85 Años deshojando CalendariosVOCES DE ESPERANZA II 2021Desvelos al amanecer de un nuevo mundoDESVELOS AL AMANECER DE -UN NUEVO MUNDO IIMUERTE EN EL DESIERTO/DEATH IN THE DESERTBiografia AutorizadaBIOGRAFIA AUTORIZADAUN MINUTO DE POESIATRILOGIA DE ESPERANZA CON INTERMEDIO DE CEGUERAMEDITACIONES PANDEMICASALBORADAQUE NO SE DIGARepentismo al amanecerJornada al interior de la mente amenazada.Redescubriendo la FelicidadVOCES DE ESPERANZA¡Buenos dias mundo! EL LIBRO DE LA ESPERANZA¡BUENOS DIAS MUNDO!BUENOS DIAS MUNDO CECILIA LAMPREA DE GUZMANDetengan el mundo... Ya no es como antes...Trapos RojosAngeles TerrenalesFrases Memorables en Buenos dias MundoHacia Horizontes de PazLas Cosas Simples de la VidaPRESENCIA AUSENTE.EL VIENTO **SONIA iiAmaneci pintando nubesArs amatoria iiArs AmatoriaArs Amatoria*EL NUEVO SIGNIFICADO DEL AMORAve Viajera.MéxicoConversación con Pablo Neruda!Como llueve Amor ¡Como llueve!Ecce HommoEcos del ayer¡ Este Hombre !!Hamlet Ha Muerto! ¡Que Viva Hamlet!Cuento de Cordillera*KoyaanisqatsiMemorias de un Lasallista80 años de penas y alegrías.La Voluntad del abuelo*abueloLa Vida Es Una Joya...La Vie Quel Beau JoyauLa Gota que desbordó mi copaLos secretos del BosqueOtras estaciones ..otros viajes...Plenitud/ Fullness/PlenitudeQuejas de Otoño al oido de la PrimaveraQuijotismo y otras lecturasDIA INTL DEL IDIOMA 2021No solo de pan vive el hombreBendigo las Diferencias/**Berolo en la Voz de José Saz/Audio VideosPOETRY ... FROM POESIA BY JOSEPH BEROLOTime it is for us...Academia virtual de literatura

lasalle9.jpg

Los fantasmas del Tequendama. Novela Histórica  Joseph Berolo  Capitulo X


 

Aún se escuchaba el eco del campanazo de la una de la tarde del 9 de abril de 1948 dado por el reloj de la torre de la Iglesia de Egipto cercana al Instituto de la Salle, cuando llegaron a oídos de sus ocupantes las primeras ventiscas huracanadas olorosas a cosa quemada que provenían del cercano centro de la ciudad. Distraídos con sus ocupaciones, los lasallistas no escucharon las esporádicas explosiones como de armas de fuego que ocurrían en la distancia hasta que se hicieron cercanas a sus plácidos rincones escolares. La lluvia que caía a esa hora aumentaba en intensidad y las nubes bajas y pesadas presagiaban una tormenta sin precedentes.

 

El impresionante silencio que se apoderó del ambiente colegial fue turbado repentinamente por el llamado que hacía por altoparlante el hermano Arturo, rector del colegio, para que se congregaran en la capilla del plantel, hizo que el estudiantado y sus docentes, abandonaran los lugares donde se encontraban, la mayoría  en  los salones de clase del edificio central del colegio con vista a la ciudad, otros en el ala sur del edificio, sobre la calle 10, en donde quedaban los dormitorios de los alumnos internos, y en un piso superior, el laboratorio de  ciencias y un pequeño observatorio astronómico.


«Hijos míos», escucharon preocupados los presentes en el sagrado recinto, cuna de la espiritualidad lasallista, el anuncio que les hacía su venerado capellán: «Acaba de perpetrarse un atentado contra el Doctor Jorge Eliécer Gaitán y parece que se ha desatado una revuelta popular que amenaza extenderse por toda la ciudad. Nuestra es la hora de confiar en la misericordia divina y pedirle al Todo Poderoso que nos libre de todo mal y peligro». 


No se desvanecía todavía el eco de sus palabras cuando el hermano Pedro, Prefecto de la Primera División del colegio, alcanzó a divisar desde su posición en el coro del templo un grupo de revoltosos que trepaba la paredilla que separaba el patio de recreo hundido, el de Santa Teresita, sobre la calle once al costado norte del plantel. Minutos después se escuchó el estruendo que producía la turba agolpada en las afueras del sagrado recinto que estremeció de pies a cabeza a los refugiados.

 

Fue entonces cuando Guillermo G., un joven alegre y activo de mirada iluminada, alumno de sexto año de bachillerato, se dirigió a su profesor titular sentado a su lado, y tras de conversar brevemente con él se levantó y se dirigió santiguándose a la puerta del templo. Luego de remover el travesaño que la mantenía cerrada, salió del lugar cerrándola a sus espaldas. Simultáneamente, una campana solitaria colgada de algún balcón en alguna esquina de colegio produjo un largo tañido de bronce vencido que produjo escalofríos a todos los que lo escucharon. Aislados de todo contacto con el mundo exterior, los lasallistas atrapados al interior del templo se dispusieron a pasar allí la noche, todos en oración por su seguridad y la de Guillermo cuya suerte desconocían, al igual que la de quienes habían abandonado el colegio por su propia cuenta.

 

Interminable fue la agonía sufrida por los asustados lasallistas durante esa larga espera nocturna prolongada más allá de su capacidad de comprender el por qué de su situación. El terror desatado por la muerte de Gaitán, cuyo deceso fue anunciado a través del único medio de información a su alcance, un viejo radio traído por alguno de ellos, se instaló en el ambiente del templo y lo convirtió en un laberinto siniestro sembrado de amenazas mortales para los lasallistas, perseguidos sin razón alguna conocida.

 

Un nuevo y repentino asalto frontal al colegio asediado esporádicamente desde la noche anterior por grupos de revoltosos que aún permanecían en su alrededores comenzó al atardecer del 10 de abril cumpliéndose así veinticuatro largas horas de insondable miseria humana vividas al interior de la capilla por los trasnochados lasallistas. Para entonces, dos de los profesores de Guillermo que se habían aventurado a buscarlo, encontraron su cadáver a mitad del campo de baloncesto cercano al templo de donde les fue imposible retirarlo ante la avalancha de forajidos que avanzaba hacia ellos, que los obligó a  replegarse nuevamente al interior del templo.

 

Jugador estrella del equipo de baloncesto del plantel, la bala que acabó con su joven existencia debió haber sido hecha de polvo de estrellas y convertida en meteorito al comienzo del tiempo, y haber viajado mil años luz, invisible, veloz, silenciosa, en trayectoria directa hacia su blanco. ¡Compasivo dardo celestial! Lo había traspasado sin derramamiento de sangre y evitado que fuera pisoteado por la chusma asesina. Así forjaron los hermanos Juan y Pedro la historia de su muerte que habría de permanecer grabada para siempre en la memoria de sus compañeros. Lo habían encontrado tendido de espaldas, con sus brazos en cruz, sus ojos serenamente abiertos como contemplando el enorme hueco negro de proporciones espaciales de su viaje a la inmortalidad.

9deabtil.jpg

atrs.jpg


Así llegó la Parca, con muerto presente y renovado asalto al teatro de sus desmanes. Venía del vientre abierto de la asolada urbe dirigida por el mismísimo Mefistófeles. Vengadora de un crimen cometido por otros, llegaba envuelta en fuego a tragarse, como la vida de Guillermo, la de sus compañeros. Sobre ellos, la ciencia y la verdad, se entronizaba su imperio entre los sísmicos lamentos de las puertas y paredes del templo azotadas por las balas, los golpes de las culatas y las descargas de los machetes.

 

El desplome de los vitrales representativos de la vida y obra de San Juan Bautista de la Salle, los convirtió en troneras desde donde los asaltantes apuntaban hacia el interior los cañones de los fusiles prestos a acabar con la existencia material de los lasallistas en su mira. Sobre la horrenda escena flotaba el humo y las cenizas del majestuoso órgano importado de Francia, convertido en notas de plomo derretido sobre el ardiente piso del coro.

 

Un único testigo divino de semejantes atrocidades, la Inmaculada Virgen María presente en su gruta cercana al asediado templo, contemplaba el horror desatado sobre el mundo lasallista. Sus cenizas caían sobre su efigie de mármol manchándola sin cambiarla ni destruirla. No así con los bandidos asaltantes. A ellos, los cubría de vergüenza imborrable pese al anonimato de sus infelices vidas.

 

Acorralados por la infamia que se cometía contra ellos, los lasallistas se agolparon ante el altar mayor apresurándose a recibir el sacramento de la comunión administrado por su capellán antes de huir hacia la horrenda noche que los esperaba al otro lado de la puerta de la sacristía, su único camino de escape y posible salvación física. Perdonados y comulgados, comenzaron a abandonar el sagrado recinto. 


TODO RENGLÓN SUBRAYADO ES VINCULO AL CONTENIDO DEL TEMA*

Los Derechos de Autor de todos y cada uno de los autores publicados en este portal están protegidos por estatutos y registros editoriales internacionales. ©®

9deaBRI.jpg

Vestidos con su uniforme azul, con sus corbatas puestas, muchos en mangas de camisa como sus profesores despojados de sus sotanas y sus cuellos clericales, con sus pantalones negros arrugados y sus misales apretados entre sus manos, algunos con rosarios trenzados entre sus manos, buscaron el amparo de los aleros de las cercanas casas coloniales, golpeando puertas y ventanas sin lograr que se abrieran, sordos sus ocupantes en espera de la derrota de las trancas y los aldabones.

 

La empinada Calle del Espinazo del Diablo y las tortuosas de la zona fueron el peligroso escenario de la desbandada lasallista por el pavoroso infierno de la ciudad en llamas. Su corazón se convertía en chatarra incinerada, todo, casas, edificios, iglesias, negocios, hasta los románticos tranvías bogotanos y los lujosos automóviles embanderados de los dignatarios asistentes a la IX Conferencia Panamericana, estacionados en la Plaza de Bolívar, frente al Capitolio Nacional en donde se cumplía el histórico evento. Sobre la horrenda conflagración caerían las cenizas de muchas de las iglesias y conventos centenarios y hasta la propia imagen de Cristo Redentor sería arrojada a las calles y sometida al escarnio público. Transformados por la histeria colectiva en chusma vengativa del crimen cometido contra su máximo jefe, su furia destruía el corazón de la patria, su cristianismo, su alma colonial, su señorío, todo dejaría de existir.Llevado de la mano por su profesor de literatura, Mío llegó a la Plaza de Bolívar en desesperado huir de las malévolas turbas que hacían de las suyas por todas partes. Invadida por los alzados en armas, el augusto lugar se había convertido en el epicentro del horror desatado el día anterior. Las tropas defensoras habían dejado a su paso una horrenda camada de cadáveres tendidos en horripilante masa informe, irreconocible, pisoteada y abandonada.

 

Sumergido en el caos de la hora, y sin poder acercarse al negocio de Foudoix, su esperanza de encontrarlo se perdió entre la humareda que cubría la Calle Real. En trance de ser alcanzado por las balas o atropellado por los forajidos que corrían desordenadamente en todas direcciones, Mío se encontró huyendo hacia el oriente de la Plaza de Bolívar; desesperado, golpeó al oscuro portón de una casa situada a mitad de la angosta calle empedrada por donde corría. El eco del reforzar de trancas a su interior y los gritos amenazantes de sus moradores que le ordenaban alejarse o le dispararían sino lo hacía, le hizo comprender que su hora final podría estar cerca.

 

Espantado, se apresuró a buscar refugio bajo el elevado dintel de una casa esquinera diagonal al atrio del templo donde había celebrado su primera comunión. Oculto en el rincón formado por una de las columnas de piedra de la portada, sintió cercano el silbido de las balas que se estrellaban y rebotaban contra los adoquines de la calle enlagunada y no pudo evitar la sensación de estar rodeado de fantasmas prestos a saltar de sus escondites y dejarse ver en todo el horror de su desenfreno.

 

 Aterido y asustado, salpicado por la fuerte lluvia que no cesaba, metido en su escondite, escudriñó la calle que parecía estar libre de revoltosos. «Posiblemente ocultos, como yo», pensó, dudando de su seguridad. Fue entonces cuando apareció ante él un hombre tambaleante que bebía a su paso de una botella desportillada con la que trató de agredirlo. Obviamente ebrio, el malvado hombre clavó su sanguinolenta mirada sobre el aterrado Mío mientras extendía los torcidos tentáculos de sus brazos y lo apercollaba y apretaba con el nudo de su corbata azul haciéndole gemir de ahogo y desesperación.

 

Enmarcada por el alero de la casa, con su cortina de agua lluvia desbordada sobre la acera de aquella esquina del demonio, Mío vio alzarse el trazo de una culata descargada sobre la nuca del monstruo que lo asediaba. Con la cerviz quebrada y la nariz esponjada, ahogándose en su propia sangre, el infeliz alcanzó a parpadear en dirección a Mío que contemplaba horrorizado el apurado río de sus arterias abiertas derramadas, mezcladas con otras inmundicias, haciendo gárgaras abismales en la cavernosa jeta de la alcantarilla cercana. Su salvador, un soldado desconocido que lo miró brevemente desde el anonimato de su rostro oculto bajo el casco protector de su vida, continuó su marcha de cazador de fieras humanas, dejándolo en contemplación del cadáver de su atacante que le devolvía su mirada desde el fondo de sus profundas cuencas sanguinolentas.

 

 

Fue entonces cuando se abrió la puerta de la casa a cuyo amparo había acudido Mío, y apareció un hombre vestido de negro portando un fusil terciado, que lo alzó y lo transportó al interior del lugar. Pasado un rato de miedosa observación del estrecho zaguán donde fue dejado por el extraño personaje, Mío observó el entorno claroscuro del patio en donde aparecían montones de bultos de toda clase botados aquí y allá como si sus dueños estuvieran de trasteo, algo poco probable a esa hora de la madrugada. Asustado, no tanto por lo que veía sino por la presencia de alguien que parecía apuntarle con un revólver, surgido de una de las habitaciones situadas al fondo del patio, Mío resolvió abandonar el lugar que lo espantaba con sus misterios-

.

capitolo.jpg


La madrugada del 11 de abril encontró a Mío corriendo hacia el sur de la Carrera Séptima rumbo a la Iglesia de Santa Bárbara. Allí, una tanqueta que giraba sobre sí misma, aplastaba los restos de la torre del templo que acababa de volar. A él, lo encañonaban los soldados tendidos en posición de tiro a lo largo los andenes. Sin pensarlo dos veces, Mío alzó los brazos como vio que hacían otros seres atrapados como él, y se unió a la marcha ordenada por las tropas, esta vez hacia el Barrio de las Cruces cercano a las desiertas laderas de los cerros surorientales. Nada le sorprendería más que encontrar donde no creía que hubiese podido llegar la revuelta, a una de sus víctimas. Era una niña de su edad, envuelta en un pañolón negro, que calzaba alpargatas y sostenía entre sus brazos un canasto vacío. Estaba sentada contra el tronco de un árbol seco enterrado entre las grietas del piso de la calle a la que había llegado dejando atrás a muchos de los habían escapado de las tropas que los perseguían.

 

 

Cruda realidad fue entonces la vivida por Mío en esa hora la más ominosa de su corta existencia. . Aún se escuchaba el eco de disparos y explosiones, cada vez más lejano.