ELIAS GALATI EN CONCIERTO DE LA ALBORADA 2021/ IX SESION. DICIEMBRE 31.2020

TODO TEXTO SUBRAYADO ES VINCULO AL TEMA DE SU ENCABEZAMIENTO

 Los Derechos de Autor de todos y cada uno de los escritores  publicados en este portal están protegidos por estatutos y registros editoriales internacionales. ©®

Galaxy 

ELIAS.jpg

LA ESPERANZA
En el mito griego Pandora, es como Eva, la primera mujer, creada por Zeus y también como Eva quién desobedeció.
Prometeo, entre los dioses, era un Titán que ayudaba a los mortales y favorecía a los más débiles.
Engaño a Zeus con los sacrificios de los animales para favorecer a los hombres y él en castigo le arrebató el fuego.
Pero Prometeo robó el fuego de los dioses y se los dio a los hombres por lo que Zeus lo castigó encadenándolo a un monte por toda la eternidad, mientras un águila le comía el hígado de día, el cual se regenerada a la noche.
El castigo de Zeus para los hombres fue crear la primera mujer Pandora, y que ahora dependieran de la mujer para la procreación.
Hefesto modeló a Pandora semejante a los dioses, Afrodita le dio la belleza y la seducción, Atenea la sabiduría, Hermes la elocuencia y Apolo la música.
Le fue enviada a Epimeteo, hermano de Prometeo junto con una caja que tenía prohibido abrir.
Pero Pandora como Eva desobedeció; un día que Epimeteo dormía tomó la llave y abrió la caja.
Ignoraba que la caja contenía todos los males que pueden acaecer al hombre, guerra, vejez, enfermedad, vicios, locura, envidia y muchos más.
Al abrirla Pandora, todos los males se desparramaron por el mundo, pero al darse cuenta la cerró y quedó dentro de ella sólo la esperanza.
Por eso la esperanza aparece sobretodo cuando existen males.
Acordó así el destino de los hombres, que a partir de entonces padecieron todos los males, pero aún en medio de los mas terribles conservan la Esperanza.
El mito tiene varias aristas, por un lado y consecuente con la visión machista del mundo antiguo, la mujer era el castigo y como Eva desobedeció.
Pero por otro lado, era la enviada de los dioses, creada a semejanza de ellos y atribuida de todos sus dones.
Además fue quien preservó lo mas importante que tiene el hombre en la adversidad, la esperanza, cuando a tiempo cerró la caja.


Se puede decir también en este mito, como en muchos otros, que los dioses para hacer cumplir el destino de los hombres confían y encargan la misión a una mujer.
La esperanza es un estado de fe y de amor, es también un acto de la voluntad y un estado de ánimo optimista a pesar de las dificultades.
Es confiar en eventos favorables, que se resuelvan nuestras cuestiones y se cumplan nuestros deseos.
El mito y la esperanza son creadores de imaginarios, afincados en la conciencia humana.
Estos imaginarios generan representaciones sociales, sistemas de valores, ideales, prácticas que nos dan los medios para orientarnos en el contexto social.
La sociedad configura sus referencias, surgen tradiciones y normas de convivencia, significaciones de carácter universal.
Es confiar que Dios haga participes a los hombres de los bienes que ha prometido.
La esperanza da sentido y sostiene la vida.
Porque es fruto del amor y de la fe, de los dioses hacia los hombres y de los hombres entre sí.
La magia y el don de la vida se adornan con esta maravillosa virtud, que hace de nuestra existencia un lugar de felicidad, que nos permite ser dignos, de nuestra condición no sólo a nosotros, sino a todos los hombres por igual.
La esperanza es el sol que ilumina las tinieblas de nuestra finitud, de nuestra incapacidad, de nuestros males que nos aquejan y nos aquejarán mientras vivamos porque así es la condición humana.
Porque desde ella amamos y conservamos la pureza de corazón.
Sólo se pierde cuando dejamos de lado el amor y la fe.
Dante en la puerta del infierno, puso un cartel que decía "laciate ogni speranza voi ch´entrate", abandonen toda esperanza los que aquí entran.
Por eso la esperanza sólo se pierde, cuando decidimos llegar a la puerta del Infierno, cuando nuestra soberbia, nuestro orgullo, nuestro odio, nuestra violencia y rencor obnubila la mente y el corazón.

Elias D. Galati

L

Elías Galati Portal, Siga leyendo Gracias,


HACER BALANCE

Otro año termina. Un año difícil, complicado y extraño, en el cual nuestras costumbres y nuestro comportamiento cambió radicalmente, no por ser querido, sino por imperio de la circunstancias.
Más la vida continúa. El ciclo anual se cumplió, y esta llegando a su fin, con la esperanza de un nuevo ciclo, que no sabremos si será mejor.
Tuvimos mucho tiempo para pensar y meditar, y es posible que algunos lo hayan aprovechado plenamente, y que otros hayan quedado a mitad de camino, porque las expectativas, la incertidumbre, el no saber como vamos a seguir, muchas veces nos contiene, nos paraliza y nos clava en una situación particular.
De todos modos hemos agregado un año más a nuestra historia personal, y hemos transitado un año de la humanidad.
Cual ha sido mi balance. Que he hecho y que he postergado.

 

BALANCE.jpg

Supe ser un hombre plástico y adaptarme a las condiciones del distanciamiento o me deje llevar por las circunstancias y me encerré dentro del mi.
No hay excusas. No hay ningún motivo valedero para que deje de cumplir mi rol y mi destino.
¿Qué clase de exponente de esta raza que se siente superior, sería?
Acaso no es el hombre el rey de la creación.
Pero la emergencia ha desnudado carencias y falencias.
No somos tan honorables; el tomarnos desprevenidos y la gravedad de la crisis, desnudó situaciones que señalan las profundas diferencias sociales.

Es más, que mucha, mucha gente en el mundo, no gozaba de las condiciones mínimas de una vida digna.
Que no tenían asistencia y en el devenir se agotaban lentamente y se morían al fin, señalados como imprevisores, dejados, que daban prioridad a cosas banales y no a las necesarias.
Acaso, era que no tenían acceso a las mínimas necesidades, y no podían alcanzarlo por mas que se esforzaran.
¿Qué había hecho yo por lo que en verdad merecían, por aquello que les correspondía en su dignidad humana?

Qué hice durante la crisis? O estaba muy ocupado cuidándome, y ¿qué haré en el futuro?
También desnudo el juego atroz del amiguismo, el clientelismo y los míos y los otros.
Los otros como descartables, enemigos; pero acaso no son mis hermanos.
No es mi obligación caminar a su lado, sostenerlos.
Pero sobre todo puso sobre el tapete la actitud del hombre de bien, pacífico, solidario y la del hombre violento, egoísta, rencoroso.
En los dos aspectos, en el interior y el exterior,

El hombre de bien entendió la situación, soportó la crisis con entereza, trató dentro de las posibilidades que había de cumplir con su deber, personal, familiar y social, y ayudar en cuanto pudiera a sus semejantes que derivaban en la pandemia.
Su espíritu estaba en paz, a pesar del encierro, y vivía en armonía irradiando luz a sus semejantes.
En cambio el rencoroso, no pudo entender la situación, lo vivió como una desgracia y un problema personal, y se quejó repetidamente de la vida, del destino y de la sociedad.
Uno trató de dar cuanto podía y otro exigió todo.
En el aspecto exterior también se notó la diferencia. 


Hubo grupos y comunidades, preocupados, obedientes, cumplidores de las normas, pero alegres a pesar de todo, y tratando de disfrutar la vida como les había tocada.
Porque este año 2020 no se repetirá. Fue, como lo viviste. No tenes oportunidad de tener otro año 2020, y es un año de tu vida y de la vida del hombre.
Que pudo pasar en vano para quién no lo entendió o pudo ser una lección de vida y de humanidad para quien decidió vivirlo bien.
Quisiera despertar y leer este balance, como si lo hubiera soñado, en una sociedad armoniosa, pacífica, solidaria, justa, libre, honesta y capaz de generar un mundo de felicidad.

   

Elías Galati Portal, Siga leyendo Gracias,

HORIZONTES DE SABIDURIA, ELIAS GALATI Es indudable que la vida es el primer valor, y el sustento necesario de cualquier pensamiento, idea o actividad humana. Sin vida nada hay. A pesar de ello, en muchísimas circunstancias se encuentra desvalorizada, oprimida y hasta desahuciada. Pero el encono más feroz que el propio hombre tiene con la vida es la guerra. Una contienda fratricida, que tiene motivos indignantes para una correcta evaluación del ser del hombre y de la dignidad de la vida. El poder, la conquista territorial, la fama, los bienes materiales, la opresión, el triunfalismo de las ideologías, la venganza, el odio o el rencor, el desprecio por el otro, por lo que siente, por lo que es o por lo que piensa, son consideraciones que se ponen en primer lugar en una contienda, antes de la honra de la vida y de la existencia., Continúe leyendo,.

WOLFIE.jpg


MEDITACION
 
Se acerca el fin de año y el hombre pareciera querer detenerse y hacer balance. No es sólo una fecha convencional, sino que corresponde a la culminación del giro de la tierra alrededor del sol
Se completa un giro y empieza otro, y pareciera que esa especificidad diera motivo a recapacitar, evaluar lo hecho, valorarlo y proyectar el próximo año. Asimismo entre los cristianos, la proximidad de la Navidad al fin de año, hace que las Fiestas sean completas, y se agregue un componente más, el misterio de la Salvación a este detenerse.

Pero no sólo es entre los cristianos, también los judíos tienen la proximidad del Janucá a la culminación del ciclo, y los musulmanes aunque un poco más alejado el cumpleaños del Profeta.
Nosotros quisiéramos que el tiempo se detenga, nos de un respiro y permita que acomodemos las cosas.Es un síntoma inequívoco que no estamos conformes con las actitudes asumidas.

Ahora es cuando nos cuestionamos el egoísmo, la falta de solidaridad, el ansia de poder, el orgullo desmedido y la soberbia. Pero está bien y es acertado que el hombre progrese, que trate de ser el mejor, que sobresalga y logre sus propósitos.
 
A esa dimensión hay que agregarle el impulso interior, el modo como lo logramos y la forma y sobretodo el respeto a los demás y los valores que priorizamos Junto con el balance de los logros y de las metas no concretadas, este tiempo final nos hace preguntarnos como lo hemos conseguido, a quien hemos desplazado, si nuestras armas fueron buenas y justas o si aprovechamos debilidades ajenas o circunstancias favorables para trepar sobre los demás.La primera cuestión es si el balance lo hago desde mi yo, como centro y eje de las cosas, o desde mi lugar y mi rol en la comunidad, compartiendo con mis hermanos, en especial los mas cercanos mis proyectos y mis logros.
 
Los incluyo en ellos?¿Soy consciente que vivo en una sociedad, soy producto de ella y a ella le debo lo que soy?¿Entiendo que la vida es un ciclo en el cual recibo y debo dar?
La otra forma de hacer balance es sentirse satisfecho por un año mas, por los avances personales conseguidos y obnubilarse con el propio egoísmo, los vahos del alcohol y el disfrute de los placeres.

Mas no estamos solos, no somos islas.Somos una comunidad que late al conjunto del espíritu y los valores de sus miembros.Por eso debemos preguntarnos ¿Quiénes somos en realidad?¿Cuál es el motivo de nuestras acciones? Se lo que quiero, como conseguirlo y como convivir con mis hermanos en el intento?
¿Poseo en exceso? Hasta donde llega la previsión y donde empieza la acumulación innecesaria de bienes que lleva al egoismo.¿Hay quizás una conciencia objetiva que nos interpela desde nosotros mismos?
 
El animo festivo de la gente en estas fiestas, toca nuestras fibras interiores y a lo mejor logra conmovernosSi hace efecto en nuestro corazón empezaré a cuestionarme:
¿Qué he hecho? ¿fui justo? ¿mis actos fueron buenos, generosos?n verdad, que en este tiempo seas capaz de sentirte tocado en las fíbras íntimas de tu espíritu, que la alegría de la gente, a pesar de sus dificultades, su pobreza, sus carencias y sus tragedias te contagie y abra tu corazón a nuevos ideales y a proyectos generosos y solidarios; que el conocimiento de ser parte de una comunidad es pertenecer a la raza humana, en la cual todos somos iguales y tenemos los mismos derechos y obligaciones, y por sobre todas las cosas que el hombre que hay en ti, hecho a imagen y semejanza de la Divinidad es bueno, haga expresar con tu conducta y con tus valores que la festividad es necesaria y común para todos, que la bondad es posible, que los valores de la justicia, la libertad y la paz son elementales y básicos para vivir en común...entonces te sentirás realizado y verdaderamente hombre y habrás contribuido a la felicidad de todos y a la alegría de los que poblamos este mundo.
Elías D. Galati

wolfie@speedy.com.ar Edit Link
EL DESAFIO

¿Qué es un desafío?Es la acción y efecto de desafiar, y en nuestra lengua puede entenderse de varias maneras.En primer lugar es retar o provocar a un combate o pelea; luego competir con otros en cosas que requieren fuerza, agilidad o destreza; en tercer lugar afrontar el enojo o la enemistad de otra persona contrariándola en sus deseos  y por último enfrentarse a las dificultades con decisión.Es decir con el mismo término podemos significar un reto provocativo, una competencia leal y un acto de voluntad suprema tendiente a salir incólume de dificultades propias de la existencia.En nuestra vida enfrentamos innumerables desafíos permanentemente, ya sea por la decisión de progresar, o por competir para determinar quien es mejor o provocando a otros para menoscabarlos y someterlos.Estos desafíos son retos y dificultades que tenemos que enfrentar para nuestra superación personal, en el camino de la vida y que nos  plantean encontrar la manera de solucionarlos.Muchas personas deben enfrentarse a dificultades en los estudios, a la imposibilidad de terminar una carrera, a la separación de su pareja, a una enfermedad, o simplemente a estar en una mala situación o tener que trabajar en un ámbito hostil y con desagrado.La realidad muchas veces conspira contra nuestros sueños y nos abate, dejándonos indecisos ante la situación planteada, y el desafío consiste en tratar de conquistar nuestras aspiraciones aún a despecho de nuestra seguridad y comodidad.O simplemente inventar excusas y huir del desafío que la vida nos muestra, sosteniendo o que todo está bien así, o que no somos capaces de enfrentarlos.Este corrimiento, este apartarse de la posibilidad de enfrentar la realidad y superarla conspira contra nuestro aprendizaje y nuestro crecimiento personal.Cuestión que no es tenida en cuenta al momento de decidir si enfrentarlos o huir de ellos.Porque aun en el supuesto de aceptar el desafío y no poder cumplirlo, el fracaso nos da la oportunidad de intentarlo nuevamente, con mejor aprestamiento y con el conocimiento de lo ya hecho, que perfecciona nuestro acceso al desafío.Porque constituye una tarea, que debe hacerse con todas nuestras fuerzas, con los mejores conocimientos, con las experiencias vividas y con la férrea voluntad de superarlo.Es primordial la actitud con la que se emprende, tratando de ver el lado positivo de los problemas y avistar las soluciones.De a poco se va conformando en nuestro interior una respuesta distinta y efectiva, que propende a mejorar el espíritu y a desarrollar una férrea personalidad que no se amilana ante las adversidades.La vida suele ser un permanente desafío si se la quiere vivir intensa e íntegramente y suele darnos la virtud de progresar, ser mejores y proyectar nuestros esfuerzos en derredor, sembrando en nuestra comunidad la idea que es posible, que nos hace mejor y solidarios.Porque sino esta actitud de desafío, puede modificarse, y desde nuestro ego, con actitudes soberbias y perturbadoras convertirse en desafiante.Aceptar el desafío como actitud personal, es una actitud sana y positiva, desafiar en una competición, propende a una interacción que hace que todos se relacionen y puedan interactuar con sus experiencias y sus logros; pero ser desafiante con el otro, deja de ser una actitud positiva, para convertirse en una perturbación social.Es cuando desde nuestro lugar, que suponemos empinado, por encima de los demás y que nos permite por creer ser mejores, no solo superarlos sino someterlos y dominarlos, crear una diversidad, una categoría que lejos de igualar, pone a los demás por debajo nuestro y prácticamente a nuestro servicio.El desafío debe propender a sacar de nosotros todas las virtudes humanas en pos de la concreción de un mundo mejor, de ayuda a los demás y en la intención de llevar a todos nuestros hermanos al mejor lugar posible, para que juntos podamos vivir un mundo de paz y felicidad.Elias D. Galati 

¿Qué es la Verdad? 

 


"Todos queremos saber qué es verdad, en cada hombre, en cada hecho, en cada relación, en cada acontecimiento. Y queremos tener una medida, una distinción que nos permita saber la verdad para cada cosa y para cada situación".
Cuando
Liberty Bell
la verdad repica...

Hoy hablaremos sobre la verdad. 
Es una de las preguntas fundamentales del hombre. De todo hombre, de quién la pregunta intencionalmente, porque entiende y conoce el problema existencial de la misma, y aún de los que la preguntan con la ingenuidad y sinceridad de los niños. 
Todos queremos saber qué es verdad, en cada hombre, en cada hecho, en cada relación, en cada acontecimiento. Y queremos tener una medida, una distinción que nos permita saber la verdad para cada cosa y para cada situación. 
Pero la verdad no es una pregunta meramente racional, supera esa dimensión. 
Se tiende a colocar la verdad fuera del hombre, como si él debiera buscarla en el exterior. 
Por qué no pensar quizás que la verdad está en el hombre, inmanente a si mismo. Y que es paradojal, que le permite ser un infinito finito, un perfecto imperfecto, un bueno equivocado. 
La verdad está inscripta en la conciencia del hombre, pero el conocimiento lleva al hombre a la sabiduría y lo transporta a la concepción socrática, que afirma de forma sensata y madura que solo sabe que no sabe nada. La verdad en última instancia se le escapa. 
Cuando adopta esta actitud humilde, valiente, de reconocer sus límites racionales, surge dentro de él, aquella Verdad que siempre estuvo, que fue inscripta desde el comienzo. 
Porque hay un acceso a la verdad objetiva, que pretende ser absoluta, desde lo social, desde la realidad, que al decir de Kant no se conoce en sí misma, sino como se nos aparece a nosotros, y hay un acceso a la verdad subjetiva, desde nosotros mismos, desde adentro, como me posiciono, desde dónde la miro o la busco. 
Y esto condiciona la experiencia y el conocimiento que se tiene de la verdad. La busco desde mi origen, desde mi ser, desde mi deseo, desde el vacío existencial, desde la realidad material. 
Pero ¿para que busco la verdad? La mayoría de nosotros la busca para tener paz y armonía en si mismo, y ser felices. 
Hay un texto del Evangelio donde Jesús dice: donde está tu tesoro ahí está tu corazón. 
¿Cuál es mi tesoro? ¿Dónde está mi corazón? Ello determinará desde donde la busco. 
No puedo despojar la búsqueda de la verdad de mi sentimiento. Y mi razón simula encontrar mi verdad, la que yo considero absoluta, inmutable para mí. Y esa verdad es un disfraz, que simula la felicidad que no tengo, mis incapacidades, mis deseos incumplidos, mi tragedia existencial. 
Hay una anécdota de un rabino que acostumbraba esclarecer la verdad contando una historia. Al preguntarle por qué, contó esta historia: la verdad se paseaba desnuda entre los hombres, pero estos le huían, por miedo o por vergüenza no era bienvenida, no se acercaban a ella. Un día se encontró con la parábola, vestida con un hermoso atuendo, y le contó que debía ser muy fea, porque los hombres no se acercaban a ella. No es por eso le dijo la parábola, toma ponte una de mis ropas. La verdad se puso las lindas vestiduras de la parábola, y de repente fue bienvenida por todos los hombres, en todos los lugares donde iba. El rabino concluyó, la verdad que a los hombres no les gusta encarar la verdad desnuda, ellos prefieren disfrazarla. 
¿Cuál es tu verdad estimado oyente? Búscala desde el amor dentro de tu corazón.      


Atardeceres .....
Sunset Over Water
Encuentro del hombre con la noche de sus desvelos intelectuales 

 

DIA INTERNACIONAL DE LA PAZ

 

Si el hombre pudiera
mirar el futuro
ver donde lo lleva
su camino oscuro,
al fin de su vida
en soledad, desnudo,
hacer el balance
de lo que debió y pudo
quizás entendiera
que es la paz, lo juro
aquello que obliga
al trabajo duro,
hacer de la tierra
un lugar seguro.
Elias D. Galati



LA PANDEMIA
He vivido muy rápido y por mucho tiempo.
 
Las etapas de la vida se sucedieron algunas en primer plano
otras en un segundo plano y así sucesivamente.
Aunque mi gran objetivo era el amor y los afectos, muchas veces quedaban
relegados por las obligaciones contraídas.
los proyectos encarados y las prioridades para sobrevivir.
Uno encara un sistema, con roles, diferencias, magnitudes,
situaciones privilegiadas, pensado, reflexionados
meditado y sopesado de la mejor manera.
Pero al hacer balance, ¿era el mejor?
Quizás; o las prioridades eran suposiciones o anhelos
teñidos de conveniencia.
Nadie puede planear la vida individualmente, ni computar sólo sus deseos,
porque vive una realidad personal, familiar y social
muy compleja que condiciona sus decisiones.
Estamos inmersos en un contexto y es nuestra decisión
elegir los valores, los roles, las actividades,
pero dentro de la realidad que nos circunda.
Siempre es un desafío; la vida tiene una puerta de entrada,
conocida, que nosotros elegimos, un camino que vamos construyendo
pensando en un final que nunca sabremos si en realidad será.
De nuestro camino depende; y todo lo que elijamos y hagamos
nos será devuelto con las consecuencias naturales de ello,
más allá de lo que creamos.
Si nos equivocamos, no será inocuo, tendremos que desandar
el camino y volverlo a andar en la dirección correcta.
Pero la huella de ida y vuelta queda, no se borra.
Se nos da otra oportunidad pero con el bagaje de aciertos y frustraciones,
y con las heridas de los tropiezos.
Cada tanto la vida nos pega un cimbronazo.
Nos baja del caballo de la soberbia y la omnipotencia.
Porque en todos nosotros, hay en el fondo un dejo de creer
que somos los mejores, que lo que pensamos y proyectamos
es óptimo y nadie puede hacerlo mejor.
Que nuestras elecciones son las correctas
y suficientes para vivir bien.
Que estamos bien amarrados y sostenidos
por nuestra inteligencia, nuestro físico y nuestra voluntad.
De repente te soplan y te caes.
Se cae tu rutina, tus deseos, tus proyectos,
tus apetencias, tus logros.
Que mañana tengo que hacer tal o cual cosa,
y la haré si o si, porque lo quiero y es mi voluntad.
Siempre fue una acción querida y proyectada,
hasta que un día no puedes salir, o te enfermas o dejas la vida.
¿Y entonces?
Sales por la vida para demostrar que eres el mas rico,
el mas poderoso, el mas inteligente.
Pero si no puedes salir, que es lo que demuestras.
Atención que te encuentras contigo mismo,
y a veces no te entiendes, lo que es peor no te reconoces.
¿ese soy yo?
Piensas... las propiedades, los automóviles, el dinero, las joyas, 
la cantidad exorbitante de prendas de vestir,
de adornos, de comodidades,
¿son útiles en realidad?
Podrías hacer un recuento de las cosas que no has usado
en el último mes, o en el último año.
Te asombrarías y te escandalizarías de ti mismo.
¿Quiénes están contigo?
Los que te quieren,
o los que te necesitan o lucran y especulan contigo.
Has sido honesto, solidario, patriota, humanitario.
Por primera vez tienes tiempo
para pensar en profundidad y tus pensamientos te inquietan..

HORIZONTES DE SABIDURIA, ELIAS GALATI Es indudable que la vida es el primer valor, y el sustento necesario de cualquier pensamiento, idea o actividad humana. Sin vida nada hay. A pesar de ello, en muchísimas circunstancias se encuentra desvalorizada, oprimida y hasta desahuciada. Pero el encono más feroz que el propio hombre tiene con la vida es la guerra. Una contienda fratricida, que tiene motivos indignantes para una correcta evaluación del ser del hombre y de la dignidad de la vida. El poder, la conquista territorial, la fama, los bienes materiales, la opresión, el triunfalismo de las ideologías, la venganza, el odio o el rencor, el desprecio por el otro, por lo que siente, por lo que es o por lo que piensa, son consideraciones que se ponen en primer lugar en una contienda, antes de la honra de la vida y de la existencia., Continúe leyendo,.

LALECTURA.jpg


 

La paz es posible


Es posible la paz

si en nuestro corazón hay armonía y solaz
para amar sin condición
Es posible la paz si impera la razón
el egoísmo da lugar conteniendo la ambición
al amor que debes dar en cualquier ocasión a quien le ha de faltar
a su vida solución
por no poder escaparde su desesperación
Elías D. Galati


 Felicidades
 
Dios misericordioso derrame su bondad
para que desde nuestro corazón
honremos siempre la hermandad
con auténtica y sincera expresión
 
de un deseo universal de paz
que sea permanente , de verdad
y en esta próxima Navidad
el deseo se convierta en realidad
 
Es por eso que ahora debo dar
mí compromiso de sinceridad
el ejemplo en la manera de actuar
por el bien de la humanidad

Entonces mi pensamiento sera
adecuado a la fraternidad
buscando la forma de lograr
que todos los hombres sean igual

Es necesario que sepa amar
desde mí espíritu con tal intensidad
que estás fiestas puedan dar
lo que todos merecemos... felicidad

Elias D.Galati

2020 2021 

Elías Galati Portal, Siga leyendo Gracias,

Te inquieta tu realidad. La realidad que te rodea.
Empiezas a darte cuenta que todos dependemos de todos. 
Que si alguien no puede cuidarse porque las condiciones sociales
hicieron que viviera en la extrema pobreza y no tenga nada,
puede ser el motivo de expansión y que te puede llegar a ti también.
Quizás por primera vez consideraste que tu vida, sana,
brillante, saludable, depende también que todos la tengan.
Que eres responsable.
Porque tus pensamientos, tus acciones,
tus ideales han provocado esa situación.
Donde pusiste el amor que era tu objetivo,
¿cuales han sido tus valores, cual es el sentido de la vida?
Cual es el fin.
¡¡Que termine pronto la pandemia!!
O mi vida debe cambiar y ser bondadoso, honesto,
solidario, equilibrado y buscar mi felicidad en la felicidad de los demás
.

PANDEMIA
Tanto tiempo tengo
que no sé cómo llenar
ante un futuro incierto
me he puesto a pensar
la vida que sostengo
ya no será igual
crei ser un acierto
acumular lo material
sin que venga a cuento
el dolor que deba soportar
quien no tiene alimento
tampoco un lugar
que sirva de sustento
para poder morar
¿Qué hare? Seguire siendo
lo que soy, sin importar
que haya gente sufriendo
o quizás voy a cambiar
 
Elias D. Galati

 

 

 

 

 


Discriminación
 
Escuché voces disonantes
quizás con un dejo de maldad
dudosas en los seres pensantes
o de quién procede con bondad.
 
Hablaban con sones infamantes
estaba en la picota la igualdad
el color era determinante
para señalar quien era en realidad
 
el capaz, aceptado, dilectante
aquel que no puede fracasar
pues tiene el destello brillante
 
la blancura que hace destacar
su condición de voz cantante
pretendiendo imponer superioridad

 

Elías D. Galati

 


Tiempo

El tiempo pasa inexorable
deseas esquivar la coyuntura
más, su camino es implacable
va contigo mientras la vida dura.
 
Pierdes el vigor, es notable
cómo se achica la aventura
tu condición es inestable
no tienes la misma compostura.
 
La gente contigo es amigable
consideran tu presencia pura
esperan de ti que hables
 
con la experiencia del que augura
una existencia buena, loable
que al mundo de buenaventura.

 


LA MORAL Y LA REPÚBLICA COMO MOISES Y LOS PROFETAS

Cuenta el Evangelio de San Lucas una de las parábolas del Señor: " Había un hombre rico, que se vestía de púrpura y de lino fino, y hacía cada día banquete con esplendidez. Había también un mendigo llamado Lázaro, que estaba echado a la puerta de aquél, lleno de llagas, y ansiaba saciarse de las migajas que caían de la mesa del rico; y aun los perros venían y le lamían las llagas. Aconteció que murió el mendigo, y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham; y murió también el rico, y fue sepultado. Y en el Hades alzó sus ojos, estando en tormentos, y vio de lejos a Abraham, y a Lázaro en su seno. Entonces él, dando voces, dijo: Padre Abraham, ten misericordia de mí, y envía a Lázaro para que moje la punta de su dedo en agua, y refresque mi lengua; porque estoy atormentado en esta llama. Pero Abraham le dijo: Hijo, acuérdate que recibiste tus bienes en tu vida, y Lázaro también males; pero ahora éste es consolado aquí, y tú atormentado. Además de todo esto, una gran sima está puesta entre nosotros y vosotros, de manera que los que quisieren pasar de aquí a vosotros, no pueden, ni de allá pasar acá. Entonces le dijo: Te ruego, pues, padre, que le envíes a la casa de mi padre, porque tengo cinco hermanos, para que les testifique, a fin de que no vengan ellos también a este lugar de tormento. Y Abraham le dijo: A Moisés y a los profetas tienen; óiganlos. Él entonces dijo: No, padre Abraham; pero si alguno fuere a ellos de entre los muertos, se arrepentirán. Mas Abraham le dijo: Si no oyen a Moisés y a los profetas, tampoco se persuadirán aunque alguno se levantare de los muertos."

Es similar la situación de esta parábola, con lo que sucede en nuestras sociedades, y es la moral y la República, lo que todo ciudadano conoce, y sabe que a sus normas debe adecuarse y que su comportamiento debe ser en concordancia con ellas.

Pero sucede que muchas veces la conducta, los ideales, los pensamientos son diferentes y se sostienen con énfasis y sin admitir que sean errados, ni permitir correcciones o aceptar culpas.

En algún momento salen a la luz, y se comprueban hechos que desmienten esas ideas y esas conductas, que son públicos y notorios, y que no admiten oposición por lo palpable de las circunstancias.

Sin embargo, muchos de los que las han aceptado permanecen en ellas, se niegan a recapacitar y hasta consideran espúrea toda contradicción.

Nos llama la atención y nos asombra que ante lo palpable de los sucesos, la abrumadora cantidad de hechos que se comprueban y de pruebas que se acompañan, no sean aceptados.

Entonces recordamos la parábola, si no han oído a Moisés y a los profetas, aunque se levantaran los muertos no creerán.

Es decir si no han escuchado las normas morales y las normas republicanas, si no han aceptado el someterse a las mismas, si han sido laxos en juzgar lo que se debe hacer y lo que no, y han tolerado que se contradigan, por más que haya pruebas abrumadoras, por mas que haya circunstancias incuestionable y que ninguna razón puede objetar, no la creerán.

Es la condición humana, es la soberbia y la falta de humildad, es la omnipotencia en la que cae el hombre, que cree que siempre tiene razón y nunca se equivoca.

Que pasa en el corazón del hombre, que no puede entender que hay principios tanto morales como republicanos, que no pueden evitarse, que hay que sostenerlos y que son deber de todos guardarlos, preservarlos, imitarnos y transmitirlos.

Porque el daño es múltiple, por la violación del hoy, pero también por lo que sucederá mañana.

Pero la Escritura nos amonesta, y nos señala que es difícil de cambiar, y que si no ha cambiado el corazón, nada sirve, ni siquiera que resuciten los muertos.

Elias D. Galati

 

ILUSION

 

No hay estridencias ni fulgores,
el equilibrio tiñe la conversación,
no hay apuro pese a los sinsabores
has podido aportar tu reflexión.

 

Pero a tu alrededor hay privaciones
la picardía, la ventaja se ven mejor
la realidad te pinta sus colores
aunque creas la bondad del corazón.
 
Cual es la verdad de las acciones
la sensatez, la mesura o el esplendor
 de la bijouterie que en ocasiones
 
brilla cual el mayor valor,
porque la justicia hace favores
destrozando del hombre la ilusión.

 

Elías D.Galati


ELIAS GALATI,HORIZONTES DE SABIDURIA Es indudable que la vida es el primer valor, y el sustento necesario de cualquier pensamiento, idea o actividad humana. Sin vida nada hay. A pesar de ello, en muchísimas circunstancias se encuentra desvalorizada, oprimida y hasta desahuciada. Pero el encono más feroz que el propio hombre tiene con la vida es la guerra. Una contienda fratricida, que tiene motivos indignantes para una correcta evaluación del ser del hombre y de la dignidad de la vida. El poder, la conquista territorial, la fama, los bienes materiales, la opresión, el triunfalismo de las ideologías, la venganza, el odio o el rencor, el desprecio por el otro, por lo que siente, por lo que es o por lo que piensa, son consideraciones que se ponen en primer lugar en una contienda, antes de la honra de la vida y de la existencia. Siempre son culpables los enemigos, por lo general de un lado y del otro, con los mismos motivos y las mismas condiciones. En las grandes guerras, se dio la paradoja, que de un bando como del otro, se luchaba protegidos por la misma fe, y orando al mismo Dios. ¿Cuándo aprenderá el hombre a refrenas sus impulsos y proceder racionalmente?

Medalla de oro y primer premio en el Concurso The Cove/ Pegaso Diciembre 2003 ---Tercer premio en Poesía en español en el Congreso Mundial de Poetas de la Academia de Artes y Ciencias Los Angeles 2005 
Segundo premio y trofeo en el concurso Raiz Alternativa 2002 de Narrativo.-- Mencionado con su equipo de investigación para el Premio del Congreso Iberoamericano de la Excelencia Educativa de Peru 2006 
Mencionado para el Premio a la Calidad Sudamericana de la Asociación Brasileña de Incentivo a la Calidad san Pablo 2006 
ELIAS DOMINGO GALATI 

Argentino--Miembro de la Sociedad Argentina de Escritores y de The Cove/Rincón (Miami, USA)-- Miembro de la World Academy of Arts and Culture/World Congress of Poets - Los Angeles USA 

Miembro de International Forum for Literature and culture of Peace Haifa--`Miembro Honorario de la la Word Confederation of Bussiness Houston. USA 

Agregado como autor argentino en la Base de Datos de la Asociación Prometeo de la Universidad Autónoma de Madrid, España.--`Expositor en el IV Congreso Internacional de Educación Artística en Córdoba, Rep. Argentina, 2003 y 2004--Dictó conferencia en la FIU ( Universidad Iberoamericana 

Mencionado para el Premio Iberoamericano de Excelencia Educativa, Lima Perú 2003.--Premio Bizz Awards y medalla de oro en Investigación para la Educación de la Word Confederation of Bussiness Houston. 2005 y 2006 con su equipo de Investigación integrado por Paola V. Di Muccio y Maria Victoria Galati 

Autor de "El Destino Metafísico", "Qué es la Psicología" , "La Mujer", "El yo penitenciario", "La estructura de la cultura en la sociedad", "Medidas Alternativas a la cárcel", "La Musa", "Cuadernos de Po", "Reflexiones y Sentimientos", "Ninfas y Diosas","Realidad y Ficción", "Dieguito, Diegote, Diego", "La Psicología del Perdón" y "La Violencia","La Verdad Jurídica".--Investiga el estrés en el Comportamiento Animal en colaboración con la Universidad Nacional de la Patagonia. Autor de un proyecto sobre Control de Aguas potable y sobre Control de Contaminación por Residuos en el conurbano bonaerense en Escuelas del EGB y Polimodal de Moreno, Bs. As.