " Tú en tu cuarto y YO en el mío... si me necesitas, envíame un email."  ¡Adiós al entorno familiar! ¡La interconexión humana tiene un efecto en la propagación de la enfermedad!

"! ¡HABREMOS VENCIDO! HABREMOS ENTENDIDO LO QUE REALMENTE ES ESENCIAL PARA NUESTRAS VIDAS, SOBREVIVIR POR ENCIMA DE TODO, Y AL FINAL DE CUENTAS MORIR SOLOS. ¡ PERO NO DE CORONA VIRUS 19!

 

No puede ser. Voy de regreso a Yuste. La búsqueda es de medios que me acerquen a mis congéneres, de todas las edades, y especialmente a la juventud, para ver de restablecer esos lazos qantes nos unían,  visitarnos, compartir unas onces,un asado,  una cena, una tertulia, celebrar l cumpleaños, aniversarios,  grados,  bodas,  nacimientos...Y    ¡ Funerales!  a  los que hoy no podemos asistir.

Maravilloso vuelo de palomas mensajeras hacia un nuevo espacio donde seguir volando, hoy por hoy, tratando de alcanzar a los familiares y los amigos que se fueron dispersando y alejando desde el día no muy lejano, a comienzos del 2020 cuando comenzamos a perder la libertad de ir y venir sin limitaciones y de compartir sin miedo alguno nuestras vidas. 

Joseph Berolo, 12.28.2020