José Alejo Urdaneta Fuenmayor -- Venezuela. Portal

URDANETAA.JPG



 
NUESTRA  AMERICA  DE HOY
 
 
Arturo Uslar Pietri dijo estas palabras en 1967, con motivo de la celebración del cuatricentenario de Caracas:
"En el yunque que figura Venezuela, a la cabeza de la América del Sur, la aldea del valle fresco tenía que ser puesta, en exacto juego de constelaciones y coordenadas, para que pudiera empezar el poderoso destino". Son oportunas en esta asamblea para recordar que la Independencia americana como acción colectiva fue una empresa caraqueña que no se quedó allí. Los venezolanos de la época nunca pensaron en la independencia como una empresa nacional, como algo separado o exclusivo. Miranda, por ejemplo, tuvo en mente la independencia de la América Latina y en la creación de una gran unidad política en este vasto territorio que nos alberga. Bolívar continuó el propósito de Miranda y fundó la Gran Colombia. con la idea de integrar en uno a todos los países sometidos....

Nuestra América, la auténtica, esta que exige nuestro amor y toda la atención que requiere para sobresalir del hondón de la dependencia y la pobreza.Es tarea de todos. Reciban un afectuoso abrazo.ALEJO URDANETA.  ..."

PDF DISPONIBLE.OPRIMA ESTE TITULO,Gracias, NUESTRA AMERICA HOY. ALEJO URDANETA.

Infinitas gracias, querido hermano en las letras y la paz, por esta honrosa designación y por darme un portal para expresar mis opiniones y decir en poesía del dolor humano y la posible felicidad. Ten la seguridad de contar con mi solidaridad y colaboración  a la causa de Naciones Unidas de las Letras. Cuenta con mi participación en la elaboración de la Carta Fundacional, de acuerdo con las pautas que tú harás y que serán de altura y claridad en el logro de sus nobles objetivos. Con alegría y orgullo recibo este honor que me defiere la Institución nacida de tu amor por  nuestros pueblos hermanos de América y del mundo.Caracas, Venezuela Junio 23 2011 

UNILETRAS/realidadmagica.jpg


UNA SEMBLANZA DE VICENTE GERBASI
(1913-1992)
(La poesía de la memoria y la realidad maravillosa)

A la par que lo tradicional, las corrientes de vanguardia, sobre todo el surrealismo, ejercieron gran influencia en la creación del poeta venezolano Vicente Gerbasi,también la llamada Generación del 27 española dejó en él inclinación muy significativa: la tendencia al equilibrio, a la síntesis entre polos opuestos, entre lo intelectual y lo sentimental, la emoción refrenada por el intelecto. Prefieren inteligencia, sentimiento y sensibilidad antes que intelectualismo, sentimentalismo y sensiblería. Dicha generación de poetas españoles estuvo representada en un pequeño grupo: Jorge Guillén, Pedro Salinas, Rafael Alberti, Federico García Lorca, Dámaso Alonso, Gerardo Diego, Luis Cernuda y Vicente Aleixandre. A tal influencia se juntó la de otros poetas, como los chilenos Vicente Huidobro y Pablo Neruda. Intentan encontrar la belleza a través de la imagen, eliminar del poema lo que no es belleza y, así, alcanzar la poesía pura. Quieren representar la realidad sin describirla, eliminando todo aquello que no es poesía.

AUDIO VIDEO, EL ROSTRO,

UNILETRAS/GERBASIGABO.jpg



Eduardo Casanova, su amigo y compañero de lides, nos ha presentado al poeta:
"Vicente Gerbasi,
el poeta mayor de Venezuela, nació en 1913 en territorio de nubes, en la bucólica
aldea de Canoabo
en las montañas de Carabobo.
Su padre (el inmigrante) cruzó tres veces el Atlántico, una para dejar su nativo Vibonati, 
en el sur de Italia,
y dos (ida y vuelta)para casarse y traer a su joven esposa a Canoabo."
Un lugar montañoso de la provincia venezolana, "ése pueblo rodeado de montañas, de cacaotales
, de cafetales, de camburales, donde viven las serpientes, donde viven leones y dantas,
animales maravillosos".
Se fija el paisaje que será un destino para la poesía de Gerbasi.
Sus padres fueron Juan Bautista Gerbasi Vita y Ana María Federico Pifano,
oriundos de Vibonati, aldea de viñas, al piedemonte del Apenino Italiano, frente
al Golfo de Policastro que dibuja el Mar Tirreno. El paisaje de su niñez.
El encuentro con el trópico le produce el choque de dos espacios: el uno, marino,
de azules tranquilos, y el otro tormentoso y cargado de misterio;
y la mezcla de los formas de hablar y sentir. Ya el poeta es de esta tierra ardida por el sol
y levantada siempre en vivaces sueños.
 

AQUÍ HE LLEGADO

Aquí he llegado
para imponerme el conocimiento de la eternidad,
para ver rodar mi cabeza
tiempo abajo,
arena abajo,
alucinación abajo,
hacia el metálico redoble de los truenos
que confunden las montañas
en negros ámbitos azules.
Se detuvieron aquí las tribus,
se detuvieron aquí los profetas,
se detuvieron aquí los santos.
  



 

Venían las mujeres
y los niños.
Vestían pieles
de animales de los montes,
rudimentarios paños
a franjas de colores,
todos iluminados.
en fuegos rituales.
 
Quisiera dejar un canto
para la eternidad,
enterrado en una vasija de barro,
un canto junto a mis huesos,
un salmo
para oír a Dios
en la música de un arpa,
para verlo en un fuego de nubes
sobre los pueblos siempre nuevos
edificando con la arena del desierto,
y para ver el desierto
que lleva su silencio
del día a la noche
como continuación del firmamento.

UNILETRAS/GERNASPEN.jpg

LA VISIÓN DE LA NOCHE A TRAVÉS DEL SUEÑO
 
Bajo el influjo de poetas alemanes como Novalis, y de franceses como Gérard de Nerval,
Vicente Gerbasi halló la correspondencia entre la iluminación exterior y el ambiente psíquico.
La noche resplandeciente al fulgor lunar, favorece una ensoñación mística y permite a las cosas
agruparse en un orden poético conforme con la libertad del creador. Es el llamado "Idealismo mágico" novaliano,
basado en la analogía que existe entre el alma individual y el cuerpo humano, por una parte, y la que se da
entre el alma y el Universo. El poemario de nuestro poeta venezolano:
‘Bosque doliente' contiene en sus versos la relación entre la noche y el sueño.
Gerbasi activa los tesoros del inconsciente y establece con la actividad consciente
una relación en progreso indefinido, sin pretender abandonarse sin límites a la búsqueda
del inconsciente ni encerrarse en el subjetivismo. El hombre posee el secreto del universo
hallado en el fondo de sí mismo, y regresa a la vida para apresarla con los sentidos
enriquecidos por el gran descubrimiento de la unidad de todas las cosas. Así captará
el mundo y se verá reflejado en sus manifestaciones, secretas o visibles.
El proyecto que tenemos del mundo coincide con el que tenemos de nosotros mismos.
La misión del poeta es imponer la idea, el espíritu sobre la materia, convertir
lo involuntario en voluntario, espiritualizar el cosmos, moralizar la Naturaleza.
Gerbasi estuvo dentro del ámbito moderno del Romanticismo metafísico y onírico,
y dentro de de la estética surrealista. Citamos a Novalis: +
"La naturaleza es una varilla mágica petrificada":
Quería decir que su vida había entrado en los dominios del encantamiento,
y el universo está en el entorno y también dentro del espíritu, con todas sus maravillas.
El poeta venezolano nos introduce en el mundo metafísico del idealismo mágico:


 

ELEVACIÓN DEL SER
 
Quieren olvidar que Dios resplandece a través del arcoíris;
que la brisa, en las calles tumultuosas,
es un recuerdo de las flautas escondidas en los bosques.
Quieren olvidar que en mí los días se mueven en el canto de las aves.
Que en las noches yo enciendo una alta fuente luminosa
para llenar de colores mi fabulosa ciudad dormida.
Se atan a la rueda de hierro que, sorda, da vueltas en el viento,
haciendo caer el filo frío de un hacha
sobre las venas de las maravillas.
Han hecho sangrar el mundo,
entre los árboles, bajo las estrellas,
en el canto de los más humildes labradores.
Me han hecho sangrar en la despedida del día,
cuando vagando en un río profundo de rumores,
ayudo a encender la múltiple mirada de los cielos.
No se han acercado nunca a las ventanillas
que dan a los niños y a las arpas.
Van corriendo, despavoridos; en el tiempo,
bajo la cola de un cometa
que pretenden inventar con la angustia de su miedo,
y no saben que el aerolito es una rosa desprendida
de un alto jardín esplendoroso.
Quieren olvidar que todo esto es una pequeña fruta
prendida a la luz de un infinito árbol de milagros,
y que yo, desde el silencio, oigo silbar el viento en las estrellas.

UNILETRAS/GRUPOPOETIXCO.jpg


Vicente Gerbasi: Bosque doliente  (Grupo Poetico Viernes)
La noche visita gran parte de la poesía de Vicente Gerbasi. Es como si
los Himnos de Novalis entonaran
sus cantos de silencio y sortilegio. Amada noche.
Así canta el poeta germano en su Himno:
 
"Tienes alguna complacencia para con nosotros,
¡Oh sombría noche!
Tú levantas las alas abatidas del alma.
Nos sentimos arrebatados por algo oscuro e inefable.
Con un terror jubiloso veo inclinarse sobre mí un rostro grave, dulce y sereno,
que bajo la cabellera ensortijada
de la madre
lleva el encanto de la juventud. ¡Qué pobre e infantil me parece la luz!
¡Qué feliz y bendita la partida del día"
(Novalis: Himnos a la noche)

 

Gerbasi regresa a la luz del día después de abandonar las iluminaciones nocturnas:

AMANECER

 

Siento llegar el día como un rumor de animales,
a la orilla del pantano, de la fiebre, del junco,
más allá, entre las colinas de viento oscuro,
donde la luz se levanta con desgarradas banderas,
como resplandor lejano de una montaña de cuarzo.
He aquí la sombra en torno a mi existencia, el búho,
el río que arrastra oro, la serpiente de coral,
el esqueleto del explorador, el fango de mis pies.
La noche ha quemado el maíz, ha apagado los metales,
ha dado reposo a la adormidera, ha refrescado la sangre,
ha libertado los reflejos azules de la selva, de la hoja.
Una resonancia, una resonancia oscura es mi corazón...

 

UNILETRAS/poemas.jpg

 

Poemas de la noche y de la tierra
 
Atrás quedó la noche contemplativa, la que el poeta siente como refugio. Los seres enigmáticos y taciturnos ocultos en la ceniza de su cotidianidad se le enfrentan, la tierra muestra sus rojas heridas, sus recintos de barro:
"Desde una puerta oscura que guarda la pobreza,
me dice: Cuídate de la muerte en estos campos de la soledad"
(Mi tierra: Poemas de la noche y de la tierra)
 
POESÍA DE LA MEMORIA
 Sólo con este poema que incluiré en el recorrido por la obra de Vicente Gerbasi, puede advertirse su afianzada sensibilidad hacia la etapa de la infancia.
He aquí extractos del poema: TE AMO INFANCIA
 
Te amo, infancia, te amo,
porque aún me guardas un césped con cabras,
tardes con cielos de cometas
y racimos de frutos en los pasados ramajes.
Te amo, infancia, te amo
porque me regalas la lluvia
que hace crecer los riachuelos de mi aldea,
porque le diste a mis ojos un arcoíris sobre las colinas.
 
Te amo, infancia, te amo
porque me regalaste mi aldea con su torre,
y sus días de fiesta con toros y jinetes y cintas
y globos de papel y guitarras campesinas
que encendían las primeras estrellas más allá de los árboles.
 
Te amo, infancia, te amo
porque te recuerdo a cada instante,
 en el comienzo del día y en la caída de la noche,
en el sabor del pan,
en el juego de mis hijos,
en las horas duras de mis pasos,
en la lejanía de mi madre
que está hecha a tu imagen y semejanza
en la proximidad de mis huesos.

UNILETRAS/MIPADRE.jpg


 

LA TIERRA DESCONOCIDA
Sus poemas destacados.
EL POEMA: "Mi padre el inmigrante"

 

La tierra americana, Venezuela en particular, es el misterio que busca develar el poeta. El caos está en la intrincada selva, lo mismo que en la vida de las ciudades, y llega a los páramos de altas montañas y a los llanos. Regiones despobladas que hierven de exuberancia con su realismo maravilloso. Ese espacio define el color de la poesía de Vicente Gerbasi, melancólico como las nostalgias de su país de origen, conjugada con la lujuriosa geografía y la magia de la noche americana.
No fue Gerbasi un poeta nativista que retrata la realidad desde la cercanía del ambiente y la tierra. El poeta está situado entre el sueño y la atenta vigilia. Dos mundos contrapuestos en la experiencia de hoy y todo lo que traído desde su lejana tierra paterna.
La plenitud poética de Gerbasi aparece en dos instancias significativas. En su poema Mi padre el inmigrante (1945) y en el volumen Los espacios cálidos (1952). En ellos se encuentra la esencia de lo hecho por Gerbasi.
Se percibe en la obra de Gerbasi su espacio americano y el uso poético de la luz. Pero el tema recurrente de su poesía es la noche, -"el hombre es la noche que lo sigue"- los ensueños, la muerte -"venimos de la noche y hacia la noche vamos"- elemento presente en casi toda su obra. Otro gran poema, es Mi tierra, de su libro Poemas de la noche y de la tierra.
Mi padre el inmigrante y el poemario Los espacios cálidos nunca se salen del universo esencial de Gerbasi, de su mundo imaginativo, el trópico. Por ello escribe que los espacios cálidos "me detienen en el fondo del día", son su ‘espacio secreto', como lo llama en otro poema; siempre su luz que "vuelve con fascinaciones" hasta él. Ese lugar es el que le da una razón de ser.
Y llegamos a su poema ejemplar: Mi padre el inmigrante, elegía que se canta desde la tierra descubierta y va hasta la infancia vivida en el paisaje de su niñez.
Don Juan Bautista Gerbasi había regresado a Vibonati, su pueblo natal, y a la vuelta a Venezuela venía acompañado por su esposa Ana María Federico Pifano. Aquí se estableció la familia, en Canoabo, una agreste comarca del Estado Carabobo, en Venezuela.
Vicente fue el hijo mayor, estudió primaria en su pueblo, en donde empezó su interés por las letras. A los diez años fue enviado a Florencia, a terminar su primaria y estudiar bachillerato. En su permanencia italiana se adueñó de la memoria del paraíso evocado por su padre, rodeado de las siembras de trigo, cerca de los pescadores y los olivos que perfuman las colinas. Un mundo europeo que contrasta con la aldea tropical. Al volver a Venezuela ya su padre ha muerto, pero le ha dejado las voces de la evocación que se hacen canto elegíaco, en la búsqueda de su presencia en los dos continentes, vibración de poesía y de nostalgia.
 
MI PADRE EL INMIGRANTE
(FRAGMENTOS)
En este poema, Vicente Gerbasi canta a su padre el inmigrante. El poeta alumbra con imágenes las añoranzas que surgen de la evocación de la tierra de origen, Italia, y hace presente a su padre, quien fuera inmigrante, al igual que su ancestro, como mucha otra gente en Venezuela.

Aquí tres de los cantos de su obra
Mi padre el inmigrante.
Canto I
Venimos de la noche y hacia la noche vamos.
Atrás queda la tierra envuelta en sus vapores,
donde vive el almendro, el niño y el leopardo.
Atrás quedan los días, con lagos, nieves, renos,
con volcanes adustos, con selvas hechizadas
donde moran las sombras azules del espanto.
Atrás quedan las tumbas al pie de los cipreses,
solos en la tristeza de lejanas estrellas.
Atrás quedan las glorias como antorchas que apagan
ráfagas seculares.

UNILETRAS/POIEMAE.jpg

 

 


Atrás quedan las puertas quejándose en el viento.
Atrás queda la angustia con espejos celestes.
Atrás el tiempo queda como drama en el hombre:
engendrador de vida, engendrador de muerte.
El tiempo que levanta y desgasta columnas,
y murmura en las olas milenarias del mar.
Atrás queda la luz bañando las montañas,
los parques de los niños y los blancos altares.
Pero también la noche con ciudades dolientes,
la noche cotidiana, la que no es noche aún,
sino descanso breve que tiembla en las luciérnagas
o pasa por las almas con golpes de agonía.
La noche que desciende de nuevo hacia la luz,
despertando las flores en valles taciturnos,
refrescando el regazo del agua en las montañas,
lanzando los caballos hacia azules riberas,
mientras la eternidad, entre luces de oro,
avanza silenciosa por prados siderales.
 
 Canto X
¿Qué fuego de tiniebla, qué círculo de trueno,
cayó sobre tu frente cuando viste esta tierra?
Pasaron costas negras, arbustos inflamados,
barcas con piña, coco, bananas, chirimoyas,
sobre un mar tenebroso con medusas y anémonas.
Y pasaron caminos, zamuros, caseríos,
y un niño sin parientes pasar por la llanura,
y un vaquero llamando la sombra del ganado.
Una puerta caliente se abrió para tu vida.
Te llamaron las aguas con sus lenguas oscuras,
los pájaros con gritos, y animales dolientes
que lloran largamente en el alto follaje.
Y llegaste a la puerta de la casa del brujo,
de cuyo techo cuelgan gruesas hojas moradas,
semillas venenosas, corazones de pájaros.
Y viste la melaza correr en los trapiches.
Y el toro que en la tarde avanza hacia la muerte,
atado a dos caballos,
Y viste la serpiente de agua retorcida,
que en la penumbra ahoga a la vaca sedienta.
Y anduviste de noche entre las mariposas
de luto, que visitan los ranchos tenebrosos,
donde habita la fiebre de labios amarillos.
Y viste danzar llamas, las llamas del Tirano,
seguido por el canto del aguaitacamino,
que avanza, misterioso, junto al paso del hombre.
Y dormiste entre hormigas, arañas y escorpiones.
Y grandes flores lilas, con brillos siderales,
se abrieron en tu sueño de encendidos diamantes.
&&

El poema Mi padre el inmigrante entrelaza caracteres e impresiones de las dos patrias del poeta Vicente Gerbasi. Es su creación más completa y extendida en el mundo, un acto confesional para saldar deudas del afecto y la memoria. En él busca Gerbasi su realidad interior y reconoce la exterior que es su ethos existencial del momento: "Yo estoy buscando la respuesta de mi sangre", ha escrito.
La noche es el fenómeno anímico presente en el poema, como centro de gravedad de los treinta cantos que lo componen: "Venimos de la noche y hacia la noche vamos", estrofa que da inicio y fin al Canto elegíaco. Con este tema se propone una reflexión sobre el misterio de la vida y la muerte, el azar de la existencia y el designio del destino.
Es al comienzo la patria de origen, en la que ha quedado "la tierra envuelta en sus vapores", lar de la almendra y el leopardo; y quedan los paisajes y las sombras. El pueblo italiano de Vibonati, aldea de viñas, está envuelto en brumas, y no muy lejos "el tiempo levanta columnas y murmura en las olas milenarias del mar". Dentro y fuera de la noche quedan los poblados dolientes, la incertidumbre del crepúsculo donde también hay luz en las tinieblas.
Aunque el poema nos pinte realidades exteriores de sus mundos, lo que canta la elegía y la resalta es la vida interior, los actos cotidianos y el latido de la sangre en la evocación de la comarca lejana.
Llama el poeta a su padre; le tiende la mano desde un reloj de piedra, recogido en la tristeza "como una bandera que ha olvidado el viento". Y caen las sombras, el silencio cae.
Ante el hallazgo americano que hace su padre, el poeta dibuja el paisaje contrastando negrura y colores chillones, frutos exóticos con jugos que alarman el gusto: piñas, cocos, bananas, chirimoyas. Y el mar es tenebroso, refugio de la medusa y la anémona. El misterio se descubre en las aves de carroña, en las aguas pestilentes de pozos escondidos. Una rica descripción de un mundo cavernoso, donde habita la alimaña en ranchos de penumbra. Ni siquiera los colores sostienen su precisa identificación: la luz los modifica y desvaloriza; la ponzoña se oculta en la maleza, el chasquido de la muerte resuena en la inmensa noche.
Todo es un sueño, como en la isla de Próspero, rutilante de centellas. Pero aun así, el padre inmigrante tiene un sueño de encendidos diamantes, con grandes flores lilas y brillos siderales.
&
El padre es el núcleo central del poema. Como signo exterior de la trama, es él quien sirve de enlace de una gama tan extensa y variada de contenidos desarrollados en los treinta cantos. Es, además, un elemento poético donde se conjugan el sueño y la vigilia, lo real y lo ideal, el pasado y el futuro. En este último sentido, origen de quien canta, y que representa la meta de quien se busca a sí mismo; y es futuro en cuanto anticipa lo que será el poeta en su nueva morada.

 

BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA

 

Bachelard, Gaston: La flamme d' une chandelle. Presses Universitaires de France. París, 1961.
Battistessa, Ángel J. El poeta en su poema. Ed. Nova, 1965. Madrid.
Beguin, Albert: El alma romántica y el sueño: Ensayo sobre el romanticismo alemán y la poesía francesa. F.C.E. 1954.
Biblioteca Ayacucho: Vicente Gerbasi: Obra poética. Selección y prólogo: Francisco Pérez Perdomo. Número 122, año 1990.
Casanova, Eduardo: Literanova: Vicente Gerbasi. 28-12-1992.
Cuenca, Humberto
Biografía del paisaje (El paisaje en la poesía venezolana).Caracas. Tipografía La Nación, 1954.
(Cuadernos Literarios de la Asociación de Escritores Venezolanos; núm. 84).
Escalona Escalona, José Antonio
Angulo (Notas sobre crítica y poesía). Caracas. Ministerio de Educación, Dirección de Cultura y bellas Artes 1954.
Contenido: Mi padre el inmigrante, de Vicente Gerbasi.
Guerrero, Luis Beltrán
Palos de ciego, Ensayos de crítica e historia literaria / prólogo de José Nucete Sardi. Caracas. Editorial Cecilio Acosta, 1944.
Contenido: Vicente Gerbasi y su actitud ante la crítica.
Medina, José Ramón
Examen de la Poesía venezolana contemporánea. Caracas. Ministerio de educación Dirección de Cultura y Bellas Artes, 1956.
(Colección Letras Venezolanas; núm. 4). Contenido: El Grupo Viernes.
Miliani, Domingo y Oscar Sambrano Urdaneta
Literatura hispanoamericana. Caracas. Italgráfica, 1976.
2 vols.
Contenido: Vicente Gerbasi.
Olivares Figueroa, Rafael

José Alejo Urdaneta Fuenmayor -- Venezuela. Portal


Nuevos poetas venezolanos (Notas críticas). Caracas. Editorial Elite 1939.
(Cuadernos Literarios de la Asociación de Escritores Venezolanos; núm. 19).
Contenido: Tras la huella conmovida de Vicente Gerbasi.
Padrón, Julián
Obras completas / prólogo de Mariano Picón Salas. Madrid-México. Aguilar S. A. de Ediciones, 1957.
XXIV.
Contenido: La poesía de Vicente Gerbasi.
Sambrano Urdaneta, Oscar
Ideario Poético de Vicente Gerbasi, Caracas 1986
Vicente Gerbasi y la Modernidad poética. Valencia. Editora Central, 1974.
(Universidad de Carabobo, Dirección de Cultura. Separata).
Soucre, Carlos J.
El hombre y la palabra / prólogo de Antonio Márquez Salas. Los Teques. Gobernación del Estado Miranda, 1977
(Biblioteca Popular Mirandina).
Contenido: Antología de Vicente Gerbasi.
Stolk, Gloria
37 apuntes de Crítica venezolana. Caracas-Madrid. Ediciones Edime, s. f.
(Colección autores venezolanos).
Sucre, José Francisco
Búsqueda y símbolo. Caracas. Ministerio de Educación, 1967.
(Colección Vigilia; núm. 12).
Contenido: La poesía de Vicente Gerbasi.
Venegas Filardo, Pascual
Estudios sobre poetas venezolanos. (Cuadernos Literarios de la Asociación de Escritores Venezolanos; núm. 28).
Contenido: Armonía y transparencia en la voz lírica de Vicente Gerbasi.

 

UNILETRAS/GABRIELAFRASE.jpg


GABRIELA MISTRAL
BREVE RECORRIDO POR SU VIDA Y SU OBRA
Por José Alejo Urdaneta  Fuenmayor 

 

Es necesario que la vida y obra de la Poetisa chilena Gabriela Mistral renazca en el interés de los lectores de nuestra América hispana de hoy. Que sólo quede de su paso por el Arte Poética el título que recibió en mérito de su trabajo: POETISA DE AMÉRICA, no basta para exaltar su creación artística y mantenerla actual. Y haber nacido el 7 de abril de 1889 en Vicuña, una pequeña población situada en el norte de Chile, y nombrada como Lucila Godoy, es tan solo un accidente de tiempo y lugar que la vida le impuso como bautismo.Ya sabemos de ella que era modesta y de carácter retraído, distante de todo lo que significara ostentación o deseo de publicidad. Sabemos que fue maestra, igual que su padre y que su única hermana, a quien Gabriela llamó la "maestra pura..., pobre..., alegre". Y, finalmente, tenemos conocimiento de su sensibilidad ante el tema de la muerte, tema que la asedió desde la pérdida de su amante y le impuso un sello a la creación poética que nos dejó.



La niñez de Lucila Godoy estuvo rodeada del misterio de las montañas y de la influencia de la abuela, Isabel Villanueva, que la indujo a ver el destino en las constelaciones. La Biblia fue libro de sus primeras lecturas, y fue atraída por los Poetas que fulguraban en esa época: Rubén Darío (cuyos poemas siempre llevaba consigo), Gabriel D'Annunzio, El Dante, Tagore, Poe, Rilke. La soledad estimuló su introspección para favorecer la creación poética que hacía en cuadernos apoyados en sus piernas, sin la comodidad de una mesa. El nombre de Lucila fue cambiado por el que la eternizó en el mundo de las letras: tomó el de Gabriela por el Poeta y narrador italiano Gabriel D' Annunzio, y el de Mistral, del Poeta francés Fréderic Mistral.


El silencio y color del paisaje rural, unidos a la lectura de esos grandes Poetas, forjaron su vocación literaria ya nacida de aquel mundo de misterio:["Con las montañas y la luz de Elqui - y más tarde buscará el buen abrazo ceñidor para América toda - , y con la luz de un tiempo sin tiempo, viene para la niña Lucila lo que siguió siendo siempre el hallazgo fundamental de los libros. Primero, cuál mejor que el paisaje: "En las quijadas de la cordillera el único libro era el arrugado y vertical de trescientas y tantas montañas, abuelas ceñudas que daban consejas trágicas". Allí, en los atardeceres de Montegrande, un día descubre el Libro: "Mi abuela estaba sentada en un sillón rígido, y yo me sentaba en una banqueta de mimbre. Ella me alargaba su Biblia, muy vieja y ajada, y me pedía que le leyera. Siempre me la entregaba abierta en el mismo sitio, en los Salmos de David"].

UNILETRAS/GABRIELA1234.jpg

Y llegó para ella el amor con el funcionario de la empresa ferrocarrilera, Romelio Ureta. No era extraño que ocurriera de manera tan espontánea y que su elegido fuese un empleado de ferrocarril: la sencillez y apasionamiento de Lucila no medían clase ni poder económico. Vivieron el romance ideal de los paseos en el paisaje rural, y la niña Lucila descubrió la emoción del amor en experiencia propia, después de haberla buscado en los libros. La tímida Poetisa sintió al enamorarse que el mundo fue más hermoso, y escribió en ese período ilusionado versos de cálido lirismo en una poesía donde se fundían la tierra y la sangre.Pronto vino la ruptura de sus relaciones amorosas, pero ella continuó amando al modesto funcionario. Al ocurrir la ruptura, la Gabriela campesina se recogió en su dolor:
 
"Te acordaste del negro racimo,
Y lo diste al lagar carmesí;
Y aventaste las hojas del álamo,
Con tu aliento, en el aire sutil.
¡Y en el ancho lagar de la muerte
Aún no quieres mi pecho oprimir!
(Nocturno, en Desolación)

Ese monólogo patético y desesperanzado era el anuncio de un dolor mayor, enrarecido por la presencia de la muerte violenta del suicidio. Su amado acudió al acto desesperado por motivos económicos y no románticos, como se ha dicho alguna vez. El sabor a ceniza al ver de cerca la muerte quedará unido a ella por toda la vida, y se convierte en un dolor universal cargado de dudas:
 
"¿Cómo quedan, Señor, durmiendo los suicidas?
¿Un cuajo entre la boca, las dos sienes vaciadas,
las lunas de los ojos albas y engrandecidas,
hacia un ancla invisible las manos orientadas?"
(Interrogaciones, en Desolación)
}
Desde entonces la palabra muerte aparece con insistencia en sus poemas, y con esa presencia invisible su religiosidad e individualismo formarán en ella una voluntad firme, en el ejercicio de la soledad admitida. Nos dice: "Como quien habla en la soledad, porque he vivido muy sola en todas partes". Pero sigue siendo la campesina sencilla y austera que escribe con la palabra llana y sencilla del hombre del campo.
Esta es la mujer que nos dejado tan profunda obra poética, la que alcanzó un reconocimiento que no buscaba y pobló con su espíritu a nuestra América y a gran parte del mundo con su obra, reducida en espacio pero trascendente.

 

UNILETRAS/GABENTREPOETAS.jpg

Gabriela Mistral, seudónimo de Lucila Godoy Alcayaga​, fue una poetisa, diplomática, profesora y pedagoga chilena. Por su trabajo poético, recibió el premio Nobel de Literatura en 1945. Fue la primera mujer iberoamericana​ y la segunda persona latinoamericana​ en recibir un premio Nobel. Wikipedia
Nacimiento: 7 de abril de 1889, Vicuña, Chile
Fallecimiento: 10 de enero de 1957, Hempstead, Nueva York, Estados Unidos
Nombre completo: Lucila de María del Perpetuo Socorro Godoy Alcayaga
Hijos: Yin Yin
Padres: Juan Jerónimo Godoy Villanueva, Petronila Alcayaga

LA POESÍA DE LA DESOLACIÓN Y LA TERNURA: INTIMIDAD DE GABRIELA MISTRAL

¿Poesía pura? Nada puro puede coexistir con las vicisitudes de la vida humana. El Poeta no está suficientemente lejos de la tierra ni tan cercano del cielo; tan solo tiene la idea de la perfección, para alumbrar con la llama de su palabra la morada deseada a la que Gabriela Mistral llamó "palabras serenas":
"Mudemos ya por el verso sonriente
Aquel listado de sangre con hiel.
Abren violetas divinas, y el viento
Desprende al valle un aliento de miel"
(Palabras Serenas, en Desolación)
El poeta inicia su ascenso purificador y se recrea en el mundo ideal. Y sin embargo no puede abstraerse del todo. La inteligencia es vigía del imperio sensorial e interfiere en el acto creador. Ahora el Poeta reconoce su mundo terrenal con sus penas y alegrías, sus anhelos, y es eso lo que puede expresar con la palabra siempre insuficiente. El filósofo Ludwig Wittgenstein, en su empeño de poner límites expresivos a la palabra, nos dejó esta certidumbre: "¿Cómo puedo llegar a tratar de valerme del lenguaje para meterme entre el dolor y su expresión? Pero hay respuesta a tal pregunta diciendo que es ésta la función más enigmática de la poesía: expresar lo que la palabra en sí misma no logra hacer.
Desolación:
En Desolación se define el sentimiento oscuro e íntimo, manifestado como una jeremiada amorosa; pero también está en la obra lo religioso cristiano, casi litúrgico. Gabriela era apasionada y mística, y ese peso cercenaba la palabra fácil y juguetona, que logró en sus poemarios posteriores.
El recuerdo del abuelo mestizo con su caudal de fatalismo y sus rasgos indígenas estuvo siempre en ella, lo mismo que el sentido de la vida, inclinada a la tristeza y la introspección, que en Gabriela tanto pesaban. 

En el fondo de la naturaleza de Lucila Godoy latía por igual el antepasado vasco, entremezclado con la sangre judía de los ancestros de su madre. La lucha por la sobrevivencia y el acendrado sentido de la muerte eran visibles en Gabriela. Pero es posible que los signos de su estirpe no hayan sido determinantes en la senda que tomó su vida y su obra. Hubo, sin duda, las enseñanzas bíblicas que recibió de la abuela, o las doctrinas religiosas que le fueron inculcadas, pero su tendencia a la soledad y el dolor metafísico pudo nacer cuando se hizo patente la finitud y brevedad de la vida. 

UNILETRAS/foto-antigua-gabriela-mistral-2.jpg



 
No existía en la Poetisa el concepto de los límites entre lo natural y lo sobrenatural. Su amor intenso produce separaciones, tajos que separan a los seres, y ella no lo admitía. Su poesía es por eso un enlace entre la realidad y la mística, con acentos mágicos.Penetra el creador en la esencia poética del mundo, a pesar de sus limitaciones, y no tiene sino el recurso de su propia experiencia existencial y el arma del lenguaje. Eso hizo Gabriela Mistral en su obra: reflejar las emociones propias, en Desolación, ante el dolor:
 
Iba sola y no temía;
con hambre y sed no lloraba;
desde que lo vi cruzar,
mi Dios me vistió de llagas.
Mi madre en su lecho reza
por mí su oración confiada.
Pero ¡yo tal vez por siempre
tendré mi cara con lágrimas!"
(Dolor: En Desolación)
 
El dolor desplegado en Desolación es purificador, una idea ahondada en el espíritu de Gabriela Mistral, como paso necesario para el ejercicio de su creación poética, que parece haber recibido como don de gracia.
 
Ternura:
Este libro reúne quizás sus más hermosa poesía. Es una obra centrada en los juegos de los niños, los sueños, los miedos y desvaríos. En fin, la ternura humana expresada en el decir poético, en el rescate de la infancia y en la proclamación del acercamiento al mundo y a los hombres:
 
"Yo no quiero que a mi niña
golondrina me la vuelvan;
se hunde volando en el Cielo
y no baja hasta mi estera;
en el alero hace nido
y mis manos no la peinan.
Yo no quiero que a mi niña
Golondrina me la vuelvan".
(Miedo, de Ternura)

UNILETRAS/GABRIELASALVE.jpg

La poesía de Gabriela se ha desembarazado en este poemario de la desolación de sus primeras creaciones. Ahora escuchamos con los ojos, al decir de Francisco de Quevedo, una escritura sencilla en el verbo característico que identifica a nuestra Poetisa, con el vivo léxico rural de su pueblo nativo. Sentimos la proximidad de esta poesía respecto de las viejas tradiciones orales, con el ritmo y tono de conversación usual en el campo del norte de Chile.
Apegada a su tierra como siempre estuvo, Gabriela Mistral nunca declinó su raíz rural ni su pertenencia al campo. La vida y los pesares de los indios fue objeto de su observación sensible.Lo comprobamos en su poema La tierra:
 
"Niño indio, si estás cansado,
tú te acuestas sobre la tierra,
y lo mismo si estás alegre,
hijo mío. Juega con ella"
(...)
"Cuando muera, no llores, hijo:
Pecho a pecho ponte con ella
y si sujetas los alientos
como que todo o nada fueras,
tú escucharás subir su brazo
que me tenía y que me entrega,
y la madre que estaba rota
tú la verás volver entera"
(La tierra, en Ternura)

II
LA POESÍA INDOAMERICANA DE GABRIELA MISTRAL

 

Otro pilar de la obra poética de Gabriela Mistral es Tala, considerada en su mundo y hasta por ella misma como un hito, como su verdadera obra.
["Creía fervorosamente en Tala porque estaba allí -según expresara- "la raíz de lo indoamericano". Es el hondón mítico de la tierra, esa Gea permanente que la sobresalta en el amor. Y con ella, fundiéndose ensimismada, vive. Alguna vez predijo: "Tal vez moriré haciéndome dormir, vuelta madre de mí misma. Bendije siempre el sueño y lo doy por las más ancha gracia divina... En el sueño he tenido mi casa más holgada, ligera, mi patria verdadera, mi planeta dulcísimo. No hay praderas tan espaciosas, tan deslizables y tan delicadas para mí como las suyas"]

 

Fe, consumación del dolor y letanía litúrgica, todo eso hallamos en ésta quizás su última y más lograda poesía, y nos topamos con el alma del indio y de nuestra América. Tala es la voz religiosa y americana.
El uso de la lengua cotidiana y cargada de arcaísmos se conjuga en Tala con lo criollo. Leemos, entremezclados, lo indígena y lo español, para dejarnos una emoción de ofrenda a nuestro dolido continente americano.
El poema AMÉRICA contiene dos himnos despojados de los brillos épicos del romanticismo. Al comentar este poema, la misma autora nos da una visión de los himnos que lo componen:
["El tono menor fue el bien venido, dejó sus primores, entre los que cuentan nuestras canciones más íntimas y acaso las más puras. (...) Nuestro cumplimiento con la tierra de América ha comenzado por sus cogollos. Parece que tenemos contados todos los caracoles, los colibríes y las orquídeas nuestros, y que siguen en vacancia cerros y soles, como quien dice la peana y el nimbo de la Walquiria terrestre que se llama América"]
(Sol del Trópico, en tala)
 
"Sol de los Incas, sol de los Mayas,
maduro sol americano,
sol en que mayas y quichés
reconocieron y adoraron,
y en que viejos aimaráes
como el ámbar fueron quemados.
Faisán rojo cuando levantas,
y cuando medias faisán blanco,
sol pintado y tatuador
de casta de hombres y de leopardo.
Sol de montañas y de valles,
de los abismos y los llanos,
Rafael de las marchas nuestras
lebrel de oro de nuestros pasos
por toda tierra y todo mar,
santo y seña de mis hermanos.
Si nos perdemos, que nos busquen
en unos limos abrasados,
donde existe el árbol del pan
y padece el árbol del bálsamo"
(Sol del Trópico, de Tala)

 

 

CONCLUSIÓN
  
Gabriela Mistral nos sigue hablando con su voz susurrante, de nuestra vida, de los pesares que casi impiden existir. Pero también nos cantará muchas veces las canciones de sus niños: piececitos, manitas, nubes blancas. En ella no todo fue desolación o amargura; era mujer íntegra, con sus pechos desbordantes de amor. Amó con amor de mujer, y dio calor y ternura al ser humano despojado de la fe. Amó con entrega a su tierra chilena y americana y a todo nuestro continente.
La sensibilidad estética de Gabriela Mistral no se redujo a la gran obra poética que nos dejó. La poetisa amaba a su dolida tierra en todas sus experiencias: maestra y pensadora, poeta de altas luces. Sus inquietudes adquirieron un espacio americano más amplio. Escribió ensayos pedagógicos: Magisterio y niño, Grandeza de los oficios, y prosa poética: Elogio de las cosas de la tierra. En esta obra se anunciaba Neruda en Odas elementales.
Rebosaba su espíritu de amor y preocupación por el destino de su patria y de nuestra América española. En México, con el apoyo de José Vasconcelos, participó en la reforma educativa de ese país, y con visión americanista escribió una obra antológica: Lecturas para mujeres.
Su obra ensayística es ejemplar. No olvidó al indio americano cubierto de lluvia y pobreza, y dedicó a Sor Juana Inés de la Cruz un extenso estudio de la poetisa como mujer, de su misticismo, su entrega al recogimiento religioso. Cuando escribió de Chile era como si su pluma estuviese pensando en toda la América. Habló de la raza de nuestros pueblos, de la integración con otras culturas, de las limitaciones de la ignorancia, del sacrificio de Caupolicán como el gesto del dolor del pueblo de esta América.
Nada mejor que concluir estas reflexiones con palabras de Lucila Godoy, doblada en intensidad por su heterónimo universal: Gabriela Mistral, Poetisa de América:
["Raza nueva que no ha tenido la Dorada Suerte por madrina, que tiene a la necesidad por dura madre espartana. En el período indio no alcanza el rango de reino; vagan por sus sierras tribus salvajes, ciegas de su destino, que así, en la ceguera divina de lo inconsciente, hacen los cimientos de un pueblo que había de nacer extraña, estupendamente vigoroso. La conquista más tarde, cruel como en todas partes; el arcabuz disparado hasta caer rendido sobre el araucano dorso duro, como lomos de cocodrilo. La Colonia no desarrollada como en el resto de la América en laxitud y refinamiento por el silencio del indio vencido, sino alumbrada por esa especie de parpadeo tremendo de relámpagos que tienen las noches de México; por la lucha contra el indio, que no deja a los conquistadores colgar las armas para dibujar una ‘pavana' sobre los salones... Por fin, la República, la creación de las instituciones, serena, lenta..."]

 

 

OBRAS CONSULTADAS
1. Cuneo, Ana María: Para leer a Gabriela mistral. (Universidad de Chile). Santiago de Chile, Universidad Nacional Andrés Bello, Editorial Cuarto Propio; 1998.
2. Gabriela Mistral y su Mundo de Verdad: Editorial Andrés Bello. Chile, 1979.
3. Gabriela Mistral, Premio Nobel 1945. Plaza & Janes Editores. Madrid, 1969.
4. Quezada, Jaime: Antología de poesía y prosa de GABRIELA MISTRAL. Fondo de Cultura Económica. México, 1997.
5. Rodríguez Valdés, Gladys: "Invitación a Gabriela Mistral". Fondo de Cultura Económica. Colección Tierra Firme. México, 1990.
6. Skirius, John: El Ensayo Hispano-Americano del siglo XX. Colección tierra firme. Fondo de Cultura Económica. México, 1994.


VENDIMIA DE RAZAS
(EN EL INSTANTE DEL HALLAZGO AMERICANO)

El ave atrapó el color
de la tierra,
el aroma de la orquídea o la dalia
fue resplandor en la fosforescencia del jaguar,
el agrio hedor de la pelambre de la bestia
subió al árbol de caoba.
Era tiempo de tempestad sin viento,
entre el oro y el follaje.
Venía con la medida exacta de los bosques
la algarabía de las guacamayas
en la gris lejanía.

Estaba madura la fruta
desde siempre madura en el campo feraz
del almendrón y la caña.
Hacia el encuentro
golpeaba,
golpeaba la tralla
en las nubes de octubre.
El eco gris extendía el brazo
y desató la tempestad.

Retumba ahora sin pausa la voz plenaria:
Este mes del calendario gregoriano
la tromba iluminada
anuncia conquistas,
movimientos de agua,
lluvia de espadas
y escudos y plumas:
proclama de triunfos
en la bruma del décimo fruto.


El cardenal exhibió la mitra
En el rojo amanecer.
Así hago también mi culto,
igual que lo hace el tiempo:
Doy mi oración y mis quebrantos,
solo en el frío,
ante la plenitud del hallazgo.

 


El piélago inabarcable
se llenó de ojos tras la selva,
la visión del naviero en la playa
se topó con líneas de polvo estelar.
Pájaros también eran los ojos,
claro verdor en el bosque, aceituna,
ondas de lago apacible,
verdemar contemplativo.
 
Exhibía la noche su musgo,
llovizna nocturna,
ojos sombríos,
de pozo y ensueño.
Calmados faroles
solitarios de inmensidad,
alerta vigía del casco y la espada.

 

De la parra lejana colgó el claro de uva,
en la constelación de la copa
vibró la voz de grana callada,
y celebramos otra vez la delicia
para alumbrar de uva el secreto:
la breve, dulce acidez
rodando en gotas
de cálido diamante,
ocultas en la sombra.

Desde el púlpito secreto
surge el movimiento en las alas
de murmullos enmascarados.
Días negros
abiertos sólo por la nueva esperanza,
y desde el altar difuso
proclamarán el amanecer.
 
Ha quedado el aroma
del cañaveral y la azucena.
El lirio de agua
sumergido en el murmullo y la pisada:
juntos en el haz colorido
el fruto y la llovizna,
la fe que llega del mar
y el canto ritual
en el copón de arcilla roja
de las razas aurorales.

 

**

 

UNILETRAS/beckman2.jpg


Infierno de Pájaros 
Max Beckman
Datación de la obra: 1938Material: Óleo sobre lienzo.Medidas: 120 x 160 cm.
Localización: St. Louis Art Museum. St. Louis

Es el cuadro del autor por el que se ha pagado el mayor precio: 40,8 millones de euros en 2017, subastado en la casa Christie's. El interés de la obra radica en su importancia histórica, su contraposición al régimen Nazi y a los horrores que generó la mentalidad de la Alemania fascista. Vida y obra del artista.  

Vida y obra de Beckman

Poema del ilustre Escritor Venezolano Alejo Urdaneta. 

PÁJAROS QUE LLEGAN

Palabras en el alambre del pensamiento,
pájaros que no elijo
aparecen en bandadas,
palabras que se posan
en la página en blanco.
Se escucha el gorjeo de las aves,
alado tumulto de luz
oculto en la floresta
del pensar solitario.
Verde y grana
en el refugio silencioso
sin nombre.
*
Solo yo escucho mi palabra y callo,
no veo a las aves
picoteando la hoja de papel,
lienzo dibujado
en palabras
extienden su canto,
murmullo del desvelo,
lluvia de alas
oculta en el espejo.
*
Los pájaros chirriando
dejan las huellas,
rompen el silencio en la morada. 
 
Alejo Urdaneta

 


¿Es la poesía una creación intencional del intelecto? La literatura como actividad artística es creación con la palabra y, mediante ella,
productora de imágenes con las que hace la representación del mundo.
Es imaginación -espiritual y sensual - y lenguaje para comunicar algo que sólo de esa manera puede comunicarse.

UNILETRAS/DIEGORIVERA.jpg

 

REFLEXIONES ACERCA DE LA CREACIÓN POÉTICA

En un ensayo de George Steiner: El filósofo leyendo, se nos presenta el acto de la concentración del pensador en el acto de captar el mensaje del libro. La obra que constituye la base del ensayo es una pintura de Jean-Baptiste Chardin, con aquel nombre.
Se destaca en el trabajo de Steiner el cuadro de la acción de pensar y trabajar sobre el texto mientras se lee. Hay una detallada presentación de la escena en la pintura: El atuendo del viejo pensador, el reloj de arena, los tres discos de metal, como medallas que aparecen sobre la mesa donde está el libro, el cálamo con que hará las notas marginales o anotaciones del texto en la lectura, un alambique con sus implicaciones científicas. Una calavera.
Todos los elementos allí presentes dan al ambiente el significado del tema: El atuendo es el de un hombre dedicado a la actividad del pensamiento, destacado socialmente como guía: nos recuerda a Rembrandt. El reloj de arena en flujo constante contrapone el paso ligero del tiempo con la perennidad del libro, es decir la palabra. Los discos metálicos pueden ser monedas de la riqueza o también símbolos del metal ejemplar maduro para el comercio. Y la calavera, que lo dice todo.
El ambiente sugiere la concentración del filósofo, el ejercicio silencioso de la memoria como receptáculo de las ideas tomadas del libro. Dice Steiner que hoy día la memoria ha sido desplazada del aprendizaje y que predomina la amnesia planificada. Y dice también todo se logra mediante la concentración en el trabajo de leer con sentido crítico.
Yo añadiría que toda creación de arte exige la concentración y excluye la atención hacia otras manifestaciones de la realidad.
¿Es la poesía una creación intencional del intelecto?
La literatura como actividad artística es creación con la palabra y, mediante ella, productora de imágenes con las que hace la representación del mundo. Es imaginación -espiritual y sensual - y lenguaje para comunicar algo que sólo de esa manera puede comunicarse. Las herramientas del lenguaje son las palabras, trátese de una carta comercial o de una narración literaria. Lo mismo ocurre con los elementos que componen la música: están en el ambiente como sonidos, y los utiliza toda persona que quiere expresar algo con tales signos sonoros: la advertencia de una sirena de bomberos o una sinfonía de Mozart. Con esos instrumentos: la palabra y la música, el hombre construye el producto que llamamos Arte, que posee una finalidad contingente y por ello no necesaria como es la de la ciencia. Lo dicho, sin mencionar otras creaciones artísticas.
Hay arte intencional y arte intuitivo. Ya conocemos los géneros literarios: Poesía, narrativa, teatro y ensayo, cada uno con características propias. Sin embargo, la poesía, que es hechura de la intuición no deliberada, aun cuando luego el poeta labre y labre la forma, puede estar en todos los demás sin desfigurar en cada uno su carácter propio. La poesía es un acto de origen infuso, y se disipa en el halo de niebla que deja el poema.
El cuento puede tener un fondo poético, pero no prescindir de su función de narrar algo, algún suceso que forma una línea que puede cerrarse o dejar una apertura a nuevas lecturas, y siempre en torno a una situación única. Por el contrario, el poema, en un extremo no muy lejano del cuento, nombra las cosas, la palabra es la cosa en sí misma, recreada libremente en el giro poético.
¿Cuál es el misterio poético? Toda poesía es imagen que nos conduce a establecer y sentir como próximos y conexos, elementos que la vida aparencial o del intelecto considera aislados y heterogéneos. Un poema crea una relación entre elementos y situaciones aparentemente incompatibles y desemejantes, que por obra de la metáfora establece analogías no nacidas del pensamiento racional. Y todo se logra mediante la imagen como recurso indispensable de la poesía. 
Los temas de toda creación poética son los del hombre como universo: la muerte, el amor, la pasión de vivir desplegada en líneas geométricas que se cruzan y dirigen hacia el infinito. O también la elegía del dolor o la proclama del heroísmo. La palabra nombra la idea y no da un sentido unívoco del significado cuando es poema. Está hecha de sustancia inmaterial, semejante al aire; se desvanece apenas la pronunciamos, igual que la cosa que ha mentado el poeta. 
Lo que el poema canta guarda su tensión interior y no expresa con exactitud lógica las pasiones o emociones unidas por lazos invisibles en el ámbito espiritual del autor. En la totalidad de la expresión poética hay un contenido infuso dentro de un espacio preciso, la sugerencia de la intención que la palabra quiere delimitar pero que hasta al autor escapa. El poema remite siempre a referencias que están fuera del texto, a lo inexpresable que quieren decir sus palabras. Por el contrario, en la narrativa, sea novela o cuento, todo suceso o peripecia - exterior o no a la conciencia de los personajes - quedan siempre dentro de su ámbito. El terreno en el que se desarrolla la obra narrativa, y que ella debe descubrir, es la vida misma en su carácter concreto, corporal.
La crítica ha afirmado que el hecho literario es la actitud consciente, y además las consecuencias que resultan de la intencionada utilización estética del lenguaje. La poesía no tiene intencionalidad concreta y parece que nacieran de un estado "otro", más allá de la voluntad deliberada de hacer estética del lenguaje: está emparentada con la fantasía y el inconsciente. Nace del deseo y el impulso desconocido de la conciencia, como el sueño.
Novalis identifica de modo expreso el poema con el sueño: la correspondencia entre la iluminación exterior y el fondo psíquico. La noche favorece una ensoñación mística y permite a las cosas agruparse en un orden poético conforme con la libertad del creador. Es el llamado "Idealismo mágico" de Novalis, basado en la analogía que existe entre el alma individual y el cuerpo humano, por una parte, y la que se da entre el alma y el Universo.
Siempre se ha hablado de la proximidad existente entre la magia y la poesía. Esta semejanza ha venido decayendo y ha disminuido la cosmovisión mágica de la percepción de las cosas, para darle entrada a las articulaciones de la ciencia: dominio de la razón razonante por encima de la intuición poética.
El carácter analógico de la poesía lo explica Julio Cortázar, y cita una estrofa de un poema de Ezra Pound: "el ciervo es un viento oscuro."A nadie se le ocurrirá pensar que el poeta estadounidense tuvo la idea de que ciervo y viento fuesen la misma cosa: No son dos cosas simultáneamente una y la misma. Lo que el poeta expresa es una participación o relación de conceptos entre ambas cosas: ciervo y viento oscuro. Porque la participación consiste en borrar la dualidad, infringiendo el principio aristotélico de no contradicción, que es una de las leyes del pensamiento lógico: "NADA PUEDE SER Y NO SER SIMULTÁNEAMENTE." El poeta Ezra Pound quebranta el principio de no contradicción y es el mismo poeta quien da la intuición de simultaneidad al borrar la dualidad.
La música y poesía están hermanadas. Musa es inspiración, y es el origen de la palabra ‘música'. Ambas expresan la armonía de signos contrarios y unificación de términos discordantes.
En la aparición del poema está contenido el mundo del creador al momento de concebir la obra. No es un entretenimiento el acto poético. En el poema está la fusión de las cosas que pueblan el mundo, hasta aquellas que provienen de la imaginación y no tienen existencia real. Porque es precisamente por ello que el poema es la forma mágica del principio de identidad, como la urgencia analógica que conduce a significar con una palabra todos los fenómenos que se presentan a nuestra percepción, y de tal modo crear una realidad que es otra y distinta de la que los sentidos nos proponen. 
El silencio que percibimos en la pintura de Chardin contrasta con la áspera realidad de nuestro mundo de hoy. Violencia sin justificación, banalidad de la existencia, ambición material de riqueza o de fama.
Se retira entonces el poeta al silencio del claustro y deja sobre la mesa el libro abierto, sostenido por una de las medallas. La luz que iluminaba las páginas del libro va extinguiéndose y el viejo pensador camina lentamente hacia la noche.
 
DEBER DEL POETA
Pablo Neruda
*
Y yo transmitiré sin decir nada
los ecos estrellados de la ola,
un quebranto de espuma y arenales,
un susurro de sal que se retira,
el grito gris del ave de la costa.
Y así, por mí, la libertad y el mar
responderán al corazón oscuro.

También nos recuerda de estos deberes esta estrofa del poema "Elevación del ser", del poeta venezolano Vicente Gerbasi:

"Quieren olvidar que Dios resplandece a través del arcoíris;
que la brisa, en las calles tumultuosas,
es un recuerdo de las flautas escondidas en los bosques.
Quieren olvidar que en mí los días se mueven en el canto de las aves.
Que en las noches yo enciendo una alta fuente luminosa
para llenar de colores mi fabulosa ciudad dormida."

La estructuración de la problemática de los lenguajes.

Probando un abordaje infrecuente en los estudios lingüísticos, más ganados a la técnica descriptiva que a la interpretación poética de los resultados, Forma e intenciones del lenguaje va explorando y cumpliendo con mucha solidez y encanto los senderos y los objetivos que se impone: 1) La diversidad humana y el lenguaje; 2) las limitaciones del lenguaje; 3) el lenguaje en el habla cotidiana y las formas expresivas de la poesía, la ciencia y la filosofía y 4) el lenguaje frente a la amenaza de disolución.===En la conclusión del ensayo largo queda grabada, finalmente, el áureo carácter de la obra (no siendo el ensayo corto más que una insistencia virtuosa de la misma conclusión): la gloria del lenguaje literario y la gloria de la literatura como lenguaje. Aunque queda dicho de muchas maneras en el crecimiento de este libro, el autor hace alarde justiciero y encantador al pensamiento literario al citar unos versos del gran Víctor Hugo, escritos durante un exilio de vejez impuesto por el tercero y más pequeño de los Napoleones a este grande poeta que tantas veces ha convivido con la gloria; versos que recogen terrorífico axioma de alta sabiduría: "Mundo, todo el mal procede de la forma de los dioses".

Alejo Urdaneta
 
ANTORCHA ENCENDIDA
 
La tela monstruosa de la guerra
ha oscurecido los sueños
olas sin mañana nos dispersan
 y dormimos en calles desiertas
sin amor ni esperanza
Muere una antorcha
se apagan los ojos
la araña ensancha su red.
 
II
Se gana la batalla y pierde la dignidad
Muere el amor y la música enmudece
Seremos abrasados por el infierno
de los muertos en bosques
de mudos lamentos
que en otro sol habrán de madurar
Muchedumbre de estatuas sin gloria
mármol disuelto por el fuego.
 
III
 
Las piedras eran jaspe y ágata
cimientos de los muros de gloriosas urbes
Alejandro el Grande engarzado en oro
grabado en tiempo de conquista y muerte
Y hablaron los dioses en los templos
en el abismo de las montañas
frente a los ríos y el mar
Y lo demás silencio.
 
IV
 
Humo y sangre dejaron los guerreros
las piedras son ahora templos huecos
sin luz ni contrición
La necrópolis
se puebla de chacales que aúllan
desde el fondo de las tumbas ruegan las manos
la oración del reposo y  la clemencia.
 
V
 
Hastiado el mundo
gritó en lo alto el sufrimiento
Sin paz no hay espera en la agonía de lo incierto
Vana muerte, eterna belleza
de la paz.
Brotará un manantial de oro
se abrirán los brazos y caerán
las máscaras
*
Se escucha el vagido de los niños
y el rezo clamando al universo.

Llega el Amor
 
Como el misterio:
Llega sin esperalo
Y toma el puesto
de la luz.

Cuando la sorpresa
del amor
ha sido recibida,
ya el amor es dueño
y nada puede escapar
de su fuerza
de mar
y tormenta.

Envuelve a los amantes
en la red de araña
amorosa,
hilos tan densos
como la pasión,
y los amantes
son prisioneros
de la madeja de blanco
diamante
brillando al sol.

El amor es rey
y los amantes su cortejo.

Es invencible el deseo:
rompe cuadros de papel,
impone auroras sombrías,
trae lamento y jadeo.
Todo se rompe,
todo es uno
en la diversa inquietud.
Amor.

ATARDECER

1

Si tan sólo levantaras la mirada,
oirías un adagio en las hojas del árbol en el patio,
en el fluir de la sombra,
el silbido del viento en las ventanas.

En tus ojos, las manos de la lluvia,
llamando,
llamando en las macetas amarillas.

Estarán las fragancias de abril
y los retratos de un álbum viejo
guardado con devoción de aurora.
Pasan las hojas, y allí estás,
allí estoy.
Pasas las hojas del álbum
y las cuelgas del árbol desguarnecido:
que no sienta vergüenza del otoño,
que embellezca la caída del follaje
el patio de la vieja casa.

(Cierra el álbum ahora)

2

Recoge entonces en las manos
la fina lluvia de las horas,
colma con el canto del agua
el cristal de tus vasijas,
fija nuestra efigie renovada
en las páginas del álbum.
El satén de sus hojas maltrechas
estará ahora en el brillo de retablos
sosegados por el aroma de las velas,
fulgor en galería de cuadros
de antepasados que nos comprenden.

Pero hay espejos que notan tu zozobra,
y aquellos viejos que nos brindaban ternura
ahora dirían que el arrullo de la Pascua
bendice el encuentro.

Si tan sólo levantaras la mirada,
en el pórtico del álbum olvidado
hallarías las cuentas de un rosario
junto al candil,
y también el justo llamado de estas voces
dictadas por el tiempo,
mecidas en verdes columpios
en la luz del amanecer.

Cuando desciendas los peldaños y halles la fuente
y la memoria rompa el valladar,
vendrás en silencio y decidida.

VIDA Y OBRA LITERARIA

Alejo Urdaneta
alejo.urdaneta@gmail.com 

PROFESIÓN: Abogado, graduado en la Universidad Central de Venezuela  1967.

AFILIACIONES Y FUNCIONES:


1.- Colegio de Abogados de Caracas. Inscripción número 3.205, de fecha 30  nde octubre de 1967.
2.- Miembro de la ASOCIACIÓN DE ESCRITORES DE VENEZUELA (A. E.V.).
3.- Director de la Oficina de Derechos de Autor de la ASOCIACIÓN DE ESCRITORES DE VENEZUELA (A.E.V.).
4.-Miembro del CIRCULO DE ESCRITORES DE VENEZUELA.
5.- Miembro de la Asociación PEN VENEZUELA.
6.- Miembro y Secretario General por dos períodos, y posteriormente Vicepresidente del CIRCULO DE ESCRITORES DE VENEZUELA.
7.-Director-Administrador y accionista fundador de la empresa editorial: EDITORIAL ACTUM S.A.
8.- Presidente Honorario de la Unión Hispanoamericana de Escritores (UHE)
9.- Socio fundador y Director de la sociedad mercantil EDITORIAL ACTUM, S.A.

OBRAS PUBLICADAS:
1.- Ezequiel y Otras Visiones (cuentos), Cuadernos de la Asociación deEscritores de Venezuela, Nº 147. Caracas, 1979.
2.- Juegos, Sombras y Transparencias (cuentos), Vinicio Romero Editor,
Caracas, 1982. 3.- La Falsa Ciudadela del Recuerdo (cuentos), Editorial Actum, Caracas, 1993.
4) Frutos del Mismo Tiempo (cuentos). 1998. Editado con el patrocinio de la Sociedad de Amigos del Círculo de Escritores de Venezuela y la Sociedad DATOS INFORMATION RESOURCES, por Distribuidora GILAVIL C.A.
5) Estudios sobre el Derecho de Autor. Ediciones GILUZ, 1.998.
6) Estudios acerca de derecho de Familia: Divorcio y separación de cuerpos. Publicado por Venezuela Positiva, 2000.
7.- La valoración jurídica como elemento fundamental de la creación del Derecho. Ensayo filosófico-jurídico. Universidad Católica Andrés Bello
(UCAB), 2004.
8.-THOMAS MANN: Los Recuerdos primordiales. (Anotaciones a la situación ética del artista). Publicado en Conciencia Activa, junio de 2005.
9.- ¿Es poesía el cuento? Ensayo publicado en la Revista Banco Central de Venezuela, CULTURAL, número 18, 2006
10.- El arte: Una apreciación personal. (Ensayo literario) Editorial Actum. Caracas, 2006.
11.- FORMA E INTENCIONES DEL LENGUAJE (ensayo). Ediciones Giluz. Julio de 2009.

VINCULOS VIRTUALES . ALGUNAS DE LAS OBRAS DE - Urdaneta Fuenmayor, Alejo
- 1.944, Caracas, Venezuela - Caracas, Venezuela Ejercicio libre de la abogacía. Narrador, ensayista, poeta.
1.- Ezequiel y Otras Visiones (cuentos), Cuadernos de la Asociación de Es­critores de Venezuela, Nº 147. Caracas, 1979.
2.- Juegos, Sombras y Transparencias (cuentos), Vinicio Romero Editor, Caracas, 1982.
3.- La Falsa Ciudadela del Recuerdo (cuentos), Editorial Actum, Caracas, 1993.
4) Frutos del Mismo Tiempo (cuentos). 1998. Editado con el patrocinio de la Sociedad de Amigos del Círculo de Escritores de Venezuela y la sociedad DATOS INFORMATION RESOURCES, por Distribuidora GILAVIL C.A.
5) Estudios sobre el Derecho de Autor. Ediciones GILUZ, 1.998.
6) Estudios acerca de derecho de Familia: Divorcio y separación de cuerpos. Publicado por Venezuela Positiva, 2000.
7.- La valoración jurídica como elemento fundamental de la creación del Derecho. Ensayo filosófico-jurídico. Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), 2004.
8.-THOMAS MANN: Los Recuerdos primordiales. (Anotaciones a la situación ética del artista). Publicado en "Conciencia Activa", junio de 2005.
9.- ¿Es poesía el cuento? Ensayo publicado en la Revista Banco Central de Venezuela, CULTURAL, número 18, 2006
10.- El arte: Una apreciación personal. (Ensayo literario) Editorial Actum. Caracas, 2006.
11.- FORMA E INTENCIONES DEL LENGUAJE (ensayo). Ediciones Giluz. Julio de 2009.
POEMAS
NIÑO DE LA GUERRA - en Poemas
AMANECER ROJO - en Poemas
AMANTES - en Poemas
ATARDECER - en Poemas
ESPECTROS - en Poemas
LA LETRA OCULTA - en Poemas
LIBERTAD ES SOLO UNA - en Poemas
LLEGA EL AMOR - en Poemas
LUCES BOREALES - en Poemas
MUJER TOTAL - en Poemas
PADRE INVIERNO - en Poemas
VENDIMIA DE RAZAS - en Poemas
Y YA NO AMAMOS - en Poemas