Naciones Unidas de las Letras UniletrasPrograma oficial Encuentro Octubre 16/30 2021Indice IlustradoTertulia Literaria Otra DimensiónPrincipios FundamentalesEstatutos*EMBAJADORES DE BUENA VOLUNTAD-ACADEMIA BOYACENSE DE HISTORIAMinuto de PoesíaActo de Fe Teatro webMensajes de opiniónAfiliación

"Ma. Eugenia Soberanis Nogueda" <eugenia_sn@hotmail.com>

REFLEXION

DRA. MARIA EUGENIA SOBERANIS NOGUEDA

ES una gran verdad que lo que estamos viendo no había sucedido de manera tan generalizada en el mundo. Hemos visto persecuciones de todo tipo, desde los inicios del cristianismo, a los judíos, etc. La lista es grande. La diferencia es que ahora están sucediendo de manera simultánea barbaridades de todo tipo, el tráfico de personas, el narcotráfico, con toda la cadena de males que arrastra, la pérdida de valores, el amor a la comodidad y al consumismo, la radicalización.
Estamos viviendo un tiempo de cambio en nuestro planeta, las cosas se están polarizando, por eso vemos cosas inverosímiles del mal pero también existe más conciencia y el bien existe, aunque no es escandaloso.
Sin darnos cuenta nuestras vibraciones están elevando a los que mantenemos la fe en el bien y por el momento y hoy más que nunca eso no lo debemos perder. Así como el aleteo de una mariposa puede causar un huracán a la distancia y un movimiento de mas una marejada, nuestra energía en conciencia podrá mover el péndulo hacia el despertar.
El camino no es fácil y podemos caer en el desánimo, eso está prohibido para nosotros, tenemos que ser faro de luz, aunque tengamos que encendernos a nosotros mismos tantas veces como sea necesario, pero no darnos por vencidos. En mi familia y en mi persona hemos sentido la fuerza del mal en varias ocasiones, le conozco la cara a la impotencia, la frustración y al miedo, pero gracias a la fe hemos podido ir superando esos sentimientos que al mismo tiempo nos ha permitido conocer el amor de las personas que nos rodean y esa debe ser nuestra fuerza.
¿Culpables? son muchos, pero conocerlos quizá solo nos mueva a la venganza, prefiero aferrarme al bien y al amor y no moverme de ahí, son armas fuertes y poderosas y sin duda darán sus frutos. Con todo mi cariño,