Membresia Generación 2020 2021Mujer Palabra y PoesíaIvan David Brieva MaldonadoVarda BregerVirginia María AmadoMaría Alejandra ToriginoMabel PadillaBeatriz PinzónAlejandra EtcheverryElba Rosa CamargoAndrés Bolívar López Astudillo.Fernando Rohn BautistaEmundo Torrejón JuradoJorge Dávila VasquezRobin Germán Prieto Ortiz

fantasia2.jpg

¡ESTABAS EN EL VIENTO...ERAS EL VIENTO Y YO TE SENTIA COMO TE SIENTO HOY! 

 

Empiezo por decirte que sentirme bien es pensar en ti y pensar en ti es sentirse bien. Sé bien lo que es sentirse bien o mal ¡Oh Dios! Si la Vida no es otra cosa sino Bien o Mal. Hoy, cuando trato de entender nuestra existencia siento la dicha del sol bogotano que me acaricia unos centímetros estelares más cercano, y el viento, etéreo como tú, que corre y nos lleva hacia lo más alto de nuestros pensamientos, cada vez más íntimos de aves viajeras (No estoy solo, no estoy solo, no estoy solo), y nos conduce a comulgar ante el altar de nuestras vidas consagradas al Amor.

¡El viento! ¡Oh! El viento. Ese viento que nos trae estímulos para seguir volando...que nos dice que "Lo nuestro es una Jornada Deliciosa..." Ese viento que en ti se alberga y te envuelve y nos hace preguntar: ¿Qué vamos a hacer con tantos vientos encontrados dentro de nosotros? -  ¡Dejar que soplen, Ellos sabrán que rumbo tomar! me respondes.

 "¡Dejar que soplen, Ellos sabrán qué rumbo tomar...! Nosotros marcaremos el rumbo de nuestros propios vientos, y será un arrullo, una brisa, y diremos: " Nos encanta, nos gusta cuando sopla y sopla y mueve nuestros cabellos y acaricia nuestros cuerpos, y nos envuelve y nos habla, y nos dice ¡Hey! ¡Tú! Sí., Tú, no te quedes ahí quieto... ¡Ven! Te invito a volar conmigo.

 Se me dijo una vez que volvería a mi patria y volvería a amar como nunca había amado. De tanto andar, al fin encontré mi destino. ¿Quién lo creyera? Tuve miedo de no saber qué hacer con tantos vientos encontrados dentro de mí.

 ¿Quién te hizo Musa Olímpica? Quién sino la suave caricia del viento...ese viento que lleva toda una vida soplando y nunca nadie lo ha visto" Musa Olímpica: ¡Si nos han visto! ...y NO nos han visto...como al sol, la luna, las estrellas, al cielo azul con sus blancas y grises nubes -como están ahí todos los días, nadie se ha preocupado por detenerse a contemplarlos.

No importa.  Tú sigues, yo sigo...como si tal. Es lo que nos hace diferentes, No necesitamos que nos vean. Hablando de Dios: "Aunque no me veas, yo soy el sol, la luna, las estrellas, el cielo azul, y me puedes sentir en tu caminar y en tu quietud, silenciosamente, suavemente en una fuerte ventisca. En mi pueden volar tus sueños, las cometas, las aves, mientras más soplo más se elevan, si dejo de soplar se pueden caer- .si no saben volar, yo soplo para que aprendan a volar".

Dios no nos dejará caer. ¡Tú! no me dejarás caer. Nosotros no nos dejaremos caer. Somos vigías de nuestra propia libertad, timoneles de nuestra propia nave. La fe que tú me inspiras, la fe que yo te inspiro, lo noble de nuestro viaje, lo puro de nuestro concepto de amar y de SER, nos convierte en dos seres capaces de alcanzar el infinito.  Es tan rico ser el viento de tu viento, ese viento que me llegó al exilio para poder volar. Yo, como Tú, me pregunto nuevamente: ¿Qué voy hacer con tantos vientos encontrados dentro de mí? -  ¡Dejar que soplen, ellos sabrán que rumbo tomar! Nosotros marcaremos el rumbo de nuestros propios vientos, y será entonces un arrullo, una brisa, un algo que nos hará decir.- "Nos encanta, nos gusta cuando sopla y sopla, y mueve nuestros cabellos y golpea nuestros cuerpos... sentimos que toma nuestros espíritus y nos lleva a danzar y nos envuelve hasta hacernos parte de él,... y que pregunta- ¿Dónde estabas? ¿En qué atmósfera te movías? ¡Yo lo sé! Ven no te quedes ahí, ¡Sígueme! Aprende a volar ¿Qué rico ser viento verdad?

 Eres el viento que acogió Neruda cuando le pedía desde su exilio en Paris al cartero aquel de su historia: “Captura el viento en una cinta de grabadora y envíamelo para poder oír su canto y su llamado y no morirme solo, ahogado, sin aire para vivir y volver”.

 Mi alma te rinde todo su rendir ante tu viento y te beso con mi alma de viento.

Jberolo Enero 1o., Año 2000 



 

2034
Jueves 3 de mayo de 1934, es el día de mi nacimiento que celebraré el  3 de mayo del 2034 cuando acompañado de recuerdos, pueda decir decir que mi vida  fue una jornada deliciosa . Presiento de antemano un sin fin de dichas, siempre y cuando aprenda a vivir mi edad. Siento que no estoy aprendiendo a ser viejo y que pretendo hacer muchas cosas que solo pueden hacer los jóvenes. Es obvio...vivo la primavera  de Sonia... ¡Afortunado soy! 

 

!Primavera amada!  Sentado a la vera del camino, como debo hacerlo para dejar pasar a los que están amaneciendo al caudal de la vida, quiero entonar ante el altar de nuestro infinito amor el sentimiento que me inspiras- Así  escribo y así actúo, para impedir que las enfermedades físicas y mentales se apoderen de mí. Más no quiero engañarme. Aunque mi rostro no refleje la edad que tengo, 84 años, dice la gente que no me ha visto por algún tiempo, que parezco tener 70; lo cierto es que lo que hago con mi vida actual en cosa de hombre moderno, incansable, jovial, enamorado, coqueto, demasiado coqueto...pero muy de adentro-  lo verdadero es enamorar a Sonia . No por los años vividos, ni por las penas que no faltan  sino por ser aventureros caminantes de muchos rumbos, dejamos de adorarnos 24 x 7  sin separarnos jamás desde el 2004 cuando volvimos a Colombia para quedarnos, después de nuestra febril andanza profesional ,  ella por España,  México,,  Chile , Argentina ,  el Caribe, y yo, por otros rumbos , proponiéndole encontrarnos en en el bar de algún hotel 5 estrellas, en alguna ciudad del mundo, o en un motel cercano al aeropuerto cuando regresábamos, y como amantes clandestinos, estrenar Victoria Secrets y beber champagne y "desquitarnos". Aún jugamos a ser amantes dejando que nuestros   deseos se cumplan frente a la tibia chimenea de nuestro hogar,  alimentada con leños olorosos a pino y eucalipto desafiándonos con astucia de ajedrecistas.Yo me rindo ante su Jaque mate, y me declaro súbdito.

 

 

 

Aunque Sonia quiere hacer todo lo que haya que hacer, que yo no quiero que  haga, lo hago aunque lo hago mal  (planchar y dejar el rabo de la plancha grabado en una camisa nueva, cocinar, y dejar quemar las ollas-- ¡ No apagar el gas! .. Ella  lo nota al instante desde donde quiera que esté - hasta lo huele dormida... y se despierta y se levanta y corre a decirme con suavidad pero con firmeza... "huele a gas". ) Yo le juro que no huele a nada... y corro a ver si es cierto. Siempre es cierto.  Nada digo. Abro puertas y ventanas y  me pongo a lavar los platos y las ollas y dejar la cocina ordenada. ¡Ah ¡ y tenerle su cafecito listo.- De cocinar, pocón pocón...dejo quemar las ollas, y los menjurjes que acomodo ya no son como los que preparaba en los Estados Unidos,  descongelando carnes y verduras y nada había con pellejo que pelar ni con plumas, y me las arreglaba para rellenar  pollos a la valenciana  que parecían estar vivos de lo rozagantes que quedaban.  Lo que si me deja hacer Sonia, son las diligencias de rutina, como pagar impuestos, la luz y el agua, Telmex y otras obligaciones, porque dizque a nosotros, los de la "tercera edad",  nos atienden primero, especialmente en los bancos. Eso sí, tengo  que devolver  el dinero que sobre, y  la tarjeta débito , y los recibos,  y dar las explicaciones debidas a la "tesorera" que sabe que a mí me gusta "gastar" " El dinero no dice Adiós sino hasta luego!.,   decía mi suegro Don  Miguel Antonio Herrera, Arias. 


A  veces nos vemos apurados  para cubrir los gastos, los normales. Solo queremos vivir sin apuros y que lo que gastemos, que sea en darnos gusto, sin lujos para no arruinarnos; nos atrae comer fuera  y en los mejores restaurantes, hacer compras de vitrina, entrar a las tiendas a " tocar", mientras Sonia escoge y escoge qué comprar para ella y para mi.  Yo, que  soy tan hablador, me "levanto" a las vendedoras siempre sonrientes  y me dirijo  a cualquier extraño que encuentre por allí, queriendo  ser su amigo sin desconfiar de nada.  Al verme , Sonia quiere esconderse y pretender que no nos conocemos - mejor dicho, unas vienen de sal y otras de azúcar- .  "Azúcar" de Celia Cruz y  de pura caña para  preparar jugos super endulzados, y de postre, arequipe de Alpina de gran tamaño. ¡Ah! y bebo más leche que dos terneros, y de vez en cuando  nos tomamos un "traguito y nos fumamos un cigarrillo.  NO menciono nuestro dulce  "apetito íntimo ".  Temo que nadie me creerá.. Sonia, solo recuerda y se ríe solita... y sabe lo que sabe.

 

Pero hay días en los que "somos tan tristes", - no Sonia, ella siempre está alegre, o sabe disimular sus penas.  Yo no. Cuando me siento mal, siempre por la angustia existencial que me causa la realidad de no saber de mis hijos, ni de mis nietos y biznietos. De mis hermanos.,  Carlos  vive a la "vuelta de la esquina" . Es como si viviera en la Luna. De mi hermana, el personaje que en los Fantasmas del Tequendama es Blanquita, mi compañera de juegos de niños, por la lejanía física que nos separa, satisfechos  con las llamadas telefónicas que nos hacemos de vez en cuando,  No por wasap - no quiero engañarme viendo y oyendo una imagen que no puedo abrazar ni sentir el palpitar de su corazón.  "Presiento" me dice Marinita,  "que no volveremos a vernos en esta vida, y que te vas a ir sin que yo lo sepa". Es posible. Igual siento que sucederá con mis hijos. Están tan lejos todos que no podrán llegar a tiempo a mi funeral...y como poco llaman para saber de mí, cuando lo hagan, lo sabrán. Como no quiero que culpen a Sonia de no avisarles, firmé ante notario público mi última voluntad. Solo ella la conoce. Igual está escrito y metido en una carpeta en el "desktop" de mi PC, un mensaje para que ella lo envíe por email a unos pocos de mis amigos virtuales, poetas  hermanos de profesión. Desde ya me embarga la ilusión de que todo el mundo sepa que ya no estoy,

18 años atrás.


Dulce amanecer de nostalgias es este de domingo 2 de abril 2017 en Chía, Cundinamarca, Colombia. Prados de Chía. Suena muy bajito, colocado en la almohada en la que descansan nuestras cabezas, el diminuto radio compañero de nuestro sueño, sintonizado en Javeriana estéreo 91.9 f.m, dejando escapar una sinfonía. Igual  encanta  Nat King Cole, el "suave" cantor pianista de los años 40, o un tango desde "mi Buenos Aires querido"  del inmortal  Gardel ,  o un bolero de antaño de Agustin Lara, el poeta bohemio de los cafetines mexicanos, amado por las "maría bonitas " de su época . Su  piano y los violines desgranan sus acordes y nuestro lecho parece que se mece al vaivén de la marea de añoranza. Vuelven entonces mis recuerdos de adolescente- aquellas  veladas poéticas hogareñas que se cumplían los sábados en la tarde hasta bien entrada la noche, con la presencia de nuestros padres, cuando jugábamos a ser poetas y músicos enamorados de alguna niña vestida de blanco, ruborizada y coqueta, inocentemente coqueta, que ensayaba a ser soprano. Aún recuerdo a Rafael Eduardo, mi primo, pianista precoz que tecleaba notas con maestría de Mozart, mientras Marina, de 8 años, la niña de los Daza, una familia vecina, se desvanecía en el aire de la sala como una nana alegre y persuasiva soñando ser actriz.

 

 

05:30 a.m.... llueve.

 


Es invierno.../es la lluvia... Solamente la lluvia/está lloviendo, llueve...sigue lloviendo.../mi vida... Tu vida es otra con la lluvia.../nos apretujamos aún más en las mañanas.../entre luna y sol la tentadora piel
Se estira y gime, /no queremos saber de la calle ni del tráfico, /ni de la congestión/de las gentes esclavas y apuradas.

 

Como todos los días, a la misma hora, me dispongo a levantarme sin causar el menor ruido, queriendo levitar para no despertar a Sonia  y flotar entre la media luz del amanecer hacia nuestro mundo de hogar que espera con sus promesas de oficios y quehaceres que trazamos anticipadamente para no perder la fuerza de saber que siempre existe una razón para seguir viviendo; es que no concebimos que llegue el día en el que no tengamos un motivo para emprender una nueva jornada productiva y deliciosa .

Una jornada deliciosa
 
Dejad mi barca navegar por el valle afiebrado
De tu cuerpo. Dejad, mujer, que devore ansioso
Los rumbos de tu mente; mi pensar alborotado
Conspiran locuras demenciales de amante sin reposo.
 
 
Con sus grandes ojos de cristal abiertos, nunca duerme, reposa sentado en un cojín, Julio 24, el osito de felpa que le regalé a Sonia el día de aniversario de nuestro primer encuentro. Pronto cumplirá nuestro osito 34 años de ser testigo de todos nuestros amaneceres. ¡Si pudiera hablar!

 


Es domingo, el primero de este mes de abril del 2017. No tenemos afán alguno ni nos esperan las diligencias propias de un día entre semana. Aun así, sabemos que no transcurrirá sin que hagamos lo que hacemos diariamente, que es cuidarnos con "detallitos" de cariño, que por ser día de fiesta, serán más tiernos, más duraderos y significativos. Revisaremos nuestra "agenda", nuestra hoja de ruta y recorreremos el sendero del resto de nuestras vidas. El inmaduro clima sabanero será de todas las estaciones. Las brisas de otoño, el calor, intenso del  verano costeño,  lloverá a cántaros en algún lugar, se verán venir las nubes negras, amenazantes...un parche azul aquí y allá será una ventana de esperanza de ver el sol colarse  por alli confiado en perdurar; entre la bruma, se verá rielar la luna sorprendida de encontrarse con el astro rey. Nunca se sabrá qué va a pasar con el clima. ¡Como la gente, como la patria, como el mundo! Impredecible. Pero los dos sabemos que nuestros colores serán de primavera aunque tengamos razones para vestirnos de luto.

 

07: o a.m.

 

Hora y media después de levitar callado por la estancia de las nostalgias turbada solamente por el tic tac del reloj colgado sobre la chimenea de la sala de la casa, aquel que adquirimos el 28 de octubre de 1986 (Serie F-1240)  allá, en la Bahía de New York, en la tienda de los "souvenirs" ! bajo la Estatua, en su primer centenario- la liberté éclairant le monde, la libertad iluminando el mundo,  envuelta en el esplendor de los fuegos artificiales disparados desde las invencibles torres gemelas trazando con rayos de esperanzas el cielo neoyorquino.  Parecen ser las barras y las estrellas de la unión americana. Me sobresaltó no sentir el reloj; me acerqué y vi la rueda de las horas detenida, los minutos dormidos, los piñones de embrague, los volantes en espera...la rueda de escape, sin escape...y mi mano presta a darle cuerda. Me vuelve la vida al corazón que parece que no late si el péndulo no danza la danza de las horas.

Tranquilo, leo el poema "El Nuevo Coloso" grabado en el cristal de su ventanilla. Mis pensamientos vuelan hacia la Bahía, y navegan el Hudson, y circundan la Isla Ellis, y se trepan en el barco rojo que va y viene por la ruta que trazaron los inmigrantes de todos los rincones de la tierra. A lo lejos, Washington, la Casa Blanca, y ¡Trump!

 

"Dadme tus cansados, tus pobres,
Tus masas amontonadas gimiendo por respirar libres,
Los despreciados de tus congestionadas costas.
Enviadme a estos, los desposeídos, basura de la tempestad."


SONIA

faNTAsia.jpg

Una jornada deliciosa es una autobiografía, un diario vivir  poético, que paseándose por lo cotidiano y mundano llega a lo celestial a través del sentimiento. Fascinante, como todo lo que brota de tu pluma. Luis Ma. Murillo Sarmiento, 


Sueño

 

Sueño con la alborada de un nuevo día
que en su esplendor nos traiga vida
y en el calor de su bonanza renacida
todo lo que amamos de paz y de alegría.
 
Para ti, preciosa alondra que amorosa canta,
con trinos de esperanza vas soñando
el sueño de amor que bajo la luna avanza
tras la dicha que Cupido va entregando.
 
Tú, paloma mecida por el viento de la aurora
duermes en la cuna donde cuido tus sentires-
arrullo  la silueta de tu cálida hermosura
y en silencio espero que a mi amor despiertes.
 
No fue en vano aquel vivir queriendo amar
ni vago fue el derroche de besos y caricias 
que de todo aquello, se agita el palomar
y el nido alberga nuestras íntimas delicias.   
 
Pasarán los años y las estaciones todas
y en el lienzo donde trazada está la dicha,
quedarán volando las campanas de las bodas
del bardo con la musa que le entregó su vida.
 
  Joseph 
2017-2018  

 

 

07:15 a.m.

El primer apuro, no a la carrera, solo de ansiedad por dejar salir el genio de Aladino de nuestro PC,  confidente de nuestra gran jornada cibernética de viajeros de la galaxia de las letras,  ente de plomo, mercurio y fósforo, con tintes de cromo y cadmio y asomos de oro y de plata, que parece tener vida propia.  El monitor iónico se abre y parpadean los iconos. Windows, se pasea libremente por sus pulgadas y los pixeles trazan el mundo de la fantasía cibernética.  Brotan los emails, seleccionados, legítimos, o "spam", los primeros de algún amigo, o de una musa soñada, los más de  miembros de Naciones Unidas de las Letras en respuesta a los míos de ayer. Pero como juré hace tiempo cuando era, con Ernesto Kahan, presidente adjunto de la UHE que fundó Carlos Garrido Chalen, que never on sunday, "nunca en domingo" contestaríamos emails, no respondo, algunos. Mientras eso ocurre, hago una llamada al teléfono de la tienda de Don Chepe, su negocio de víveres y chucherías que atiende desde muy temprano, para recordarle que nos envíe El Tiempo y alguna otra provisión que haga falta para el desayuno.

Ya en nuestra alcoba, Sonia se despereza, y pronto escucharé su llamado tierno, recordándome su cafecito; correré a darle un beso, ella me mirará sonriendo y se dispondrá a esperar, "Es que se está "sentando", le diré y le pediré que me "regale" un Mustang, porque los esconde para que no me envicie. Me dirá dónde lo ha guardado, y yo, contento como un niño, correré a abrirle la puerta al "domicilio" que acaba de llegar, le recibiré el periódico, le pagaré lo justo, si es que tengo ""suelto", o con un "verde colombiano devaluado" de 50 mil pesos. El mensajero siempre tiene vueltas; le daré propina y luego, a la cocina a servir el cafecito, para los dos; le llevaré el suyo  y unas secciones del voluminoso Tiempo- me quedaré con la primera plana. Sonia leerá las otras secciones, las cambiaremos con la segunda taza, comentaremos las noticias de la vida real y la ficticia de Colombia y del mundo. Comienzo irracional de un día de descanso.

Cosas de domingo

La eterna pregunta, ¿Quién vendrá a vernos?  ¿A quién vamos a ver?

Antes de la partida de doña Rosalba, ella era a quien visitábamos, de no habernos quedado a dormir en su casa cercana a la nuestra, en la Balsa, donde las viviendas son "inteligentes" domóticas según wilkipedia, "cableadas o inalámbricas-  funcionan por si solas, tecnología  que no nos convence todavía. Tampoco le importaba a Rosalba;  prefirió que la suya como la Casa Vieja, fuera eso,, "vieja", sin chimenea de gas, ni de carbón de palo siquiera, que bastante tuvo con el torbellino de nicotina quemada que le lanzaron los empedernidos fumadores de su familia, que le causó de solo respirar, epoc, "progresivo" que se la llevó. Tampoco quiso controles para abrir las puertas ni alarmas  para prender alguna luz que le hiciera creer a los amigos de lo ajeno, que alguien estaba en alerta. Ella solo puso rejas a todas las puertas y las ventanas, y Geney, su hijo, el reinventor de todo lo inventado, una cámara de cartón  con pelos y señales de ser de veras, que colocó en una esquina del jardín para que la vieran los intrusos. ¡Ah! Y sin faltar, la vigilancia de Henry   que nunca salía con nosotros porque "la casa no se puede dejar sola",

Rosalba, siempre dispuesta a salir de paseo, y hasta bien tarde y bien lejos, que no mezquinaba lo que costarán las "delicias del camino" en algún comedero a orillas de la carretera, al norte de la sabana, rumbo a Sesquilé y Guatavita,  Sopó y la Calera, o al suroriente, a Silvania, a la Finca de Hugo, el mayor de sus hijos, y a Fusagasugá , y de regreso, por la Mesa y  Mondoñedo. "Un día de estos,  nos decía, "Vamos a Medellín". Claro que fuimos , y a Pereira y Dos Quebradas  y a New York, Filadelfia y Miami. ¡Ah! Y al Canadá,  y muchos otros rumbos transoceánicos.

Sin ella, de pronto, nos visitarán sus hijos, sin falta Henry, tratando de olvidar la casa que le quedó para vivirla solo, y William, cojeando sin saber de qué, quizá venga Gloria a rendir cuentas de la herencia en dinero que dejó Rosalba para los gastos de su casa, mientras se vende; faltarán, Mary que se fue para Cali cerca del hijo y de los nietos, y Hugo, el mayor, que se cansa mucho por haber sido operado de corazón abierto, y Jairo, el esquivo que le sigue , y Orlando que está operado de un juanete.. y se va para Montreal, Canadá a visitar  a Marcela su hija, y su esposo y sus nietas. Dudaremos que venga Rolando, la cuba de la familia, que vive escondido tras de su Macintosh trazando ilustraciones y diagramando libros, o Geney metido en la montaña, allá en Pradilla, en el Valle de San Antonio del Tequendama, haciendo de todero en el pueblo y  en las fincas de la región; por supuesto que no vendrán los hijos de los hijos de Rosalba y de Miguel... ellos son de estos tiempos y se olvidan pronto de sus ancestros. Su mundo es tan diferente al nuestro. Volveremos a sentir el calor de su afecto prodigado por sus padres, y de nuevo, en el patio de nuestra casa se cocinarán asados y fritangas y se correrán suertes de azar, y las veintiunas se cantarán a gritos, y habrá regalos para todos y todos parecerá que los viejos están presentes. En el trasfondo sonará un tiple rasgado por alguien, y hasta Miguel hablará recio con su voz de macho antioqueño, que se fue un día, y se lo llevó el silencio. .De los míos nadie llegará; todos viven en tierras extranjeras  y le tienen miedo a la violencia colombiana. Como si por allá,  en New York, Boston, San Francisco, Atlanta, no" lloviera como llueve aquí,".

 

Lo que si damos por seguro Sonia y yo, es que asistiremos a la Santa Misa al aire libre en los Jardines De Paz e iremos a ver a Rosalba en su cenizario, y a mi madre , en su tumba, en el vecindario, y conversaremos con ellas y les dejaremos un "solitario", o sea,  una rosa roja envuelta en ramas verdes y un poquito de nuestra pena para no cargarlas de mayores amarguras . Luego iremos a los Jardines Del Recuerdo, al otro lado de la Autopista del Norte y veremos a don Miguel y remozaremos su lápida y le prenderemos un Pielroja para que no se olvide de la causa de su muerte.También visitaremos a la abuela Hermilda Muñoz Montoya , la de  los milagros que ella le pide que nos haga la Madre Laura que dicen es de la familia de Rosalba. Son tantos  los familiares que yacen en ambos camposantos, que no por no ir a verlos, no quiere decir que los hemos olvidado:  Rosita mi tía, que se fue sin molestar a nadie, haciéndose la sorda para no oír lo que no le convenía oir, a encontrarse con Lucila y Marquitos y con Isauro, sus hermanos, y con  Diego,su hijo que la dejó sin llegar a viejo, y con Alvarito,el prudente sobrino que crió, y con Aurora su hermana, y con ellos, muchos otros primos calerunos. ¡ Cómo olvidar a Hernán el abogado de los pobres!  O a Cecilia, su hermana, que vivió para ser millonaria  y se  fue por la misma causa.

 

De no cumplir con ellos, y sin motivo alguno para salir a pasear, no vamos a ir a ver a nadie ni nadie  nos visitará; leeremos El Tiempo, hasta los clasificados, comentaremos lo que dice de Santos y de Uribe y sus rencillas, de la corrupción total que es el orden del día en todos los escenarios de la vida nacional, de las FARC que no acaban de entregarse, de los del ELN que quieren seguir en la guerra mientras acuerdan la paz en Quito. Como en la Habana, quieren acordar acordarla. También comentaremos sobre Maduro, el presidente, camionero ignorante, que niega que Venezuela está al borde del abismo de la inconstitucionalidad, más no por eso deja de viajar a Cuba a pedirle al finado Castro que le siga mostrando los pajaritos y las mariposas que le recuerdan que Hugo Chávez es el que manda. Hasta Trump y sus locuras de presidente novato impredecible enloquecido por el poder, es tema de conversación para recordarnos que tiene el dedo puesto en LA BOMBA, y que quiere, aunque nadie más lo quiera, irse solo a Corea del Narte a desinflar A Kim Jong-Un , y a Siria a tumbar a Bashar Al-Assad , y a la China a concretar con Xi Jinping la paz o la guerra, porque según él, todo lo que toca se convierte en oro. Nada dice de su relación con Vladímir Vladímirovich Putin , el siniestro antiguo espía de la KGB convertido en el hombre más poderoso del mundo, que le puede costar el "impeachment" si se comprueba que le dañó  el caminado a la presidencia a Hillary. Vaya si no estamos gestando en Colombia nuestros propios Putins, ahora que el circo de la contratación política está repleto de toros como ellos.



No sin temor de que hoy sea el día del Holocausto Siglo XXI, algo haremos antes de que suceda; quizá vayamos al pueblo, al templo, a orar por los muertos y prenderle luces Al Cristo Negro de Buga antes de dar una vuelta de plaza y ver a los tenderos preparar en sus toldos sus "chicharronadas" y a otros, "guanabanazos" y a otro vendedor de peto costeño que no recuerdo haber bebido cuando fui barranquillero. Finalmente, será gallina criolla, o una "picada"en algún de los tantos comederos que se llenan los domingos de comensales citadinos. Quizá no hagamos nada de eso y permanezcamos en casa, y pidamos un pollo a la brasa, y una poker y una colombiana para un "refajo" o preparemos un asado para dos que reemplace el aroma de las carnes y la fritanga de Galápagos, el restaurante cercano que es para ricos, donde el Presidente de la República y sus ministros puede que estén regalándose un banquete. No este domingo. El  Presidente está en Mocoa, Putumayo, tratando de enterrar a los muertos que dejó la avalancha del siglo, y darles comida y vivienda a los vivos que dejó la avalancha del abandono.

Quizá nos acomodemos en el "estar de la TV " a ver una película en Beta o VHS, esos sistemas audiovisuales que ya no existen, que conservamos de la tecnología de los años 70 del siglo pasado, prehistóricos en comparación con los "plasmas" de hoy. Coleccionamos todos los films del siglo xx, no exageramos, hasta los mudos de Charlie Chaplin y los del Gordo Y El Flaco, pensando en un domingo como éste. Sonia los etiquetó y escribió el índice; en orden de abc, El Padrino, con Marlon Brando, Don Corleone, y Al Pasino., Michael Corleone, precursores de Pablo Escobar; Is A Beautiful Life , La Vida es Bella, con James Stewart,Gone With The Wind, Lo Que El Viento se Llevó, con Clark Gable, Rhett Butler y Vivian Leigh, Scarlett O'Hara "Tomorrow Will Be Another Day" "Mañana Será Otro Día"; Sound Of Music, La Novicia Rebelde, María Rabner, Julie Andrews , Capitán Von Trapp, Christopher Plummer. Y para volverser niños, Snow White and the Seven Dwarfs , Blanca Nieves y  los Siete Enanitos. Siempre encontramos el film  que queremos ver entre los mil o más que obtuvimos "  para que cuando volviéramos a hablar en cristiano, no se nos olvidara lo pagano" -Cosas de todos los días  que no volveré a contar porque son rutina, deliciosa rutina que solo cambia, aunque  no es frecuente, si no estoy en casa. Mis viajes de ahora sin cortos, solo unos pocos días, que hago a disgusto suyo.  tras la huella de mis sueños -sueños mutuos que queremos cultivar y convertir en Semillas de Juventud para que sean el fruto de nuestra gran batalla por alcanzar la paz para la juventud del mundo.  Viajes son esos de aprendizaje de lo pasajera que es la amistad que se cultiva desde lejos... siempre regreso de esos viajes cargado de memorias de seres maravillosos, que perdurarán  aunque nunca vuelva a verlos... ¡Ah! , y a colgar diplomas y medallas, en "la pared de la arrogancia" como la llama un amigo añoso y sarcástico cuando me visita. Yo la  llamo , la  pared de mi orgullo de escritor viajero que sabe que no es ningún  cóndor, solo una débil paloma mensajera. Feliz de serlo, me permito posar  en los anaqueles repletos de libros que me entregan mis hermanos de las letras esperanzados de que los lea y los comente. Entre sus páginas, guardo los recuerdos  de los abrazos y el latido emocionado de nuestros corazones de escritores parturientos.

 

07:00  p.m.

Todo está en silencio., A duras penas se escuchan los campanazos que llegan de la iglesia de la Valvanera, desdibujada entre la neblina que se cierne sobre el Majui, enmarcada por la ventana de nuestro "estar". Una nueva jornada deliciosa acaba así, en el encanto del sueño que lentamente se va apoderando de nuestra existencia. Sonia ya corrió la cortina de la ventana de nuestra alcoba, preparó el lecho con delicadeza de camarera de hotel de 5 estrellas, hasta con un caramelo puesto en mi almohada, rezó medio rosario, desgranó la camándula que heredó de la abuela Hermilda, le contó "los chismes del día" a Rosalba, y  por teléfono, con Gloria - yo las acompaño hasta despedirnos de nuestras madres y de todos los muertos. Envuelta en la cobija que cubrió a Rosalba en su lecho de muerte, hecha un "ovillo", dormita en la silla de cuero negro que fuera de Miguel, y yo en la mecedora de mi madre, ambos recordándolos. Nos preparamos a escuchar El Minuto de Dios, en la voz orante del doble del Padre Garcia Herreros:  "Gracias Dios mio por este día que ya pasó y la noche que llegaLa  vieja televisión de pantalla cuadrada, una JVG de 19", sin brillo ya, nos deja ver Los Informantes  y luego Séptimo Día,  seguido de alguna pelicula aburrida. Julio 24, espera en nuestra alcoba,ver el "buenas noches mi amor" que nos damos. ¡Él sabe y recuerda las mil y unas noches que nos ha visto amarnos...¡Si pudiera hablar! Vuelvo y digo.

Mañana será un dia diferente... regresaremos de la paz dominical   "a trabajar"  .., otra historia que habremos de contar con pelos y señales sobre cómo es que seguimos siendo empresarios, editores, Gestores de Semilleros de Juventud, Aves Viajeras como en otros tiempos.  

 
El  orgasmo de vivir
 

En la vida  solo somos
viajeros de mitos y espejismos-
el oásis, la palma, el azul distante,
todo tiene visos de locura
y un algo de posibles atalayas...
Solo  sentimos
el grito de la carne
que añora clavos de calvario
en un lecho de temblores
a las ¡3 en punto de la tarde!

Solo sentimos
el rio y la espuma
y la caída
y el espasmo
de la roca
y de la entraña...
... pudiendo ser no somos
solo  somos un mero acontecer...

TU Y YO

EL ORGASMO DE VIVIR
¡CREACION ETERNA!