Naciones Unidas de las Letras UniletrasGaleria de Honor FundadoresPrincipios FundamentalesEstatutosConsejo Interrnacional de EscritoresPresidentes ColegiadosDirectorio InternacionalActo de Fe Teatro webMinuto de PoesíaTertulia Literaria Otra DimensiónSoniaMensajes de opiniónAfiliación

33 QUE DEVOLVIO EL VIENTRE DEL DESIERTO
ATACAMA.jpg
NUNCA HABIA SIDO DIOS TAN ELOCUENTE

Oh Nosotros... Nunca fue tan elocuente El mensaje del Creador...

LOA  33


Por Joseph Berolo

I

 
¡Oh Gloria Inmarcesible!
¡Oh Júbilo inmortal!
Entre surcos de dolores
El Bien germina ya
 
Himno Nacional de Colombia
 
Oh Nosotros... 
Nunca fue tan elocuente
El mensaje del Creador...
 
 
¡Oh! La suerte del abismo-- 
El Atacama tumba quiso ser 
de muchos sueños, 
sendero para  jamás volver, 
rumbo seco, frio, desolado
profunda sima huérfana de Luz...
 
 
¡Entre las sombras yacen
33 destellos de esperanza ! 
¡Tanta pena y tanta gloria!
 
 
Tanta historia en danza
de centauros tragados por la tierra.
 
 
A una fueron, Muerte y Vida,
amantes en la Cueva del Silencio...
lánguido escenario
de nupcias espectrales!
 
¡Los perdimos...Los perdimos!
 
Fue el reclamo del sufrido Chile,
el eco de todos los espacios,
el latido de todos los humanos,
el oleaje del mar de los sollozos,
el paso de todos los dolientes,
el temblor del mundo solitario.
 
 
¡33 mineros yacen sepultados!
33 destellos apagados
en inhóspita negruras.
 
 
¡Oh! el hombre pionero eterno
de los más profundos mundos
Gestor de Luz,
Ciencia, Amor, Poder...
 
 
Las inquietas ondas 
De la muerte subterránea 
despidieron ecos de nacencias
para el parto estelar 
de los mineros recios.
 

 


¡Oh! El túnel de la Vida...

La ruta del regreso fue trazada...

Octubre 13...

 


¡La humanidad creyente
Estremecida ve llegar la Luz!
se yergue sobre todo afán de complacencia.
Playas, Puertos, 
Paz y Amor 
para el regreso--
en el vientre capsular 
se alzan las delicias 
del champagne espumante de la vida--
los ausentes vuelven, 
de las sombras fueron huéspedes...

 

!EL POETA BRINDA EN SU GRANDIOSA AURORA!

 

¡OH LA LUZ QUE LOS RECIBE! 
para el dulce menester de renovarse.

 

 

Oh Nosotros... 
Nunca fue tan elocuente
El mensaje del Creador...
La tumba aquella suya, pasajera,
nunca fue tan negra como la propia nuestra
de profundo olvido
de nuestra  precaria libertad  en jaque. 

 

 

33 Hermanos regresaron
De la noche de su larga desventura...

 

Para ellos La Luz ...

¡Oh! Nosotros...

 

¡Nunca fue tan elocuente
El mensaje del Creador!