Ave Viajera©...Para ti...

Tres recetas...para Ser Feliz con una Mujer...

Panorama | VILMA MUISES | SUSANA CLARA HERNANDEZ | ELIAS GALATI | SILVIA VERNENGO | MARIA ELENA SANCHO | LINA MARIA WADNÍPAR CANO | SONETO A ELLA... | ¿VIENES A CENAR? | Y..EL FUE A CENAR...... | Eterno Sacrificio...el de El Calvario | Don Quijote...reinventado | Juan Dager.. | La Duda de un Angel | LA SUERTE DE MIS VERSOS | Adán Torres..Su Lejanía | Mi Hija... Por el Mundo Va... | EL ROSTRO INVISIBLE DE LA WEB | Rebeldia..Tu nombre es mujer | QUE ESTA PASANDO? | Contactos | Ediciones Pasadas

Bogocine.Digital-Alucine

Tres recetas poéticas (no culinarias) para ser feliz con una Mujer.

Juan Dager Nieto

Escritor, Historiador. .Poeta...Crítico Literario.
Su Vida y Obra..Próximo Número de Ave Viajera

Juan Dager.,.
Castle
Muralla Poetica de Cartagena

Me llamó mucho la atención un poema del autor brasilero Vinicius de Moraes convertido en canción: la Garota de Ipanema, intitulado <Receta de la mujer perfecta> y lo guardé.

Poco tiempo después investigaba para un trabajo sobre los delitos en Cien años de Soledad y encontré un poema de Tomás de Iriarte sobre la fementida y supuesta mujer perfecta y lo copié seguidamente al de Moraes por puro divertimento.

Mi memoria entonces me recordó la parte del libro espejo medieval del llevado y traído Arcipreste de Hita, Juan Ruiz, que se titula respuesta <que Don Amor hizo al Arcipreste>, quien habla en su obra en primera persona dando su opinión, igualmente, sobre la visión de la mujer perfecta a su personal juicio o bien de la visión machista que los hombres de ese período tenían del modo real o poético de las féminas y lo copié seguidamente pues eran tres poemas con identidad en relación a la perfectibilidad y el aprecio elogioso a la mujer (con algunas exclusiones a las que no cumplen el supuesto modelo de perfección y los prejuicios de los poetas al respecto). Estas sabias y pícaras palabras, que no compartimos en su totalidad, son modelos que van más allá de la admiración de la perfección física de la Mujer, pues hablan también de su talante y de su carácter en relación a cómo los varones las necesitan o buscan para ser felices conviviendo con ellas.

El Arcipreste ha causado mucha duda en relación a su vocación religiosa con estos versos aunque él decía que no decía sus cosas "de mío" sino que recogía los pensamientos de los autores antiguos o medievales y que los daba como enseñanzas y para hacer correctivos a las pasiones de su época. Nunca se ha podido resolver ese problema. Otros críticos piensan que el Arcipreste era lo que hoy se denomina un "gozón" que se pasaba por

la faja de la sotana sus votos religiosos. De todos modos él antes de la obra clave del fin de la literatura medieval española o sea <La tragicomedia de Calixto y Melibea>, por otro título <La celestina>, nos dejó el más descarnado relato de las costumbres licenciosas (recientemente la presenciamos en el Teatro Heredia) de la época que buscaban la liberación de la coyunda puritana de las costumbres buscando la posibilidad de la expresión de la identidad sexual y de la libido, siempre ínsita en la naturaleza de hombres y mujeres.



El Arcipreste recoge en su poesía la sensibilidad de la poética árabo-española que se define en el patrón del <Collar de la Paloma> del príncipe Hassan, y que terminará en la poesía de Petrarca y de Dante, que tenía conexión cultural y geográfica con aquélla, a través de la Provença del trovador Arnaut Daniel con la Italia de los siglos anteriores al Renacimiento. El lector dirá si la garota de Ipanema es más a su gusto que la Dama del Arcipreste o la traída en su poema por el español Iriarte.

stos libros o trabajos literarios, y aquí hay de ambos casos, eran muy socorridos en la antigua literatura y mi extrañeza consiste en que un hombre tan moderno como Moraes recurra al tema. Serán cosa del eterno masculino de hallar a la mujer perfecta.

En don Quijote a la mujer perfecta, <Dulcinea>, se nos opone literariamente que contada por la realidad de Sancho aquella al verla él no era princesa como don Quijote decía sino que era simplemente una aldeana que aventaba trigo con un rastrillo y no olía precisamente a rosa sino a ajos.


Próxima edicion : Respuesta de Don Amor al Arcipreste y y Receta de Mujer .

Volver al menú...

Enter content here

Enter content here

Enter content here