Semillas de Juventud Siglo XXICristian Ceballos de la TorreCrista Maria Balderrama SánchhezGabriel Esteban Rodriguez Galindo*BrennaFrancisco ScaliseMariya MelnychukLaura Vanessa González SolerNicoll Valeria Piaratoba SolerMaría José CarreraFanny Margarita Andrade RiveraAntonia RubioGabriel Alejandro López PepaZulay GaiborCruz SánchezRosario Litardo CastroMartha JiménezMelina VeronGestores /Encuentro 2020 Ecuador AnfitriónBerenice AllendeAntonio Silva MojicaMilena Valentina MariñoRebeca Elizabeth Morales Vitas*Amadita CisnerosCristian Dario GrittiRuy FacoFranco Reinaldo PouRenata CapurroiCarolina Proetofunza 1FUNZA 2Michelle Carolina Gómez Coello & Cecilia Gómez CascoFranco Daniel ComerciFernandita López Gómez.Daniela Alejandra Morales GómezThiagoNadia de las Mercedes LunaLaura Ximena Antoniazzi AlbertYésica ZalazarLetras del Andén Ecuador 2020Trinidad Antoniazzi AlbertGersilmar Noelsi Araujo VizcayaJuan Esteban Chávez SerranoAlejo Iván DelbonAndrés Felipe Castellanos MontoyaJuan Daniel Peña García.Mariana López GutiérrezNatalia RecepckaIgnacio AlcarázMaría Gracia Reyes Trujillo -Johanna CastilloSemillero Ma. de los Angeles AbornozSemillas de Juventud Siglo XXI Sote Panelas ColombiaPretextos del SolsticioLos Niños del mundo dibujan la PazPoesía de la Paz Por los niños del mundoArlethJavierMensajes al editorOpinionesAfiliaciónALAS EN CONCIERTO DE ALBORADA 2021

Todo título subrayado es vínculo al tema indicado

UNILETRAS/animated-bell-image-0054.gif

UNILETRAS/2023.jpg

Concierto de la Alborada 2023



Gabriel Esteban Rodriguez Galindo


Gabriel Esteban Rodríguez - Semillero "Detrás de las letras" 

Una flor germinando,
en el cambio de invierno a primavera,
con el cálido color de una bandera,
revolucionaria vida comenzando.
 
Un ente nuevo y poco imaginario,
una evolución visible,
un cambio extraordinario,
logro increíble.

Como una habitación volteada,
como un viaje a lo más lejano,
como estar viendo hadas,
como los acordes de un piano.
 
Enero 1 2023

SEMILLA.jpg

 

 

Bienvenido a la Paz para nuestro tiempo y el tiempo de nuestros hijos y los hijos de sus hijos  a través del cultivo de las Bellas Artes en los jardines de su mente y sus corazones
 

UNILETRAS/Gabriel.jpg

Nací el 23 de noviembre de 2009 en Bogotá, Colombia.
Estudié pre-escolar en la misma ciudad. Una vez terminado este proceso, fui aceptado en un colegio bilingüe en el sur de Bogotá, situación que me ha permitido tener un buen nivel de inglés. En este colegio hice toda mi primaria, y ahora, con doce años, estoy en la mitad de mi bachillerato. Desde pequeño me sentí atraído por la música norteamericana de los ochentas. Actualmente esta música sigue siendo de mi preferencia, junto con otra que he podido conocer en los últimos dos años.

Mi padre desde pequeño me fomentó la lectura, naturalmente, esto hizo que yo tuviese cierto cariño por esta actividad. Cuando era más pequeño, me gustaba imaginarme cosas y redactarlas, pequeñas historias fantásticas que se me aparecían en la cabeza. A comienzo de este año, 2022, me interesé por seguir escribiendo, así que escribí algunos textos cortos, que posteriormente decidí, publicar en una cuenta de Instagram, que en ese momento llamé escritos._a._blanco._y._negro. Con el tiempo intenté usar la poesía para relatar y expresar algunas cosas, así que empecé a publicar relatos de esta manera, no sin antes cambiar el nombre de mi cuenta a poeta._maldito haciendo así, referencia a los poetas malditos en la época de la inquisición que escribían poesía usando como inpiración los temas tabú de ese momento, como la muerte y cosas supersticiosas. Actualmente sigo publicando poesía en esta cuenta y en ocasiones algunos relatos de terror.

Arde fuego, arde

Arde fuego, arde,
que ya no hay qué consumir,
las cenizas se las llevó la brisa de la tarde,
y no supieron a dónde ir.
Arde el fuego sin parar,
intentando acabar con algo más,
aunque no sabe que ya no hay qué quemar,
y el fuego pronto parará, quizás.
 
Arde fuego, arde,
ya todo ha sido consumido,
sigue ardiendo, cobarde,
que ya todo está perdido.

rodriguezdamian@hotmail.com

Olvido
 
Pero en ocasiones,
mi hermanito entra a mi habitación,
enciende la calefacción,
y se sienta sin expresiones.
 
Solo él lo hace, 
mi madre ya no entra,
mi padre ni lo intenta,
ni aunque alguien lo amenace.
 
Creo que conozco el por qué,
creo que todos me olvidaron,
desde que en el cementerio me enterraron,
creyeron que en la muerte me atasqué.

Ojalá

Ojalá se caiga una nube,
ojalá pueda tocar las estrellas,
para no decir que me contuve,
y luego poder mostrar mis huellas.
 
Ojalá conozca el cielo,
así no sea un paraíso,
prefiero no quedarme en el suelo,
eso no sería preciso.
 
Ojalá una mariposa
se pose allí en mi dedo,
y ver su ala hermosa,
y así decir, en lo alto me quedo

Rosas

A veces lo veo,
otras veces lo escucho,
pocas veces me lo creo,
pero igual no duermo mucho.
 
Vivo en un círculo, 
siempre es lo mismo,
y cuando revivo ese capítulo,
mi miedo se convierte en un sismo.
 
Aún recuerdo,
solo algunas cosas,
de antes de que dejara de ser cuerdo,
Ese día tuve miedo de olvidarme de las rosas.

Aquello

Ya no sé si está amaneciendo,
o si se trata del anochecer,
ya no sé lo que estoy diciendo,
es posible que mi miedo vuelva a crecer.
 
Digo todo esto,
antes de que aquello vuelva,
ya no sé a qué estoy expuesto,
yo creo que aquello aún me observa.
 
Digo todo este antes de que aquello vuelva a acercarse,
ya no sé si estoy cuerdo,
y sé que aquello de mi vida no lo logra arrancarse,
aunque aquello no lo sepa, aún lo recuerdo...Ha vuelto.

Lágrima inaudible
 
A veces mi voz se torna casi inaudible,
como un tenue murmullo que en el aire se pierde,
como el resonar de una hermosa planta verde,
a veces mi voz es incomprensible.
 
Olvido cómo el tiempo se lleva la vida,
como un anciano los detalles olvida,
a veces entiendo el dolor de lo ya vivido.
A veces mis ojos arden tanto,
como si pudiesen sentir el mar.
Jamás me verán una lágrima derramar,
pero si escribir mi llanto.

Tenue sollozo
 
Suelo escuchar un débil y tenue sollozo que disipa el tiempo,
Como una hoja de otoño que se lleva el viento,
Como la brisa se lleva el río lentamente.
Estoy seguro que ese sollozó no viene de mi mente.
 
Suelo escuchar un débil y tenue sollozo en mi nocturna y amarga soledad,
como el lejano susurrar de la lluvia, cómo de otra realidad,
triste, como la noche oscura,
un tenue sollozo que no tiene cura.
 
Suelo escuchar un sollozo oscuro y triste,
como la lágrima que no vertiste,
fría, como el hielo,
un tenue sollozo que parece venir del cielo.