Naciones Unidas de las Letras UniletrasPrograma oficial Encuentro Octubre 16/30 2021Indice IlustradoTertulia Literaria Otra DimensiónPrincipios FundamentalesEstatutos*EMBAJADORES DE BUENA VOLUNTAD-ACADEMIA BOYACENSE DE HISTORIAMinuto de PoesíaActo de Fe Teatro webMensajes de opiniónAfiliación
Uniletras es el camino, Cantautora Norma Argentina Giralt, Uniletras,Argentina

Delegada Internacional

 SEMILLAS DE  JUVENTUD. Cota. Cund. Colombia

Ciudad cultural hermana de Carlos Paz y Hernando, Argentina, sedes del Precongreso  Semillas deJuventud 2013

diana.jpg

Sabana Cotense
Esta rica y hermosa tierra
Con aroma de acelga y espinaca
Con el Majuy de Montaña
Llena de historia
En el ayer y el mañana.

Es nuestro pedazo de sabana
Honorable herencia Muisca
Resuena en el corazón como campana
Cuando su historia se busca.

Ganado, leche y hortaliza
De Cota para nuestra patria
Labranza para Colombia y su mesa,
Con trabajo, amor y magia.

Vivir en tu suelo es un honor
Que se debe valorar,
Es cuestión de amor,
Es saberlo cuidar.

ojitos.jpg

GUERRA DE DOS MUNDOS
El lindo osito de anteojos "Ojitos", así llamado cariñosamente por su madre, se encuentra tranquilo una tarde cualquiera, en su divino Bosque de Galería, cuando de un momento a otro siente un intenso picotazo en su peluda espalda y a pesar de su dura y gruesa piel y de su desespero por quitarse aquello que le causa el dolor, empieza a sentir un aturdimiento que no le permite moverse con la velocidad y la facilidad que él quisiera, y poco a poco va a perdiendo toda su fuerza física su voluntad empieza a fallarle. Pronto cayó en un profundo y pesado sueño.----Después de quién sabe cuánto tiempo empieza a despertar lentamente y observa que está metido entre una pequeña jaula y que va entre un camión que poco a poco lo aleja de su hogar y de su familia. Ve entonces que va rodeado por hermosas aves, pequeños caimanes, conejitos, ardillas y otros animales amarrados o enjaulados, que eran libres y hermosos como él y con quienes convivía en el bosque respetándose mutuamente y sin hacerse daño. Al verlos atrapados, siente una gran ira y mucho... mucho miedo.
A medida que va aclarando sus ideas nuestro bellísimo oso de anteojos va entendiendo que lo que le sucede es que ha caído en manos de pérfidos cazadores, nada humanos, seres despreciables que no tienen corazón y a quienes solo les interesa ganar dinero, sin importar que para ello tengan que matar, destruir o hacer lo que sea enriquecerse. Nuestro osito no puede entenderlo, un oso jamás haría algo así, él no puede imaginarse un oso cazando a un hombre para vender su piel o dejarlo vivo pero en manos de cirqueros despiadados que lo usarían como espectáculo o lo venderían a un zoológico de hábitat limitado y absolutamente distinto al suyo natural... pero eso si--¡estaba dispuesto a defenderse!".
¡Escapar! Le decía su mente--- ¡Escapar! ... como sea, de cualquier manera hay que escapar y tratar de volver a su hogar con su familia en el bosque donde abunda su comida favorita y a donde antes no llegaban hombres malos; solo se veían solo de vez en cuando algunos que parecían saber porque no causaban daño alguno que ni el bosque, ni los ríos, ni los árboles, ni los animales les pertenecían y que ellos eran solamente parte de este mundo como todo y todos los que aquí se encuentran.
Al llegar a un sitio donde ya empezaban a escasear los árboles, el camión se detiene y otros hombres que esperan parecen llegar a un acuerdo de bajar las jaulas para conducirlas a otros vehículos; justo en este momento, Ojitos observa que la puerta de su jaula se puede abrir de un empujón, por lo que espera el momento oportuno y es entonces cuando sin que los malvados puedan detenerlo, sale corriendo con todas las fuerzas de su ser, y sin mirar atrás y respirando con dificultad regresa a la espesura del bosque amparándose entre los árboles desde donde escucha cómo sus perseguidores gritan desesperados y disparan sus armas lo que hace que multiplique sus fuerzas para correr, correr y correr.

Exhausto y muy nervioso, escondiéndose entre la espesura del bosque, Ojitos, para y descansa, observa el lugar donde se encuentra y no lo reconoce pero se siente seguro; parece que los hombres ya no lo persiguen aunque en realidad no sabe dónde está. De un momento a otro, Ojitos recuerda que hace un tiempo habían llegado a su bosque inquietantes rumores traídos por grandes aves que se atrevían a acercarse a ese extraño mundo de los humanos, rumores que hablaban de peleas y confrontaciones sangrientas; entonces piensa que por eso lo querían, tal vez si se hubiera quedado más tiempo en ese horrible lugar lo hubieran involucrado en esas terribles peleas.
Ojitos no ve otro lugar para escapar y decide quedarse esa noche en el lugar al que había llegado. A la mañana siguiente haciendo uso de su poderoso olfato reemprende su viaje y después de muchas noches y días de marchas muy duras, alimentado solamente por las hojas frescas de los árboles que bien conoce y los frutos que abundaban para sostener la vida de muchos otros seres, logra llegar a su hogar pero lo ve muy diferente; los árboles han sido talados, sus amigos osos ya no viven en el lugar, donde estaba el rio ahora solo quedaba un camino polvoriento, y había muchas personas extrañas en el bosque que ya no era lindo como antes; era un desierto
. De pronto vio a su madre preocupada y escondida detrás del último árbol que quedaba por esos lados; fue corriendo hacia ella que alegró mucho al verlo. Ojitos le pregunta aterrado qué fue lo que paso con su hogar; su madre le respondió que unos crueles hombres se habían adueñado del lugar para acabarlo y construir cosas extrañas. Ojitos ve un cartel puesto entre los árboles caídos y se dio cuenta de que el sabio Búho de su bosque también estaba mirándolo; le pide que por favor le explique lo que dice el aviso y el sabio Búho, con lágrimas en sus grandes ojos, le lee lentamente lo que dice: "Aquí se construirá un hotel para el progreso de nuestro lindo país, si no está autorizado por favor ¡NO PASE!".
Ojitos le da las gracias al Sabio Búho, y como no tuvieron más opción, Ojitos y su madre pensando en su futuro caminaron, caminaron y caminaron con la preocupación de algún día encontrar un lugar mejor, adonde ojalá no puedan llegar los "inteligentes".
26 /06/2012


Orphans por Thomas Kennington
orphans.jpg

UN NUEVO HOGAR

En mi pueblo existía una niña llamada Lorena, ella vivía en un orfanatorio porque sus padres habían perdido la vida cuando era muy niña.---Las monjitas que cuidaban de Lorena no entendían porqué no la habían adoptado pues ella era una niña muy amistosa y tierna. --Lorena tenía muchos amigos en el orfanato, entre ellos Carolina quien era muy amable y Gabriel muy colaborador y especialmente la hermana Merey que la adoraba y era su mayor apoyo puesto que le enseñaba la importancia de ser una buena persona y saber amar a todos por igual siendo siempre tolerante y comprensiva. -----Pasaron días y días y Lorena al igual que sus compañeritos esperaba a una buena y cariñosa familia que la adoptara. Lorena siempre había tenido un gran sueño: era el de tener padres amorosos, un hermanito menor para así también cuidarlo, y un lindo perrito. -----Un día llegó al orfanato una pareja que quería adoptar a Lorena. Entusiasmada, aceptó la situación y se dispuso a aceptar a su nueva familia. Luego de despedirse con mucho cariño de todos sus amiguitos, partió con sus padres adoptivos hacia a su nueva casa.---Al llegar a esta, Lorena notó que era una casa descuidada. Sin embargo, la felicidad de tener una nueva familia la hizo prestar poca atención al asunto. ---Al rato de haberse instalado, empezó a oír unos gritos que la hicieron acudir al lugar de donde provenían. Allí encontró a sus nuevos padres peleando y por lo que alcanzó a entender, el problema se originaba porque al padre le molestaba el desorden y el desaseo que se notaba en toda la casa.---Lorena empezó a notar que sus padres peleaban todo el tiempo, viendo esto ella decidió hacer algo, debería hablar prudentemente con ellos cuando se presentara la ocasión, pero estaba consciente de que esto no sería nada fácil. Con el transcurso de los días Lorena decidió ayudar con gran voluntad a su nueva madre aunque ella nunca se lo exigió; se encargó personalmente de manejar escoba, trapero, jabón y hacer lo que fuera necesario para ayudar a mantener el aseo y el orden en toda la casa. Colocando cada cosa en su lugar y dando un lugar a cada cosa tal y como la habían enseñado la hermana Merey y las otra monjitas en el orfanato, el cambio se fue haciendo, poco a poco y muy evidente en lo agradable que era para todos su nuevo hogar.

Su madre adoptiva ,quien además era una buena costurera, el nuevo orden impuesto sutil y amorosamente por Lorena permitió que el volumen de su trabajo aumentara, cayó en cuenta de que sus dificultades y demoras para cumplir con su oficio, eran consecuencia la desorganización causada por el desorden, que ahora se había acabado gracias a Lorena.---Por su parte, el padre, al llegar muy cansado de su duro trabajo en una mina de carbón, empezó a notar que la actitud de Lorena lo había hecho cambiar para bien y que no tenia sin necesidad de gritar ni de actuar con agresividad. Su entusiasmo por estos cambios lo llevó a actuar con alegría y amabilidad con su esposa y a darle gracias a Dios por la llegada al hogar de su nueva hija Lorena.---Lorena inició sus estudios con muy buenos resultados para alegría de sus padres adoptivos y fue poco a poco logrando que en su nuevo hogar las cosas fueran cada día mejorando de tal manera que ella aprendió de las buenas cualidades de sus padres y sus padres fueron asimilando las cosas lindas que la niña fue aportando a su nuevo hogar con mucho amor y cariño; aceptándolos tal como ellos eran, aprendió a tolerar con amor, paciencia y comprensión y de la mejor manera las cosas que no le eran agradables. ---Como un premio inesperado un día, recibió la lindísima notica de que su madre estaba embarazada y que le llegaría un hermanito, lo cual fue un gran motivo de felicidad para todos; su padre, dichoso por tantos cambios se volvió el más cariñoso y comprensivo esposo; en navidad cuando, ya el bebé había nacido, su padre le regaló un bellísimo cachorrito de pastor alemán que para Lorena fue la felicidad total.---Sin duda el amoroso trabajo de las monjitas no había sido en vano; Gracias a Dios la vida cambió para Lorena al igual que para toda la familia y todos fueron muy felices. FIN

08/11/2012

AUTOBIOGRAFÍA
Nací en la ciudad de Maracaibo - Venezuela el 10 de enero de 2001, mis padres que son colombianos me presentaron en el consulado colombiano y me siento muy orgullosa de ser colombiana. Este año 2013 voy a cursar 6to Grado en el Colegio Santo Tomás Chía. Actualmente vivo en Cota -Cundinamarca muy cerca de Bogotá, en donde he tenido la oportunidad de asistir a la Casa de la Cultura Y soy miembro de SEMILLAS DE JUVENTUD de Naciones Unidas de las Letras y delegada internacional de la misma entidad los semilleros de otros países- Uno de mis poemas aparece en la Antología Semillas de Juventud Cotenses 2012, leído durante el Festival Musical Poético de fin de año. Igualmente actué en dicha ocasión en COLOMBEIA, el musical basado en la obra del mismo nombre de la Maestra Dora Castellanos. He aprendido a tocar tiple, y en la actualidad, por mi cuenta, estoy aprendiendo a tocar órgano con un profesor que va a mi casa y aprendiendo con él a cantar. Me gusta escribir, me llama mucho la atención la poesía, he escrito varios cuentos y he participado en el concurso nacional de cuento RCN-MINISTERIO DE EDUCACIÓN NACIONAL desde el año 2008.Entre mis obras se destacan las siguientes:


• Pepe y el conejo mágico
• El Zapatico hablador
• Un Mundo al revés (Poesía)
• Guerra de dos mundos
• Sabana Cotense (Poesía)
• Un Nuevo Hogar
• Un Gran Alcalde de la selva

Diana Sofía García García

 

LEON.jpg

EL  GRAN ALCALDE DE LA SELVA

Había una vez un alcalde recién elegido que era el Señor León, Al parecer era buena onda, pero eso no duró mucho; prohibió las patinetas y otras cosas más. Cuando León escuchó la protesta de muchos de sus conciudadanos, salió a la ventana de la Alcaldía y les gritó: ¡Silencio que quiero dormir!--Tres de los que protestaban y que más se notaban, eran Fernanda, un colibrí, Alberto, un lagarto, y Dana, una a cebra. "Nosotros", les dijo Fernanda: "Es hora de irnos. Luego hablaremos con el alcalde".---Así lo hicieron. Se hicieron ver y escuchar del Señor León, quien insistía que no iba a permitir que se hiciera lo que había prohibido. Ellos se prometieron insistir, insistir e insistir todos los días, pero no funcionaba hasta que uno de esos días, se cansó y cambió de parecer y se convirtió en mejor persona y nunca volvió a molestar. HAY QUE INSISTIR CUANDO SE TIENE LA RAZON.