Naciones Unidas de las Letras UniletrasMinuto de PoesíaIndice IlustradoPrincipios FundamentalesEstatutos*Acto de Fe Teatro webConsejo Internacional de DirectoresDIA DE LA CREATIVIDADDIA MUNDIAL DEL MEDIO AMBIENTETERTULIA LITERARIA "OTRA DIMENSION"AfiliaciónMENSAJES DE OPINION

statue.jpg

 

Dadme tus cansados, tus pobres,tus masas amontonadas gimiendo por respirar libres,los despreciados de tus congestionadas costas.Enviadme los desposeidos, basura de la tempestad. Yo sostengo  la antorcha de la Libertad en la puerta dorada!"

La Dama en la Bahía llora

Al escuchar el  fanatismo  y el miedo que cunde entre los desamparados de estos tiempos.,

 


 

rfrosrt.jpg


*Robert Frost Poeta de la Inaguración de la Presidencia de John F.Kennedy,

 


The Gift Outright
 
The land was ours before we were the land’s 
She was our land more than a hundred years 
Before we were her people. She was ours 
In Massachusetts, in Virginia, 
But we were England’s, still colonials, 
Possessing what we still were unpossessed by, 
Possessed by what we now no more possessed. 
Something we were withholding made us weak 
Until we found out that it was ourselves 
We were withholding from our land of living, 
And forthwith found salvation in surrender. 
Such as we were we gave ourselves outright 
(The deed of gift was many deeds of war) 
To the land vaguely realizing westward, 
But still unstoried, artless, unenhanced, 
Such as she was, such as she will become. 
 

 
El regalo  absoluto
 
La tierra era nuestra antes de que fuéramos de  la tierra .
Fue nuestra tierra por más de cien años
antes de que fuéramos  su pueblo.
Ella fue nuestra
en Massachusetts, en Virginia,
pero éramos de Inglaterra, aún colonos
posesionados de lo que aún no era poseído
poseidos de  lo que ahora ya  no poseemos.
Algo que nos reservabamos nos debilitaba
hasta que descubrimos que eramos nosotros mismos 
que nos estabamos negando  nuestra propia tierra,
y en el acto  de rendirnos encontramos salvación,
 
/el legado fueron muchos legados de guerra 
a la tierra vagamente  proyectada hacia el oeste,
aun sin historia, sin gracia,   sin realce, 
tal como fue, tal como iria a ser. 

Robert Frost.

26 de marzo de 1874 - 29 de enero de 1963
Traducción  libre de Joseph Berolo

 


​!!NO!!!...Hombre que con tu sangre encendiste la mecha,
que masticaste la tierra y bebiste el agua no siempe 
transparente, clara, pura.
!!!NO!!...quienes hacemos de ella nuetra estrella y guía,
aunque nos sacudan ideas fieras, intenciones espúreas,
denigren las almas, avasallen inocencias.
Seguiremos con nuestras armas defendiendo por sobre
tantas miserias a la gran dama con otra dama que
muy bien nos representa y nos impulsa a que brillen ambas.
LA PAZ...esa mujer que no claudica y con esfuerzo...
AVANZA.
Gladys Semillán Villanueva


TODO TITULO SUBRAYADO ES VÍNCULO A LA PÁGINA CORRESPONDIENTE

EL POEMA DE EMMA LAZARUS EN LA AMÉRICA DE DONALD TRUMP

UNILETRAS/ASSAULTY.jpg


ANGUSTIA EXISTENCIAL

El peso de la incertidumbre

Joseph Berolo. Washington Enero 20, 2017

 

Sobre la blanca nieve del temible invierno
corre el porvenir del universo entero
y en el gélido aire del infinito yermo
cruzan sombras de siniestros tiempos.

Alli donde la voz del pueblo fuera biblia
se inaugura el miedo al mismo miedo-
crece omnipotente en la espesura
de una mente que desata los infiernos.

Allí donde posara la confianza en la Verdad
don Dinero se corona poderoso Dios.
"Algo de nosotros se ocultó dejándonos débiles* 
y la democracia suspira encadenada.

"Dios Salve a America" Amurallada
la proyecta un hombre impredecible 
y en el inmenso mar de las discordias
solo queda la Estatua aún erguida en la distancia.
 
 


 

statue.jpg

 

Dadme tus cansados, tus pobres,tus masas amontonadas gimiendo por respirar libres,los despreciados de tus congestionadas costas.Enviadme los desposeidos, basura de la tempestad. Yo sostengo  la antorcha de la Libertad en la puerta dorada!"

La Dama en la Bahía llora

Al escuchar el  fanatismo  y el miedo que cunde entre los desamparados de estos tiempos.,

 


 

QDESVELOS.jpg

 9/11  Manhattan, Nueva York

 "La humanidad entera entre cadenas gime" Himno Nacional de Colombia, castigada por siglos de indolencia y de maltrato del hombre por el hombre. ¿A quién culpar? A nosotros mismos. Somos los generales, las tropas, las víctimas, los victimarios, los protagonistas, malos y buenos de nuestros propios conflictos. No somos razas, credos ni nacionalidades diversas. Somos venganza, retaliación, amor, odio, disidencia, favoritismo, concubinato, despojo, somos una monstruosa policromía de opiniones encontradas. Somos carne de cañón y blanco del despotismo en un polígono sin fronteras. Somos nuestros propios enemigos. Solo nos queda orar y perdonar, sin olvidar. Dios escucha. Nadie humano sabe hacerlo. Oremos sobr  los despojos de tantos seres inocentes inmolados en Manhattan, Washington, Colombia Irlanda, Israel, Palestina, Irán, Iraq, Syria. Hoy, sobre la realidad del gigante caído en un instante de locura y fanatismo, tenemos que buscar la Paz antes que el terrorismo la destruya.

 

Neoyorquino fui... ¡ Soy neoyorquino...!
un mundo de quimeras,
el flaco callejón de Wall Street,
la danza de millones
en sus torres de marfil,
el bullicio de Canal,
los bazares de Delancey,
los laberintos de Pine,
el camposanto de Trinity Church
de piedras negras y musgosas
el " lunch" casero en una banca verde
sobre el horno de un andén
en Battery Park,
el escape semanal a Staten Island
en un gran barco rojo...
y la Estatua, siempre la Estatua.
Y fue el verano. Y el invierno.
Y fue la primavera y fue el otoño.
Y es de nuevo,
¡ El Invierno!

 

Joseph Berolo
11.35 a.m Marzo 18, 2002 
Ante las Torres vencidas 
 

  


Maria Miraglia

 

No es un político o un grupo de políticos  los que que tienen que cambiar la forma de gobernar para que el mundo cambie, para que haya más justicia, para que cualquiera pueda llevar una vida digna. Es la disposición de los corazones de los hombres, de todos los hombres de la tierra lo que debe cambiar para que podamos vivir en un mundo mejor.
¿Será esto posible? La historia no registra un momento feliz, ¿nos la dará el futuro?