Naciones Unidas de las Letras UniletrasPrograma oficial Encuentro Octubre 16/30 2021Indice IlustradoTertulia Literaria Otra DimensiónPrincipios FundamentalesEstatutos*EMBAJADORES DE BUENA VOLUNTAD-ACADEMIA BOYACENSE DE HISTORIAMinuto de PoesíaActo de Fe Teatro webMensajes de opiniónAfiliación

AlLICIA.JPG

PRESENTE Y FUTURO DE LA POESÍA:

Del homo sapiens al homo digitalis

ALICIA  CABRERA 

 

Si bien es cierto que cada época tiene su contemporaneidad, se puede considerar que en Colombia la poesía contemporánea surge alrededor de 1960, cuando sale a la luz un grupo de poetas, cuyos cánones estilísticos se diferencian de sus más inmediatos antecesores.

Es así como nace la Generación del boom con García Márquez. Simultáneamente aparece en Cali, Andrés Caicedo. Luego a finales del 1966, emerge la Generación sin nombre, opacada por la fama de nuestro nobel y en la que se destacan los nombres de Giovanni Quessep, Elkin Restrepo, José Manuel Arango y Jaime García Maffla, Hernando Socarrás y Álvaro Miranda. Posteriormente aparecen en el panorama nacional los Nadaistas, grupo conformado por Gonzalo Arango, Eduardo Escobar, Pablus Gallinazus, Jota Mario Arbeláez, entre otros. Post vanguardistas e iconoclastas estos poetas rompen con los movimientos anteriores. Casi al mismo tiempo surge la Generación desencantada: Entre ellos: José Manuel Arango, Giovanni Quessep, Elkin Restrepo, José Manuel Crespo, Harold Alvarado Tenorio, Luis Aguilera, Darío Ruiz Gómez, José Pubén, Nicolás Suescún, Alberto Rodríguez Cifuentes, Cecilia Balcázar de Bucher, Nelson Osorio Marín, José Ramón Mercado, Armando Orozco Tovar, Ignacio Escobar Urdaneta de Brigard, Raúl Gómez Jatin, Jaime Manrique Ardila, Juan Gustavo Cobo y María Mercedes Carranza.

En las últimas décadas, Colombia ha producido un significativo número de poetas, entre los que se destacan: Juan Felipe Robledo, Rafael Del Castillo, Federico Meléndez, Andrea Cote, William Ospina, Federico Díaz Granados, Piedad Bonnett y Sergio Esteban Vélez.

Es importante tratar de precisar, las peculiaridades de la poesía actual. Hoy se mesura el sentimiento y se explora el lenguaje. Se  dicen las cosas de forma novedosa. Se dice y no se dice. Se intuye. Se contiene el exceso de palabras. Además se han incorporado espacios nuevos, como el aeropuerto, la terminal, el gimnasio, los centros comerciales. El poeta de hoy da testimonio de cómo se ve y se viven nuestras urbes. Así mismo, aúna el silencio, el instante y se distancia de lo vivido, para que lo expresado sea menos evidente, más sugestivo.

Los poetas muestran lo feo, lo que aterra, lo que angustia, los grandes temas. Emociones que conmocionan, imperfectas, reales, cotidianas, pero con imágenes distintas al lugar común. No se alcanza a decir, lo que se quiere decir. El poeta tantea, balbucea, sugiere, invoca, formula preguntas sin respuesta, dirigidas a un interlocutor que es el lector. Uno es, según las circunstancias, según los diferentes estados emocionales.

La poesía en el presente, se mueve en diversos frentes, sin que se pueda hablar en ningún caso de una escuela predominante. Incluso dentro de cada grupo las diferencias son enormes y en muchos casos un poeta se puede adscribir a varios de ellos.

Algo muy contemporáneo es la ruptura de los géneros. Posmodernidad y eclecticismo, en grupos de bardos extraordinariamente heterogéneos. Confrontación con el poder desde el lenguaje mismo, cuestionamiento de la autoría o la expresión de una realidad múltiple y multicultural que se asume. Está latente la preocupación por el lugar del poeta en la cultura contemporánea, los efectos de las políticas neoliberales en los países en vías de desarrollo. Todo tiene cabida y se yuxtapone, se recrea una visión propia del mundo.

Se incluyen las comunidades que históricamente se habían excluido a través de espacios sociales y culturales (indígenas, negritudes, etc.). El poeta  escribe su propia reflexión poética. Es su dolor propio, íntimo, entrañable, pero es también el yo de un país.  Incorpora lectura, improvisación, audiovisuales, performances y música. De clubes y espacios cerrados, la poesía abrió las puertas y salió a la calle, certámenes de 85.000 espectadores en el Estadio Olímpico de Roma o los cientos de miles de participantes en el Festival de Poesía de Medellín, lo comprueban.

En el libro AQUÍ Y AHORA – CARTAS, en el que se recopila la correspondencia entre el Nobel de literatura sudafricano J.M. Coetzee y el escritor estadunidense Paul Auster (cuyo título es muy apropiado para esta disertación) este último manifiesta con acierto: “Vivimos en una época de interminables seminarios de creación literaria, cursos universitarios de escritura (imagínate, licenciarse en escritura), hay más poetas por centímetro cuadrado que nunca, más revistas de poesía, más libros de poemas (el noventa y nueve por ciento de ellos publicados por editoriales pequeñas, microscópicas), competiciones poéticas, poetas de performance, poesía vaquera; y sin embargo pese a toda esa actividad, poco se ha escrito de importancia”. Las apasionadas ideas que alimentaron las innovaciones de los primeros modernistas parecen haberse extinguido. Ya nadie cree que la poesía (o el arte) sea capaz de cambiar el mundo. Nadie tiene que cumplir una misión sagrada. Ahora hay poetas por todas partes, pero solo hablan entre ellos.”…

Coetzee le responde: “Me da la impresión de que a finales de los setenta o principio de los ochenta pasó algo que provocó que las artes perdieran su papel protagonista de nuestra vida interior…me da la sensación de que ni escritores ni artistas consiguieron en general salir airosos del desafío que sufrió su rol protagonista, y que ese fracaso nos ha hecho a todos más pobres”.   

Sin embargo, ante este panorama sombrío de muchos autores de culto, soy optimista. Así como la primavera árabe arrasó con las estructuras caducas de varios estados, así las nuevas tecnologías y las nuevas generaciones táctiles y cibernéticas, vivificarán, democratizarán y esparcirán la poesía, como nunca antes se ha visto en la historia de la humanidad.

II

POESÍA EMERGENTE

Un espacio alternativo

 

Conocedora de las actividades que desarrolla la Universidad Nacional de Colombia relacionadas con el  bienestar universitario para hacer visibles los talentos de los miembros de su comunidad, presenté el proyecto POESÍA EMERGENTE, buscando promover la construcción y consolidación de un espacio dedicado a la poesía, como expresión del arte en el que los poetas jóvenes  puedan mostrar su trabajo al público.

 Dicho espacio convoca a la escritura y a la reflexión sobre el estado actual de la poesía colombiana buscando articular el campo universitario con otros de índole similar para dar a conocer  la poesía  contemporánea, emergente, no necesariamente joven,  lo cual tiene muchas connotaciones.

 Igualmente es obligante lograr que la poesía actual  tenga su propia audiencia general y que se conozca entre el estudiantado de todas  las instituciones educativas. Hacerlo es abrir interrogantes creativos que  pueden cambiar la vida no solo del individuo en si sino la  de la sociedad en general  cuando empieza a preguntarse cosas, a inquietarse, a ver lo que ocurre a su alrededor.

 Para terminar quiero citar una frase que leí recientemente en un blog: 'El futuro de la poesía no lo deciden ni los premiados ni los académicos, sino los jóvenes'.