Semillas de Juventud Siglo XXIPICSBOOK AANorma Argentina GiraltPoesía de la Paz Por los niños del mundoDirectorio de Gestores1er. Concejo Internacional de Semillas de Juventud Siglo XXIEstatutosPrincipios FundamentalesFranco Reinaldo PouNadia de las Mercedes LunaMaría Gracia Reyes Trujillo - EcuadorJuan Daniel Peña García.Laura Ximena Antoniazzi AlbertJimmy HerreraJohanna CastilloNatalia RecepckaThiagoFrank Croquer*Cristian Dario GrittiYésica ZalazarBelén AlbertRebeca Elizabeth Morales VitasMilena Valentina MariñoMarta AngellOfelia AnzilJuan Esteban Chávez SerranoMelina VeronFranco Daniel ComerciAntonio Silva MojicaEducaciónLos MillennialsPoemas FundacionalesJuegos educativos,MetodologíasAngustia ExistencialRetos de la educación Siglo XXIEducación a distanciaEstrategias educativas para la Paz¿Estoy educando bien a mis hijos.?Educación desde las ArtesCine y PoesíaEs posible una educación para la paz?Abriendo el CorazónConferencias VirtualesBendigo las diferenciasLa educación de la Paz y la No ViolenciaTaller de escrituraPonencias para educadoresConciertos de la AlboradaOpinionesMensajes al editorAfiliación

CINE.jpg

FUENTE: CINE Y POESIA AL SERVICIO DEL ARTE AHORA Periódico semanal independiente de política, economía y cultura 8/4/2017

Los versos nunca le han sido ajenos al cine. Los pioneros ya detectaron la posibilidad de un lenguaje nuevo más cercano al flujo subconsciente de la poesía. “Cuando todas las artes nacieron desnudas, esta, la más joven, ha venido al mundo completamente vestida”, escribió Virgina Woolf en 1926, en un artículo visionario (“El cine y la realidad”, The New Republicque ya intuía las enormes posibilidades del séptimo arte como generador de símbolos, metáforas, aliteraciones, anáforas y rimas visuales, de todo un sistema de códigos poéticos por inventar. “De tales movimientos y abstracciones se compondrán algún día las películas”, escribía la autora de Las olas (1931). Tres años después estrenaban Buñuel y Dalí su filme-poema Un perro andaluz (1929), germen y cumbre del cine como catarsis creativa del subconsciente onírico. Esa intuición es la que recorre una historia paralela y semisecreta del cine, que se ha disputado en los circuitos experimentales y en salas minoritarias. Para el cine de consumo la poesía se ha centrado más en los poetas (reales o inventados) que en su arte, es decir, en la prosa detrás de la poesía, pero aun así varios hitos cinematográficos se han planteado de qué modo evocar los versos en la pantalla.

Los últimos en hacerlo han sido el británico Terrence Davies (Historia de una pasión), el chileno Pablo Larraín (Neruda) y el norteamericano Jim Jarmusch (Paterson), con tres propuestas tan lúcidas como diferentes entre sí. El autor de Voces distantes (1988), espíritu libre del cine europeo, explorador de los fantasmas de la memoria en trabajos que se revelan como genuinos poemas fílmicos, pone en escena en su octavo largometraje, Historia de una pasión, la enigmática vida de la poetisa estadounidense Emily Dickinson (1830 - 1886). Poco se sabe de ella, pues vivió enclaustrada en la casa familiar de Massachusetts desde los 17 años —cuando interrumpió sus estudios en el Seminario de Mujeres de Amherst— hasta su muerte 40 años después. Retirada de la sociedad y en permanente rebelión con el dogmatismo moral de su tiempo, escribió un poema al día durante cuatro décadas, que nunca pudo publicar en vida, y su esencial reputación en el mundo de las letras solo le fue concedida de manera póstuma.

    Retrato de una erosión

En su lectura más epidérmica, Historia de una pasión es el retrato de una erosión, del modo en que la felicidad de la poeta se fue tornando en amargura a medida que su familia se iba desvaneciendo. Y es también la crónica de resistencia de una mujer asfixiada por la dominación patriarcal de un mundo en el que “las mujeres no pueden crear tesoros indelebles de la literatura”, como le escribe a Dickinson un editor en respuesta a los poemas que le envió con la esperanza de que fueran publicados. Tampoco les estaba permitido dar clases, solo casarse o llegar virgen a la tumba, como fue el caso.


En una lectura más reposada, sus poemas empapan las sobrias, elegantes imágenes de una pieza de cámara que busca reproducir la luz del pintor danés Hammershoi, versos que destilan reflexiones metafísicas sobre las formas del alma, del amor, del tiempo y, sobre todo, la muerte. Davies convierte el filme en una meditación sobre las devastaciones del tiempo mediante versos de la poetisa leídos en off por Cyntia Nixon, actriz que la encarna, pero sobre todo evocando la emoción desde la puesta en escena, que avanza de la claridad a la penumbra, tan cuidada en su puntuación y cadencia como los poemas de Dickinson.

 

El poeta hecho personaje

Larraín busca al poeta, lo persigue, y no tanto su poesía. Aborda su inteligente biopic del premio Nobel chileno desde los márgenes de la fabulación, deslizando atmósferas y personajes del film noir y del wéstern en una ficción que se destripa a sí misma, para convertir en escritura cinematográfica un discurso histórico, político y cultural. La pregunta que le hacen al Neruda interpretado con convicción de carácter por Luis Gnecco en el arranque del filme —“¿Está usted aquí en calidad de poeta o de político?”— es sustituida a lo largo de la película por una más interesante: ¿es el autor o el personaje de su propia vida? Escrito por Guillermo Calderón, el relato se centra en los años clandestinos del poeta, bajo la presidencia del “traidor” Videla, que ordenó su persecución y asesinato. El deleite verbal y la alquimia plástica trabajan conjuntamente para construir un anecdotario de la leyenda del poeta, lejos de la hagiografía, pero tampoco especialmente deseoso por indagar en el fondo de sus demonios. Neruda es aquí el comunista y el burgués, el marido y el putero, el proletario del verso y el impostor de su propio arte. Pero es sobre todo un fugitivo huyendo de sí mismo, el héroe esquivo de un cuento que en realidad trata sobre todo de los que le rodean. El poeta devenido en personaje.
 

El germen del poema

En este sentido, el Neruda de Larraín y el Paterson de Jarmusch no están tan lejos, pues son dos personajes inventados a partir de sus versos. El filme del estadounidense, su obra maestra —tiene previsto su estreno en  diciembre—, se propone traducir plásticamente el germen del verso, el magma cotidiano que yace en la creación de la poesía escrita, el mundo como un caudal donde se forman las imágenes que alumbrarán las palabras que escribe finalmente el poeta. Adam Driver es el chófer de autobús y poeta oculto que ocupa todas las escenas de la película. Se llama Paterson y vive en Paterson, Nueva Jersey. La invocación al vate local William Carlos Williams es continua en una película que es también una oda a la ciudad de Allen Ginsberg, de Lou Costello y de Hurricane Carter. Paterson, el poeta secreto, como Dickinson, escribe un poema cada día en su cuaderno y su mujer Laura (Golshifteh Farahani) no cesa de animarle para “compartirlos con el mundo”. 


Todo texto subrayado es vínculo al tema de su denominación

Derechos de Autor protegidos por estatutos y registros editoriales internacionales. ©®

    Para el cine de consumo la poesía se ha centrado más en los poetas (reales o inventados) que en su arte

Aun así, varios hitos cinematográficos se han planteado de qué modo evocar los versos en la pantalla

ARDIENTEPACIENCIA.jpg

Ardiente Paciencia

Caprichos de Una Pluma Andariega  1999- Joseph Berolo

 

A Orillas de Isla Negra

Neftalí Ricardo Reyes -- o Pablo Neruda, nace el 12 de Julio de 1904 y con él la magnitud de su obra literaria y la inspiración que un día 80 o más años después serviría de tema para la obra fílmica, El Cartero, llevada a la pantalla grande del cine italiano en 1996 e interpretado por dos grandes y amados actores italianos, Massimo Troisi y Philipe Noiret . (Ver Nota: Ardiente Paciencia. Agencia EFE).

Para su personaje-- un sencillo e ingenuo pescador en un poblado porteño en algún lugar de la Costa del Pacífico Sur,-- la oportunidad de llevar el correo al personaje más importante del lugar, Neruda , exilado allí de su nativo Chile en 1952, terminaría convirtiéndose en una lección de amor y de vida tan noble y duradera como la propia poesía de Neruda.

Siempre oteando el horizonte alerta a la pavorosa convulsión humana que sacude su mundo en particular, Neruda ve pasar su existencia real y mitológica vinculado al mundo social, político e intelectual de la época. Lo une al mundo la correspondencia que trae y lleva El Cartero del pueblo, tan sagradamente como el amanecer y para quien su mayor recompensa es el descubrimiento de la más pícara y veleidosa de las herramientas poéticas creada por los Dioses y entronizada por Neruda, la Metáfora. Esa figura fantástica de las letras que transforma los sentimientos materialistas del hombre generacional en deliciosos quehaceres románticos enredados en el enigma del significado.

En consecuencia, el despertar en aquel mensajero sencillo e ignorante del poeta que habita en todos nosotros pero que no siempre puede expresar el sublimar de los deseos, vencer la incertidumbre o reivindicarse con palabras ante la humanidad. El poeta contribuye asi al desvelo romántico y profundamente sensual del humilde cartero hasta llevarlo al descubrir atrevido de su naturaleza humana y a la conquista definitiva, romántica y física, nada metafórica, de la mujer amada.

 

Es fascinante encontrar en El Cartero todos los elementos de la condición humana, desde el deseo reprimido, la incredulidad, la imaginación, la conquista y la extraordinaria involucración del personaje en dos de los aspectos dramáticos más importantes en la vida de Pablo Neruda como son su nombramiento ante el gobierno de Francia como embajador del gobierno del desaparecido Allende y posteriormente su destierro y muerte en su adorada Isla Negra. 

Nunca antes en la historia de los grandes amores de novela, uno había sido ganado tan poeticamente, tan a lo Cyrano de Bergerac, como lo fue el amor de la inocente novia de El Cartero , deshonrada, según su escandalizada madre, por "impúdicas metáforas". Asi, Neruda, el instigador, sonriente y malicioso, ve con sano humor, cómo su tímido pupilo cartero conquista el Amor con inquietantes versos enigmáticos que el Maestro compone y el pupilo aprende a sentir y declamar como propios ya que también tiene alma de poeta como la suya.

ocean.jpg

El hecho de que El Cartero haya logrado penetrar, y prácticamente vivir muy cerca del latido del corazón de Neruda, convierte a este sencillo personaje en una proyección del Poeta. Neruda llega a depositar en el humilde Cartero sus más íntimos pesares hasta el punto de reclamarle desde su refugio parisiense que recoja en una pequeña grabadora que le envió con ese solo fin, " el rumor de las olas, el eco del viento, la ronda de las gaviotas y el repique de las campanas para poder escuchar mi mar, aspirar su aire y regresar con el pensamiento a mi adorada tierra chilena"

El Cartero puede compendiarse como la máxima expresión vibrante del simbolismo poético, la libre asociación, la tensión entre la vigilia y el sueño y la máxima aproximación posible de la metáfora a su crudo cumplimiento. Para finalizar, o tratar de definir, un ignorante Cartero encuentra sabiduría en el Poeta, convirtiéndose casi que en su intérprete y amigo más allá de toda formalidad. Bien podría decirse con Neruda en Finales, que el Cartero encontró:

Palabras para la alegría cuando era mi corazón una corola de llamas, palabras del dolor que clava, de los instintos que remuerden, de los impulsos que amenazan, de los infinitos deseos, de las inquietudes amargas, palabras del amor, que en mi vida florece como una tierra roja llena de umbelas blancas. (Fragmento de Finales)

 

 Agencia EFE- Nov. 3, 2002. Santiago de Chile. Una ley que acaba con la censura que ha impedido a los chilenos ver más de un millar de películas...quedó ayer lista para la firma del presidente Ricardo Lagos. Con esta ley, la película ARDIENTE PACIENCIA -- ( Il Postino, su versión italiana) del escritor chileno Antonio Skarmeta, que fuese incluída entre los filmes prohibidos por la dictadura de Augusto PInochet, -- podrá ser exhibida en el país. Ardiente Paciencia tiene al propio Pablo Neruda como personaje principal y solo fue conocida y reconocida en el extranjero por su divulgación a través de PBS, Televisión Educativa-EU.. !986.

 

ARDIENTE PACIENCIA (EL CARTERO Y PABLO NERUDA) -


Enter supporting content here