VERDAD AMARGA

 


 

 

 

Vengo del laberinto de la fiera humana
donde se cuecen necedades turbias,
se tuercen alimañas despiadadas
y se tejen redes de mentida infamia.

 

 

Libre de culpa no me siento nunca
que sin querer alimento injurias
y en ingenuo andar por esas rutas
no vislumbro escollos ni penurias.

 

 

"Modernos nos creemos, soberbios"
en tronos invisibles, pozos sin fondo,
reyes sin rostro, virtuales adefesios,

 

 

buscando amigos, formas de vida,
inventando historias, pisando hondo,
siseando cuitas ¡Vaya! ¡Que lidia!

 

 

Joseph Berolo,. Copyright 2000

TUS AMANECERES

 

Son de bien amar la luz de la existencia
en la luz de tus poemas esparcida,
cariñoso afán de persistencia
en la lucha de armonizar la Vida.

Poeta de la aurora en vendimia
de sentires puros, el lento gotear
de la miseria humana, alquimia
pura, das al mundo sin fallar.
Vienes, Poeta, en cada aurora,
a recrear la llama del saber
con tus notas de piedad sonora...

y en el lamento de tu Ser,
a describir la soledad del alma
con tu llamado de infinita calma.

 

Joseph Berolo,. Copyright 2000

YO... TÚ POETA, EL AZUL DE TUS AZULES

Ave Viajera soy...

 


En estos trazos,
en azul celeste,
en el marco de la aurora,
en el seno de la tarde,
en el velo de la noche...

 

 

Ave soy en el temblor de un beso-
suspendido voy en trance de regreso
para alcanzar tu vuelo de paloma.

 

 

Azul-- Todo lo leve,
lo que tocas,
lo que amas,
lo que llevas puesto...

 

 

Azul el traje de tus sueños,
Azul la huella de tu cuerpo,
Azul el panorama de tu espuma...
Azul de azules lejanías
en el azul de tus desvelos

 

 

Yo... Tú poeta,
El azul de tus azules...

 

 

Alcanzarás la cima donde habito yo...
serranía es entre las altas nubes-
por ella viajan mis querellas,
mis tormentas,
mis aludes...
Más tú lo calmas todo...
con tu ardor de Musa
con ese amor de altura,
tan tuyo,
tan piadoso,
tan callado,

 

 

--ante tu altar me rindo, dulce embrujo,
brisa que mis sienes toca,
embeleso de mis horas todas...

 

 

Tú, a mi cumbre llegarás
para los dos llegar al cielo...
que sin ti-- a mí...

 

¡Dios jamás me escuchará!

 

Llenarás de encuentros el camino,
de tu risa cargada de alegría,
de tu azul caricia
de tu noble entrega a tu infinito sueño:

 

¡Amar y ser Amada!

 

Aprende Amor a conocer mi cauce-
Atrapado en rocas, atropello el Río-
soy la espuma
de tu azul espuma,
soy el mar,
soy el fondo mismo del misterio...

 

 

Soy Ave Viajera
Soy Yo, que busca en Ti...

 

¡Llegar a su destino!

 


MUJER... ¡TU ERES MI POESÍA!

 

 

Joseph Berolo
www.aveviajera.org
derechos registrados

 

 

Joseph Berolo,. Copyright 2000


Los Derechos de Autor de todos y cada uno de los autores publicados en este portal están protegidos por estatutos y registros editoriales internacionales. ©®

Joseph Berolo,. Copyright 2000

¡NO TE CANSES PATRIA AMADA!

 

 

No quiero verte así. A veces vas triste, callada,
cual si no cantara alegre la mañana de tu alma,
ni al despertar oyeras un canto de arboleda clara
ni en la brisa un beso a tu boca rosa no llegara.

Tu risa, tu vigor de tronco nuevo, tu raza altiva,
todo brota aún en ti, que de los años que agotaran
la fuente de mi vida, aunque fiero en desmedida
el calendario avanza---lo que yo un día prodigara
de mi propia fuerza y suerte, en ti sobra y alcanza.
Quiero verte altiva y plena, tu llama que mi soplo
inflama, nueva en ti , por la senda de la vida avanza;

mi propia hora débil, algo fría, tu calor reclama,
necesito verte, cabeza de mi causa, tú, al frente
de todas las batallas. ¡No te canses Patria Amada!


mayo 1, 2011
Chía, Rio Frio... A Orillas del Rio Bogotá... Desbordado...

 

Joseph Berolo,. Copyright 2000

UN POEMA CON RAZÓN DE SER

Dedicado al Olvido

 

Dejad que sufra en la colina del miedo
donde habita trastornada mi confianza.
Allí se encuentra detenida mi esperanza
en la estación del funeral de mis anhelos.

 

 

A paso lento porque tengo mucha prisa
vengo recorriendo ha tiempo rumbos
muchos agitados por brisas y ventiscas
tras el sueño de conquistar el mundo.

 

 

No el que imaginas de viajes siderales
ni el estelar para dejar allí mis pasos
ni habitar parajes de glorias fantasmales.

 

 

!No!...El inconcluso viaje de mi vieja nave
como destino tiene el Recuerdo del pasado...
!Este que presiento de jamás haber llegado!

 

 


9.31.2010

 

 

Joseph Berolo,. Copyright 2000

Y CAYERON LAS CADENAS---

Florencia , Caquetá, Colombia. 7 13.45 minutos 3.30.10 Hora de Colombia

No han transcurrido aún minutos
de haber sentido el mundo colombiano
caer sobre el suelo de Florencia en Caquetá--
allá al borde mismo de la selva,

las cadenas que ataron a la Vida
la vida de un anciano caminante
de la tierra tras la huella de su hijo
atado a las suyas en el infierno
de su horrendo cautiverio...
Detenido estaba el tiempo ya
del calendario de su alma.
Ya no contaba años...
solo lágrimas encadenadas
a su paso de porfiado peregrino
de su sangre y de su historia.

¡Morir con ellas puestas!
o librarse de sus negras ataduras
cuando viera regresar al hijo.

Ese fue su juramento.

¡Oh! el instante del abrazo
que rompió su mutua esclavitud!

Huella eterna para poder seguir-
Un hombre liberado por la Fiera,
y otro, liberado por la Oveja
que jamás creyó volver a ver.

¡Oh! Colombia encadenada
a otras penas y otras sombras.

Libres está Moncayo, el hijo,
libre su bendito padre,
libre la madre, los hermanos,
todos vuelan el cielo de la patria,
hacia su hogar navegan...
¡Libres!

En sus labios,
Pablo Emilio trajo
el llamado de los aún atados,
su reclamo eterno:
¡No olvidéis a estos condenados!

¡Oh Colombia
que entre cadenas gime!*

Que vengan de las selvas
tus hijos todos sin que falte uno,
que solo ellos podrán librarte
de la brutal cadena que te puso al cuello
la desventura de la guerra...

¡Oh Moncayos todos...!

Como bien cayeron las cadenas
de vuestra larga pena
cuando de la altura bajaron
las palomas a poblar de nuevo el nido,
Orad con el resto de nosotros
que en el Calvario estamos
en espera del milagro
de ver caer las nuestras...

Esa risa enorme
del padre liberado
de su condena propia,
¡ya está tallada
en el alma de Colombia!

Un día.....muy pronto
¡Dios lo quiera!
Será igual la sonrisa de mi patria!
*de nuestro himno Nacional.

Joseph Berolo,. Copyright 2000