Naciones Unidas de las Letras UniletrasMinuto de PoesíaIndice IlustradoPrincipios FundamentalesEstatutos*Acto de Fe Teatro webConsejo Internacional de DirectoresDIA DE LA CREATIVIDADDIA MUNDIAL DEL MEDIO AMBIENTETERTULIA LITERARIA "OTRA DIMENSION"AfiliaciónMENSAJES DE OPINION

UNILETRAS/MARRUGIENTE.jpg

Como un mar que muge sin destino...
 
Esta carne que amo con mis besos de aire,
este cuero que estrecho como si fuera un nombre,
esta lluvia que cae sobre mi cuerpo extenso,
esta frescura de un cielo desde el que me sonríes... 

 

Allá donde el mar no golpea,
donde la tristeza sacude su melena de vidrio.
donde el aliento suavemente expirado
no es una mariposa de metal, sino un aire.
 
Un aire blando y suave
donde las palabras se murmuran al oído,
donde resuenan unas débiles plumas
que, en mi oreja rosada son el amor que insiste.
 
¿Quién me quiere?
¿Quién dice que el amor es un hacha doblada, 
un cansancio que parte por la cintura el cuerpo,
un arco doloroso por donde pasa la luz,
ligeramente, sin tocar nunca a nadie?
 
Los árboles del bosque cantan como si fueran aves.
Un brazo inmenso abarca la selva como una cintura,
Un pájaro dorado por la luz que no acaba
busca siempre unos labios por donde huir de su cárcel.
 
Pero el mar no golpea como un corazón,
ni el vidrio o cabellera de una lejana piedra
hacen sólo asumir todo el brillo del sol, sin devolverlo.
Ni los peces innumerables que pueblan otros cielos,
son más que lentisimas aguas de una pupila remota.
 
Entonces este bosque, esta mota de sangre,
este pájaro que se escapa de un pecho, 
este aliento que exhalan labios entreabiertos,
esta pareja de mariposas que, en algún punto va a amarse...
 
Esta carne que amo con mis besos de aire,
este cuero que estrecho como si fuera un nombre,
esta lluvia que cae sobre mi cuerpo extenso,
esta frescura de un cielo desde el que me sonríes,
 
en el que unos brazos se alargan, en que un sol amanece,
mientras el cartón, las cuerdas, las falsas telas,
la dolorosa arpillera, el mundo rechazado,
se retira como un mar que muge sin destino.- 
 
CRISTINA MONTERO
ROSARIO-CUNA DE LA BANDERA NACIONAL
REPÚBLICA ARGENTINA.

 

XTNA.jpg


MUJER....LEY...
Mujer Ley....Mujer y leyes...
Leyes quebrantadas...incumplidas...ignominiosas...asesinas...
Mujer ...ley pájaro- còndor que sobrevuela la altura...y, lentamente,
se refugia en el Ande...ancho refugio ante verdades expùreas...
Sangre que mana de tus ojos- mujer sin ley: abandonada, envilecida,
corrompida, a manos de tantos garfios vencedores...piratas en pos de sus botines!!!

¡Ay, mujer...águila espantada! En Sudamèrica, en Latinoamèrica, en Europa,
en cada sitio: chicano, guatemalteco, malayo!!!! Sirio, armenio, israelí..oriental.
Mujer....ancho y nutrido nido de pàjaros....
Colmena...abeja reina y obrera....Señora de la escultura de tu estirpe
y de tu canto.... Y si este canto me duele...mujer...es porque eres cobre
de llanto!!!!
Cobre...recobraba...cofre de Vida...mujer...estirpe recia de linos y de alfalfa...
Mujer...largamente amada y respetada...
Alfarera de tu vida....cuàntas y todas las veces:
asesinada...escarnecida.....Puro diluvio de Llanto- Mujer....Eterno Manantial de Vida.-

 

CRISTINA MONTERO
ROSARIO- SANTA FE- ARGENTINA

 

!HIJO! 
 
Inspirado en Paternidad Siglo XXI de Joseph Berolo 
 

 

Hace tanto tiempo que te sueño
-todo de niebla-
Que esta espera, aún inútil
-toda de barro-
Ya me parece tan estéril como yo.
Miles de veces me ha preguntado:
No sólo cómo serás, o serías
- todo de miel-
Sino, si llegaras a nacer
-todo de mi savia-
Si alguna vez reconocerás
esta ansiosa espera.
Porque buscarte, soñarte,
y pensarte, hijo,
es, en este instante  mi única tarea:
Toda de niebla, toda de barro,
Toda de mi miel, toda de mi savia. 
Amasada con todos los anhelos
Y las penas.
 
Cristina Montero 
 
Día del Padre Junio 2020 

 


MI IDENTIDAD


No es que vaya buscándote
por donde soy.
Me basta el eterno asombro
en que amanezco,
la evidencia de la luz,
el amor sin preguntas...

No es que vaya buscándome...

Adentro mío, estás, vives,
lo mismo que el sueño
o el impulso.

Ya no me busco...

El sol -mi sol, el tuyo-
se derrama por la tierra
y la nutre gozoso, enamorado,.
Mientras me recreo siempre,
viniéndome de lejos,
de alguna clara memoria
que me piensa.

Y vivo y me vives,
ya sin búsquedas.
En ese oculto nacimiento
en que se esconde: mi identidad,
como la flor, como el racimo,
como la vida.-


Xtina. Cristina Montero
Rosario-Santa Fe-Argentina
Copyright.

Escuchando el laúd...


(En el día de la Memoria, por la Verdad y la Justicia)
Escuchando en el laúd, la nota antigua,
uno ve poetas en el pasado pero no asesinos.
Ve la ingrávida sustancia incorporada
a la calamitosa energía de la historia...
Y esta confusión no cesa de aclararse.
Increíbles poetas entre nubes de sangre,
salvando a medias la verdad, dejando el resto
a la convicción del crimen general,
como un error que debe soslayarse.
¿Cómo consiguió la belleza aislar las rosas,
construir un recluso jardín incorrupto
y dar materia a este canto eterno?
Pero...la crueldad y el martirio
no fueron ni transitorias ni irreales,
que puedan apartarse como una falla terrestre,
una fractura en la roca, un paso en falso del mundo...
Las cuerdas siguen resonando en medio de la masacre;
la vida corporal de esta madera finamente curvada
es aceptada como un conocimiento ilusorio.
El laúd rescata un engaño hasta el fin de los tiempos.-


COPYRIGHT.

VORACIDAD

Soy hambre de hombre,
soy poesía.
Magnitud y latitud
de tu aliento vital.

Geometría imperfecta,
la brutal llamarada
del paisaje violeta
en su esplendor,
agreste en la distancia,
de humilde caserío iluminado.

Soy hambre de hombre,
el pálido celaje
que se aleja de ti.
El vano intento
de suplir tu sombra engendradora,
ya tatuada en los muros de mi alma.

Soy hambre de hombre,
amarga pena
que cae desmayada a tus pies.

La blanca espuma que te nombra,
la violeta marchita que te extraña.
Y, al tocarte se estremece
de sauces que te lloran
la ausencia. Esa lágrima
lisa, al borde de mis labios.

Soy llanto de hombre,
soy poesía temblorosa de ti,
crepúsculo doliente,
sin tu aurora azul grana.

Hambre, hombre,
pálido celaje, amarga pena,
poesía de amatista,
húmedas arboledas.....

La que con infancia de espíritu
te sueña, te reclama,
te proclama: pura espiga dorada,
sólo luz, de este sol
....y otros inviernos...


Cristina Montero de ¨¨Como el aire¨¨
Registro de Prop. Intelectual: 187-4700-
23
Rosario-Santa Fe- Argentina

Sueños de semilla
En el silencio de mi reflexión percibo todo mi mundo interno como si fuera una semilla,
de alguna manera pequeña e insignificante pero también pletórica de potencialidades.
...Y veo en sus entrañas el germen de un árbol magnífico,
el árbol de mi propia vida en proceso de desarrollo.
En su pequeñez, cada semilla contiene el espíritu del árbol que será después.
Cada semilla sabe cómo transformarse en árbol, cayendo en tierra fértil,
absorbiendo los jugos que la alimentan, expandiendo las ramas y el follaje,
llenándose de flores y de frutos, para poder dar lo que tienen que dar.
Cada semilla sabe cómo llegar a ser árbol, y tantas son las semillas
como son nuestros sueños secretos.
Dentro de nosotros, innumerables sueños esperan el tiempo de germinar,
echar raíces y darse a luz, morir como semillas... para convertirse en árboles.
Árboles magníficos y orgullosos que a su vez nos digan, en su solidez,
que oigamos nuestra voz interior, que escuchemos la sabiduría de nuestros "sueños semillas".
Ellos, los sueños, indican el camino con símbolos y señales de toda clase,
en cada hecho, en cada momento, entre las cosas y entre las personas,
en los dolores y en los placeres, en los triunfos y en los fracasos.
Lo soñado nos enseña, dormidos o despiertos, a vernos, a escucharnos, a darnos cuenta.
Nos muestra el rumbo en presentimientos huidizos o en relámpagos de lucidez enceguecedora.
Y así crecemos, nos desarrollamos, evolucionamos...
Y un día,... mientras transitamos este eterno presente
que llamamos vida, las semillas de nuestros sueños se transformarán en árboles, y desplegarán sus ramas que, como alas gigantescas, cruzarán el cielo, uniendo en un solo trazo nuestro pasado y nuestro futuro.
Nada hay que temer,...una sabiduría interior las acompaña...
porque cada semilla sabe.... cómo llegar a ser árbol...
Del Libro "Cuentos para pensar" de Jorge Bucay
"No vayas por donde el camino te lleve,
Ve por donde no hay camino y deja huella".
Emerson.

CANCIÓN  DE NIÑAS DISTANTES.-
 
                                                                                                   Para Carla...para Julia...mis niñas distantes y ahora cercanas, este ´´ Mientras tanto ´´, esperaba su regreso...
 
No me digas tu amor, dime tu imagen,
 
tu corazón reloj de cada tarde,
 
tus ojos trampolines, tus cabellos,
 
caracolas de pluma y chocolate.
 
No me digas tu amor, dime tu sombra,
 
la nube entrecerrada de tu frente,
 
la tímida canción de cada párpado,
 
la luna de tus manos, casi cántaros.
 
Dime el amor nomás de tus palabras,
 
la rosa desflecada de tus ángeles,
 
la enredadera frágil de tus brazos.
 
No me digas que el cielo se ha caído,
 
pajarito fugaz, contra los palos,
 
tan cristal, niña dulce, tan relámpago,
 
tanta nieve escondida, tanto cedro
 
tu pequeña cintura, tan naranjo.
 
No me digas palabra, dime tanta
 
sonrisa de campana madurando
 
que la barranca sola se levante
 
convertida en un témpano azul
 
tocando el día, todo río distante,
 
dorado de gaviotas, todo náufrago.
 
No me digas tu voz ni me la cuentes
 
tu primavera imagen de muñecos
 
 
de felpa,
tan trepada a aquellos puentes
 
por donde en un tiempo transitaron Magos.
 
Niña de muchas tardes ,de las tantas noches,
 
que emigró, perdido barrilete,
 
por la calle imposible de los aires.
 
Sólo Dios deletreaba los mensajes.

 
Dime que duermes, porque si despiertas,
 
se pondrán a soñar nuevos trigales.
 
                                                                Cristina Montero. de “Mientras tanto” I:S:B:N. 988-543-645-9
                                                                      Rosario-Santa Fe- República Argentina- 2004.-

 


La calle de la gente.... 

Cuántos caminos recorridos,
las calles, los años que pasamos, 
los pies pegados al pavimento,
la vida que se busca andando,
crcularmente hurgando,
donde nadie quiere morir y nada se interrumpe.

Amor mío, mira intensamente por la ventana,
hacia abqjo escucha por la ventana,
aquí en la tierra la música humana. 
Lq suave ley de la gravedad.

Que todo lo recupera,
el vivo rumor del polvo incesante,
las cosas que se declaran conformes y continúan. 
La calle está llena de gente inmortal.-
Xtina. 
Rosario- Santa Fe- Cuna de la Bandera Nacional- 
Argentina- copyright. 

 


TODO TEXTO SUBRAYADO ES VINCULO AL TEMA DE SU ENCABEZAMIENTO

 

Cristina Montero IIPROSA, POESIA, CONFERENCIAS, PONENCIAS A CRISTINA MONTERO, MIEMBRO FUNDADOR DE NACIONES UNIDAS DE LAS LETRAS Octubre 2011

UNILETRAS/MOLINO.jpg




 
ELEGÍA PARA UN MOLINO DE VIENTO

Eran hermosos los molinos, altas
las luces que filtraban por sus ruedas,
golpes de soledades, azoteas
de pájaros y lunas. Desgarradas
y lúcidas canciones les bajaban
por los hilos de alambres como venas.
Algún viento quijote le acercaba
los antiguos temblores de los surcos.
Los arados, de mansos, lo rozaban
casi en gesto de amor salvaje. Inmóvil
plateada imagen de álamo en llanura,
alzada soledad en los trigales.
Sólo el agua, constante e invisible,
le hace soñar semillas. Las entrañas
sonoras de la tierra se conmueven
y acompañan su voz ahora extinguida.
Quizá en el cielo enorme de los campos
se azule la osamenta del molino.
Cristina Montero


de ¨¨Como el aire¨¨ inédito.
ROSARIO- SANTA FE- ARGENTINA
SEGUNDO PREMIO INTERNACIONAL DE POESÍA AUSPICIADO POR LA REVISTA ¨¨AQUÍ LATINOS¨¨
Y EL GRUPO LITERARIO ¨¨ENCUENTROS¨¨.
MADRID. ESPAÑA

          BÚSQUEDA....
 
Hace tiempo que busco la palabra: que convoque a la estrella, al lirio,
al pan, al triste, al hombre con ojeras, al tonto, a mi mano derecha.
 
Hace mucho que entiendo que no entiendo ni mis risas, ni mis penas.
Hace mucho que no hablo conmigo, que no me doy un beso, que no me miro,
ni me quiero, que no abro la puerta.
 
Hace mucho que lloro sin sentido, que me escondo en mi cuarto.
Hace mucho, Dios mío, que estoy sola, que camino sin Norte....
 
Hace mucho, y, sin embargo, así como golpea esta rareza de sentirme triste,
así como he llorado por los míos, porque pasaba un duende,
o porque estaba lejos tu sonrisa, asì también es cierto: que visitò mi casa
la mentira; que cerró la puerta, que me sellò la boca,
que me dejó sin rumbo, a la deriva...
 
Igual, y pese a todo, por vos, niña,
por vos vestida así...así con tu sonrisa,
seguiré buscando la palabra que convoque:
a la estrella, al lirio, al pan, al triste,
al hombre con ojeras, al tonto, a mi mano derecha....       

COURVUSIER.jpg


je suis charles...

Lloran los grafitos,
gimen los crayones,
estallan las voces,
rompen los blasones.
hoy, Charlie, en Francia;
hace veintiún años:
a.m.i.a en argentina,
impune e irredenta...
¿Crédulos corazones
que claman tolerancia?
sí. no. sï. no.sï. no. sï?
Vana incredulidad
si no podemos inaugurar
en paz....nuestro silencio,
preñado de repudio y de congoja.-
Cristina Montero
Rosario- Argentina

CANTO A LA LIBERTAD

Canta
el mar con sus voces
fosforescentes,
la tierra con sus bocas
voraces,
el cielo,
con sus aires claros,
el relámpago,
la tormenta...

Y la palabra canta
la perfección
de su círculo
-tronco acosado
por el hacha del verdugo,
leño reducido a cenizas-.

Canta, LIBERTAD,
-fénix, mito del poeta-
recreador del mundo.

 

 

En tu distancia, me uno.
Ese canto lejano que fuimos,
esos pájaros,
esas luces.

Nadie devuelve
lo que en el mundo muere.

Bellos soles
que ayudamos a subir
para alumbrar amaneceres bellos,
ritos, manos,
que inauguraban un descanso
junto a las nubes de la eternidad.

Tenemos que buscar
-espacio o sueño-
las hojas que podamos tocar,
la bruma o el jazmín,
que no caigan en el mar de la muerte.

Tenemos que buscar nuestras manos
abriéndose,
nacientes -un vagido expirado-
para el mundo,
desde nuestras últimos confines
-blanco sobre blanco-
donde habremos de unirnos,
sin distancias,
con los ojos abiertos.

Sólo insinuaciones grávidas
de lamentos, perfiles difusos.
Polvareda que opaca y nos opaca
el rumbo a tomar....

¡Pobre del ave viajera,
que doliente observa:
víctimas clamorosas,
víctimas silenciosas,
que, simplemente imploran
su humana identidad!

¡Pobres de nosotros, los hombres,
si no sabemos, si no podemos,
si no nos unimos,
fundando otro modo
de convivencia fraternal!

¡Ay, de nosotros, los hombres,
si no asumimos una sociedad:
ecocentranda, biocentrada:
hombres, vegetales, animales,
minerales: equilibrio primigenio elemental!

Sistema-Vida.
Sistema-Tierra.
Humana interculturalidad.

¡Ay de nosotros, los hombres,
ante el Tsunami inminente:
económico y social!


Cristina Montero de ¨¨El dolor de los otros
Copyright, Rosario-Santa Fe- Argentina

Un presente para los amigos colombianos, que tanto y tan bien están preparando el evento de octubre. Con muchísimo afecto, me uno virtualmente, a esa tertulia literaria.

PALABRA

 

(Con aire maternal)

Me ha sido concedido
el don de la palabra
trémula
palabra pequeña
pequeña muchacha
grávida
palabra - claridad silábica
innatas ideas sin habla
palabra poderosa
vigoroso semental
palabra simiente
fuerza consonántica
palabra- música
notas en fuga
extraño corcel
tímido cirio encendido
inacabables palabras
oleaje de sílabas húmedas
palabra lágrima
manantial incandescente
cardumen fugitivo
las lágrimas.

¡AY, DE NOSOTROS, LOS HOMBRES!

¡Ay, de nosotros, los hombres,
que mantenemos, intacta
la bomba y su espoleta!

¡Ay de nosotros, porque cualquiera,
ahora, mañana, o ya mismo
podría encenderla!

¡Ay, panorama a vuelo rasante
del pájaro que gime avistando:
la naturaleza devastada,
el capitalismo financiero,
ladrones que corrompen:
a los individuos,
castigan a los pobres,
desorganizan la vida social!

¡Ay, de nosotros, los hombres,
ante el imprevisible final....!

 

                                           MI ALMA TIENE SED DE TI…
 
Reza y rezo el Salmo…y   me prosterno ante ti:
*como la cierva sedienta que busca las corrientes de agua*…
 
Revìsame, Señor, pònme a prueba….pon en el crisol
de mi conciencia….mi atribulado corazón…
Dirige los pasos de los humildes y muestra a los sencillos
el camino…Ensèñame, Señor, tus senderos y guìame por un
atajo llano….
 
Lìbrame del afán de los poderosos y de sus amenazas…
 
Y porque mi alma tiene sed de ti…
Sè para mì: mi roca…mi refugio, mi recinto amurallado,
mi sagrario….porque has cambiado mi duelo en una danza…
y….siempre tus Palabras me traspasan de Alegrìa.-
 
                                                                  XTINA.-

 

 

      HOMENAJE  A  ROGELIO  BARUFALDI
 
Quisiera deletrearte exactamente,
desde tu recóndita infancia en Arequito…
Silabearte tus sueños, tus fidelidades.
Soñarte feliz, activo, honesto,
siempre interpelante, Rogelio: amigo,
confesor, poeta, escritor y pastor.
Decirte de mi adhesión a tus caminos:
conversos, interpeladores,
siempre inaugurales…
 
No sé si con campanas al viento,
o con guitarras, acompañar estos trazos,
para interpretarte:
como zamba del Padre,
o guaraña del Hijo,
o como puro Espíritu de bandoneón
-viejo amigo tanguero-:,
melodioso, cálido, fecundo,
puro trigal de mieses y de viña,
jaculatoria eterna en el paisaje
de tu barrio y el mío:¨¨La Florida¨¨,
tan amado, tan sufrido,
que sólo se conoce bien
tomándole el pulso a cada cuenta:
dolorosa, gozosa, gloriosa o luminosa,
de ese otro rosario ( que siempre llevabas contigo).
 
Rogelio: puro cáliz como ofrenda
de tus hondas luchas,
de tus gestas a puro estandarte…
 
Siempre es corta la palabra,
cuando intenta el canto
como un homenaje.
Pese a eso, Rogelio, hoy te canto,
Amigo: desafío de luz, tu vida,
fiel testimonio de lucha, de misión,
de opciones radicales.
 
Y el Paraná, nuestro viejo río,
que tanto sabe de firmes sudestadas,
al pie de sus barrancas, quizá te sueñe
feliz….desde tu viejo Arequito,
hasta tu barrio, al ritmo de su corriente:
firme y obstinadamente sureña.-
 
                                                         XTINA. CRISTINA MONTERO de ¨¨HOMENAJES¨¨

                                PRESENCIAS....AUSENTES....

 

Aunque su luz se ha despedido para siempre,
y suena el viento su pájaro de olvido.
Nadie puede volver a recorrer sus calles
impunemente. Uno la sube, la toca,
le alcanza el mismo sol,
la misma rigurosa lluvia,
el mismo necesario penar
por las veredas, ineludiblemente húmedas.
Caminar las ausencias siempre ha sido
confundirse en su aire menesteroso,
abrir la puerta sellada, enternecida
de todas las ausencias,
que me entregó fielmente
el traje habitual de la fiesta
o del primer dolor incomprensible.
Sin embargo....descubrí las presencias
en las ausencias...
Porque fatigué todas mis calles,
luz a luz, sombra a sombra,
zanco a zanco. Yo refloté mis barcos
después de cada lluvia
en sus cunetas, llegué a declarar
todas las guerras,
en los cordones de sus veredas,
y hasta me puse a construir
de noche....
estrellas y reyes magos
desde sus altas esquinas.
Sin embargo-decía- he caminado
las calles de la ausencia,
descubriendo la presencia de castillos
e ilusiones nunca vistas,
izando golondrinas o calandrias,
despenándole el hambre a los gorriones....
Eso hacía...en el clamor de mis veredas
ausentes...que asomara la presencia
de hasta el último sol, o la primera
inviolable piedad de alguna luna.-
                                                                      XTINA.